Osteopenia en bebés prematuros

La osteopenia es una disminución de la cantidad de fósforo y calcio en los huesos de los bebés, la cual puede hacer que estos se vuelvan frágiles y aumente el riesgo de fracturas.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Incidencia y causas de la osteopenia

Es un problema bastante frecuente en bebés prematuros, y su incidencia y gravedad es mayor cuanto más prematuro y menos pesa el bebé al nacer. De este modo, afecta a al 30% de los menores de 1.500 gramos y al 50% de los menores de 1.000 gramos que no han recibido tratamiento preventivo nada más nacer.

Durante los últimos 3 meses de embarazo, se transfieren grandes cantidades de calcio y fósforo de la madre al feto, de forma que se favorece el desarrollo óseo. Al nacer antes de tiempo, estos bebés pueden no haber recibido la cantidad de estos minerales necesaria para completar su mineralización ósea.

Mineralización ósea en prematuros

Además, se piensa que el aumento de actividad que el feto presenta durante los últimos tres meses de gestación es importante para el desarrollo de los huesos, de hecho; la mayoría de prematuros tienen una actividad física limitada que también contribuye al desarrollo de huesos débiles.

Por último, la falta de vitamina D también puede provocar osteopenia en los bebés. Si no reciben por parte de la madre o ingieren la cantidad adecuada de esta vitamina, el calcio y el fósforo proveniente de los riñones y el intestino no se asimilará adecuadamente. Al mismo tiempo, la colestasis un problema hepático, puede alterar los niveles de vitamina D.

Síntomas

La osteopenia es más difícil de detectar en bebés que en adultos, la mayor parte de bebés nacidos antes de la semana 30 de embarazo, presentarán algún grado de osteopenia, pero no se apreciarán síntomas físicos.

En los pequeños con osteopenia severa, puede observarse disminución del movimiento, o inflamación de un brazo o pierna debido a una fractura no detectada.

Diagnóstico

Los exámenes más comunes que suelen realizarse para diagnosticar esta patología en prematuros son:

  • Análisis de sangre para verificar los niveles de calcio, fósforo, vitamina D y fosfatasa alcalina (proteína que indica la actividad de los osteoclastos, células que reabsorben hueso)
  • Radiografías.
  • Ecografías.

Tratamiento

El recién nacido debe complementar su dieta mediante suplementos de calcio y fósforo. Se aportan cantidades similares a las que recibiría el feto en el tercer trimestre de gestación, cuando se produce el 80% de la mineralización ósea. Además, para los bebés con problemas hepáticos se incluyen también suplementos de vitamina D.

Estos complementos se añaden a la leche materna, y en bebés prematuros en los que la madre no disponga de esta se elaboran fórmulas lácteas especiales.
Osteopenia en bebés pretérmino

Evolución

Las fracturas suelen curarse por sí solas manejando con cuidado al recién nacido, y con un aumento en la dieta de los minerales y vitaminas comentados que causan la debilidad ósea. En bebés muy prematuros es posible que durante el primer año de vida aumente el riesgo de sufrir fracturas.

Los neonatos con peso muy bajo al nacer tendrán más riesgo de sufrir osteoporosis de adultos, pero se desconoce si el tratamiento para la osteopenia en prematuros puede disminuir el riesgo de padecer esta enfermedad en la edad adulta.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar