Por Cristina Mestre (embrióloga).
Actualizado el 10/07/2014

El autotrasplante de ovario es una nueva técnica que consiste en la extracción y congelación de una parte del tejido ovárico para posteriormente reimplantarlo a la paciente.

Con ello se consigue mantener intactos los órganos reproductores para que la mujer posteriormente pueda conseguir un embarazo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Indicaciones

Esta técnica se está utilizando con mujeres en edad fértil a las que se les ha diagnosticado un cáncer, cuyo tratamiento mediante quimioterapia o radioterapia es muy agresivo, y que desean tener descendencia en un futuro.

El cáncer en sí, no suele afectar a la fertilidad. Es la quimioterapia y la radioterapia las que dañan los ovarios. Es muy probable que una vez superada la enfermedad no se recupere la estimulación ovárica natural y en el caso de que se recupere, los óvulos que se generan suelen presentar baja calidad. Impidiendo que se produzca la fecundación o la implantación del embrión.

Recuperación de la fertilidad

Una vez superada la enfermedad es recomendable esperar varios meses para que se recupere la fertilidad. Si tras un año no se ha recuperado la menstruación y las revisiones del cáncer lo permiten, se inicia el tratamiento para el autotrasplante de tejido ovárico.

Los médicos descongelan el tejido ovárico para volverlo a insertar en el ovario correspondiente. Una vez trasplantado este tejido, el ovario vuelve a producir las hormonas necesarias y permite que se reinstaure la ovulación.

Ventajas e inconvenientes

En cuanto a los aspectos negativos y complicaciones que se podrían derivar de la utilización de esta técnica: se debe tener en cuenta que el tejido ovárico que se congeló, tras el diagnóstico del cáncer, podría contener células cancerígenas capaces de provocar la reaparición del tumor. Aunque los fragmentos de tejido que se biopsian son pequeños y revisa que no exista la presencia de células tumorales. Si existe algún tipo de duda, éste no se reinstaura.

Se han logrado ya embarazos tras el autotrasplante, tanto mediante la ayuda de técnicas de reproducción asistida como de forma natural manteniendo relaciones sexuales sin protección. Para que las mujeres con cáncer puedan tener esta opción de preservar su fertilidad para tener hijos tras superar la enfermedad, es muy importante la labor del oncólogo. Los oncólogos deben estar sensibilizados con esta situación y explicarle a su paciente todas las opciones que tienen a su alcance por si desean ser madres en el futuro.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más sobre Cristina Mestre
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.