Donación de óvulos altruista o remunerada

Por (embrióloga) y (embriólogo clínico senior).
Actualizado el 28/04/2016

La donación de gametos, tanto de óvulos como de espermatozoides, está gratificada económicamente en España. Los donantes reciben una compensación económica por las molestias, riesgos y gastos que el proceso de donación les haya podido ocasionar.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué dice la ley española?

Es importante resaltar que en ningún caso se trata de una venta de gametos sino de una compensación por el esfuerzo que hacen los donantes, siguiendo así la normativa 14/2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida.

Esta ley establece varios aspectos al respecto:

  • La donación de gametos no tiene carácter lucrativo ni comercial
  • La compensación económica resarcitoria se da para compensar únicamente las molestias físicas y los gastos de desplazamientos y laborables que puedan derivarse de la donación
  • La compensación económica no podrá entenderse como un incentivo económico por el que donar
  • La promoción de la donación deberá respetar el carácter altruista y por tanto no podrá usarse el beneficios económicos o la compensación como motivo para alentar la donación.
  • La compensación dada a los donantes estará fijada por el Ministerio de Sanidad y Consumo, previo informe de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, y deberá revisarse periódicamente, garantizando el respeto al carácter solidario de la donación.

La compensación económica establecida en la actualidad es de entre 800 y 1000 euros para las donantes de óvulos y entre 40 y 60 euros por muestra de semen para los donantes masculinos.

El Dr. Antonio González, embriólogo clínico senior, nos habla sobre la legislación referente a la donación de óvulos en el siguiente vídeo:

¿Por qué se da una compensación a la donante?

La gratificación en el caso de la mujer es mayor porque el proceso es más complejo que la donación de esperma, lo cual supone además un mayor riesgo.

La mujer se somete en primer lugar a una fase de estimulación ovárica mediante medicación hormonal para desarrollar más óvulos de lo habitual. A continuación, esos óvulos son extraídos en la llamada punción folicular, una intervención quirúrgica de corta duración realizada bajo sedación.

La estimulación puede derivar complicaciones como el síndrome de hiperestimulación ovárica y la intervención, aunque es sencilla, no deja de suponer un riesgo.

Además, durante todo el proceso de estimulación, la mujer debe acudir de forma continuada a revisiones ginecológicas. Esto implica un mayor número de visitas a la clínica, es decir, mayores desplazamientos y ausencias al trabajo.

El hombre por el contrario, únicamente debe acudir a la clínica y depositar una muestra aproximadamente cada semana durante unos dos o tres meses. La muestra es obtenida por masturbación después de unos 3-5 días de abstinencia sexual.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Dr. Antonio González Utor
Dr. Antonio González Utor
Embriólogo Clínico Senior
Licenciado en Biología y Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de Sevilla. Título de Especialista en Reproducción Humana Asistida concedido por el Colegio Oficial de Biólogos (COB) y la Asociación para el Estudio de la Biología en la Reproducción (ASEBIR). Certificado de embriólogo clínico senior por la ESHRE y ASEBIR. Más de 30 años de experiencia en laboratorios de Reproducción Asistida. Más sobre Dr. Antonio González Utor

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.