Revista médica certificada por la WMA, ACSA, SEAFORMEC, HON.
Opiniones de la Fundación Jiménez Díaz por lo privado
17
Menú

Opiniones de la Fundación Jiménez Díaz por lo privado

    • <span  class="bbp-author-name">Lucca_10</span>
      Lucca_10

      Somos de Madrid y como hospital público de referencia tenemos La Fundación Jiménez Díaz, con el que estamos muy contentos con diferentes especialidades, así que también acudimos para hacer un tratamiento de reproducción asistida, pero a su parte privada, ya que no entramos por el sistema público ya.

      La doctora que nos recibió nos encantó. Nos escuchó todo lo que necesitábamos saber, con mucha humanidad, mucha empatía. La verdad es que eso fue también la clave que nos llevó a no buscar más porque además sabíamos que de precio estaba igual que en el resto de clínicas privadas.

      Hicimos todas las pruebas y vieron que mi marido iba flojillo de esperma, por lo que el tratamiento fue una fecundación in vitro. Me dijeron que en el siguiente ciclo empezará ya a pincharme la medicación el día de venirme la regla.

      Durante el tratamiento no me hicieron ninguna analítica de sangre, solamente el día de la beta, por lo que en ningún momento vieron mis niveles de hormonas, solamente dos ecografías de control. Pensé que con eso era suficiente, pero claramente ahora sé que no, y no entiendo por qué no hicieron todos los controles y pruebas necesarias.

      Otra cosa que he descubierto que hicieron mal es que la mitad de mis óvulos los fecundaron con FIV convencional y la otra mitad con ICSI. ¿Es esto normal con una oligozoospermia? Lo mínimo que esperaba es que nos informaran bien de cómo lo iban a hacer y nosotros ya decidiríamos.

      Finalmente, solamente me quedaron 2 embriones en día 3, uno que congelaron y otro que transferimos. Los otros embriones me dijeron que estaban regular, no llegaron a blastocito y no se pudieron congelar, algo que también me quedará en duda. Al final resultado negativo y vuelta a empezar.

      Me empezaron a preparar para la segunda transferencia en diferido del embrión que me quedaba. Lo mismo, ninguna analítica hasta la Beta y como mucho dos ecografías, no más.

      Con todo esto y atando cabos nos dimos cuenta de la conclusión de todo esto: cuando se ofrece un tratamiento de fertilidad en un hospital de la Seguridad Social, lo que realmente te ofrecen es un tratamiento con «sus medios disponibles»; es decir, no tienes que esperar listas de esperas pero sí que su «método» y manera de actuar es la misma: comenzar con un primer tratamiento y primera punción con algo muy básico, muy tipo y que requiera lo mínimo en cuanto a pruebas (analíticas y eco) y visitas.

      En ese primer ciclo de prueba, si se sacan embriones A o B no llevan por norma general los embriones a día 5. Se transfieren a día 3 y se prueba; por lo que además no se obtiene de ese ciclo ninguna información adicional acerca del desarrollo de los embriones y que ocurren con ellos al llevarlos a blasto.

      Al final nos vimos que después de pagar el dineral que vale un tratamiento más la medicación y además pagar la congelación de un embrión (que aunque sea uno o dos meses sí que se cobra) y la transferencia de otro, vimos que no nos había valido de nada; preocupados además y con más incertidumbre porque lógicamente no sabes porque ha fallado todo al principio; si es por ti o por todo el resto y con nada de información que nos pudiese guiar en lo sucesivo si se hubieran analizado esos desarrollos de los embriones a blasto; si hubiesen llegado a blasto con éxito o no. A lo mejor los resultados negativos hubiesen ocurrido igual en otra clínica privada pero ya sí que nos quedó aún más duda.

      En nuestro caso la doctora que nos atendió fue increíblemente amable con nosotros en todo momento; siempre atenta, siempre animando y tranquilizando, pero eso no es suficiente cuando una pareja toma una decisión de este tipo.

      Nosotros por no complicarnos ni marearnos no visitamos ninguna clínica más, pero hay que asesorarse y mirar bien otros aspectos además de la amabilidad y empatía de los profesionales.

      Se deja en evidencia que no tienen medios suficientes; no tienen ni las técnicas, ni los laboratorios, ni la capacidad que tienen las clínicas privadas para dar soluciones e intentar el éxito desde el principio y con la máxima información que se pueda obtener de una punción, pero sí que lo cobran como tal. Así que, por lo tanto, en los casos en los que la Seguridad Social no cubra nada, como fue nuestro caso, no se decidan por costearlo allí de manera privada.

      09/01/2020 a las 20:44
      Responder
    • Hola Lucca_10,

      Muchas gracias por contarnos tu experiencia en la Fundación Jiménez Díaz.

      Como bien has dicho, es muy importante comparar varias clínicas de reproducción asistida antes de tomar la decisión de con cuál empezar un tratamiento, pues hay muchos factores que valorar, como el precio, las instalaciones, los servicios que ofrecen, las tasas de éxito, etc.

      Por ello, desde Reproducción Asistida ORG siempre recomendamos realizar la primera visita en al menos 2 o 3 clínicas. Si necesitas que te asesoremos mejor sobre esto, puedes acceder al Informe de Fertilidad y recibirás un documento personalizado sobre el tratamiento que necesitas y las clínicas cercanas a tu zona que cumplen con nuestros criterios de calidad.

      Espero que sea de tu interés.

      Un saludo

      10/01/2020 a las 12:53
      Responder
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.