Doctor / especialista: Neus Ferrando.
Última actualización: 04/02/2009

Tengo SOP y tras 2 FIV seguiré luchando, lo importante es desear mucho ser padres.

Mi nombre es Susana, para el foro Susana99, soy de Buenos Aires, Argentina.

Estoy casada desde hace cuatro años, y hace tres años que estamos buscando quedar embarazados, tengo 35 años y mi marido 39.

Cuando comenzamos a buscar tuvimos la idea de hacernos tests para saber si estaba todo bien, entonces mi ginecóloga en ese momento me indicó una serie de análisis de sangre para saber mis niveles hormonales y recomendó que mi marido se realizara un espermiograma, realizamos estos análisis y los resultados no fueron para nada alentadores, yo tengo problemas hormonales que causan que sea poco probable que ovule, y mi marido tiene baja cantidad y poca movilidad de espermatozoides. Con estas noticias nos sentimos devastados, y la doctora me dijo que viera a un especialista en fertilidad, y es ahí donde comenzó nuestra lucha.

Primero el doctor me mandó a hacerme un estudio (histerosalpingografía), que debo decir que duele pero es solo un par de minutitos, para ver si mis trompas estaban obstruidas, no lo estaban, por lo que comenzamos con relaciones programadas. Me realizaban una serie de ecografías y cuando un folículo llegaba al tamaño deseado me inyectaba una hormona para que el óvulo se desprendiera del folículo, entonces la siguiente noche, si mal no recuerdo, debíamos tener relaciones.

Este método fue por casi unos 7 meses, lo que no nos hacía sentir nada bien, porque fue para nosotros un poco desagradable poner nuestra intimidad en un almanaque, pero nos dábamos ánimo mutuamente. Al mismo tiempo mi marido tomaba unas vitaminas para mejorar su problema, pero no resultó, por lo que el doctor nos dijo que lamentablemente debíamos realizar una ICSI.

Este tratamiento de fecundación in vitro con ICSI es muy costoso y tuvimos que esperar unos meses para poder hacerlo.

Cuando comencé estaba muy nerviosa porque debía inyectarme yo misma unas hormonas en el vientre y tenía terror a hacerlo mal y comprometer el tratamiento, pero el doctor me explicó bien todo y la verdad es muy simple y no duele absolutamente nada. Esto se realiza durante aproximadamente dos semanas y un poco más, es para estimular los ovarios a desarrollar folículos y luego poder sacarlos.

Después de algo más de dos semanas de estímulo, yo ya no podía ponerme mis ropas porque tengo una condición llamada SOP, Síndrome de Ovarios Poliquísticos, esto hace que haga muchos óvulos por lo que estaba totalmente inflamada, pero solo por unos días porque después de ese par de semanas ya era hora de aspirar los óvulos.

La aspiración es con anestesia total suave así que no se siente nada, y luego solo molestias como las que sentimos durante el período. Mi respuesta fue muy buena, ya que hice 30 óvulos de los que se fecundaron 17. Pero luego el médico nos dijo que algunas veces mayor cantidad significa menor calidad, que fue nuestro caso porque lamentablemente luego de tres transferencias de embriones, seguíamos con los corazones vacíos.

Pero fue durante este tratamiento que encontré el foro de reproducción asistida, y yo solo quería sacarme unas dudas y preguntar por las experiencias de otras mujeres que estuvieran en mi misma situación, entonces entré, pregunté y no esperaba ninguna respuesta pronta, pero mi primer sorpresa fue que me llegaron muchos mensajes, todos dándome la bienvenida y alentándome a seguir y dándome fuerzas desde diferentes puntos del mundo. Pronto sentí a estas mujeres como amigas y me acompañaron durante todo mi tratamiento, y sin darme cuenta pronto estaba yo también dando ánimos a otras mujeres que buscaban ayuda y consejo, de esta forma formamos un grupo hermoso que siempre está cuando alguna de nosotras tiene un negativo en su análisis, o para acompañar durante los días de espera después de una transferencia y por supuesto para ser parte de la felicidad de las que consiguen su tan ansiado embarazo.

Después de esos intentos, pudimos reunir el dinero para probar una segunda ICSI, comencé la estimulación y cuando fui a una clínica a que me colocaran la última inyección, para que mis óvulos salieran de los folículos, tuve tanta mala suerte que el enfermero hizo algo mal y cuando llegó el momento de la aspiración no había óvulos, perdimos todo el tratamiento. Cuando esto pasó, con mi marido lloramos, nos enojamos, yo corrí a contarles a las chicas del foro que sufrieron conmigo todo esto, pero al final llega la calma y con mi marido tenemos fe que Dios nos va a dar otra oportunidad cuando sea el momento justo.

Ahora solo estamos dándonos fuerza para seguir, amándonos sin importar los contratiempos y haciendo planes para en un futuro poder intentar este sueño que tanto esperamos, que es tan simple y sano pero que tantas veces se hace complicado.

Con mi marido teníamos miedo en un principio porque habíamos escuchado que estos tratamientos desgastan la pareja y muchas veces la situación se hace muy complicada, pero personalmente puedo decirles que si algo hizo fue unirnos aun más, nos esperanzamos juntos, sufrimos juntos, y nos volvemos a esperanzar juntos, nos apoyamos uno en el otro y peleamos hombro a hombro.

Si a alguien le sirve me gustaría decir que lo importante es desear mucho ser padres y estar preparados para recorrer un camino que muchas veces es duro, pero cuando las chicas del foro nos dan la buena noticia de un embarazo podemos sentir al leer, la felicidad que sienten y sabemos que todo vale la pena y que la dicha de un embarazo es tan grande que todo lo anterior se vuelve fácil. Solo hay que imaginarnos con nuestros bebes en brazos y sentir que uno está listo para pelear porque esos angelitos encuentren su camino a casa.

Personalmente, seguiré luchando, orando mucho y compartiendo este viaje con mi amado marido y mis amigas del foro.

Autores y colaboradores

Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera.
Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva. Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera.
Aviso: La información publicada en Reproducción Asistida ORG es un apoyo general y una base de conocimiento médico que no debe usarse para autodiagnosticar un problema de salud ni reemplazar la consulta a un médico o especialista con licencia.

216 comentarios

Para ver los comentarios, pulsa el botón "Ver comentarios", o si quieres añadir un comentario, pulsa el de botón "Añadir un comentario".