El bebé de 6 meses posee una mayor capacidad de percibir el habla de diferentes idiomas

El investigador Ferran Pons, del Departamento de Psicología Básica en la facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona, es el primer autor de un estudio sobre la capacidad que tienen los bebés de aprender cualquier idioma. En este, los resultados indican que a finales del primer año se crea un espacio de conocimiento más concreto para el aprendizaje de una lengua.

El estudio se encuentra dentro del proyecto Brainglot-CONSOLIDER sobre neurociencia cognitiva. Además de Ferran Pons, el estudio cuenta con la participación de David J. Lewkowicz, de la Florida Atlantic University en Estados unidos, Núria Sebastián y Salvador Soto-Faraco (UPF), y de los laboratorios del Hospital Sant Joan de Déu. En el estudio han participado 24 bebés de 6 meses y 24 bebés de 11 meses de ambiente monolingüe de Barcelona y otros 24 bebés de 6 meses y 16 bebés de 11 meses de Florida (Estados Unidos).

Al nacer, tenemos la capacidad de descubrir, aprender y pronunciar todos los sonidos de cada idioma. Toda esta información es recibida de forma visual y auditiva. Es por este motivo que durante el estudio los bebes fueron expuestos a estímulos visuales y auditivos, de esta forma se observaba la percepción de los sonidos en cada bebé. Como característica especial, cabe destacar que las observaciones realizadas han sido dentro de un entorno cotidiano de los bebés, es decir, dentro del mundo real.

Ferran Pons explica que todos nacemos con la capacidad de entender y hablar cualquier idioma, pero según nos exponemos al entorno se produce en nuestro cerebro una reorganización perceptiva. Es de vital importancia destacar la influencia de la lengua materna en la capacidad de captar los estímulos auditivos: nos especializamos en la lengua materna de forma que perdemos la habilidad de aprender otras cosas. De esta forma aprendemos la lengua que realmente necesitamos para comunicarnos.

Las conclusiones del estudio revelan que a los seis meses la capacidad de aprender sonidos es global, pero a los once meses la percepción de la lengua es diferente, más parecida a la de los adultos, más selectiva. En el caso de los bebés de 11 meses de Barcelona, ya no son capaces de percibir la correspondencia auditiva y visual de la lengua inglesa; tienen más experiencia con su lengua materna, ya han comenzado el proceso de reorganización perceptiva.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar