¿Qué es la fiebre sin foco en el bebé?: causas y gravedad

Como los bebés no hablan, es difícil determinar qué síntomas tienen en cualquier enfermedad. Por ello, los padres deben seguir una serie de pautas a la hora de averiguar que es exactamente lo que le ocurre al niño.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

En el caso de los estados febriles, la fiebre no siempre es consecuencia de una causa conocida establecida. Esto es lo que se denomina fiebre sin foco, un aumento de la temperatura rectal por encima de los 38°C sin causa aparente que la produzca y cuando no dura más de 72 horas.

Según las estadísticas, fiebre sin foco representa entre el 10 y el 20% de las consultas por fiebre en la edad pediátrica y son más frecuentes en niños entre los 3 y los 36 meses de edad.

Causas

La mayoría de casos ocurren por infecciones víricas autolimitadas, que no necesitan ningún tratamiento y la mayoría de las veces se producen por:

  • Herpes humano tipo 6: supone aproximadamente el 10% de los casos
  • Adenovirus
  • Enterovirus: supone casi el 50% de los casos
  • Virus respiratorio sincitial
  • Virus de la influenza

Sin embargo, en una pequeña proporción la fiebre ocurre por una enfermedad bacteriana potencialmente grave, como a meningitis, la neumonía, la bacteriemia oculta o la infección del tracto urinario (siendo ésta última la más frecuente), por lo que es imprescindible consultar con un médico.

El síndrome también puede ocurrir por causas no infecciosas, pero es muy poco frecuente que esto ocurra.

Este síndrome varía notablemente en función de la edad del lactante, ya que la capacidad de respuesta de su cuerpo y el origen de la fiebre son diferentes.

Fiebre en bebés de 0 a 3 meses

Los recién nacidos menores de 28 días son un grupo de alto riesgo. Debido a que aún su sistema inmunitario es inmaduro ocurre en hasta un 15% de los casos una enfermedad bacteriana grave.

Los bebés de 1 a 3 meses con enfermedades infecciosas tienen una escasa respuesta febril, por lo que el diagnóstico clínico es difícil. Se calcula que el 2-3% de estos pacientes pueden presentar una enfermedad bacteriana grave.

Cuando el bebé es menor de 3 meses las infecciones bacterianas más frecuentes son causadas por Estreptococo grupo B, Escherichia coli, Listeria, Salmonella o Neumococo.

Fiebre en bebés de 3 a 36 meses

Estos bebés tienen menor riesgo que los menores de 3 meses a presentar una infección bacteriana grave, pero siguen teniendo un riesgo considerable, especialmente si la temperatura rectal es superior a los 39°C, puesto que hay un riesgo de bacteriemia oculta del 3-5%.

Este riesgo aumenta si la temperatura es superior a los 40°C o si es mayor de 39,5°C y presenta una cantidad muy elevada de leucocitos en sangre (leucocitosis).

Cuando el bebé supera los 3 meses, lo más frecuente es que la infección bacteriana ocurra por Escherichia coli, Salmonella, Neumococo, Staphylocus aureus o Meningococo.

Recomendaciones ante la aparición de fiebre

Los padres ante este estado febril sin causa establecida deben tener en cuenta una serie de recomendaciones como el inicio, la duración y la temperatura máxima de la fiebre.

Además existe una sintomatología general que determina la causa. Por ejemplo, hay que estar atento a la perfusión periférica, es decir, a si el bebé presenta un color sonrosado y está caliente, si tiene las extremidades moteadas o si por el contrario, muestra un color más bien pálido.

Por otra parte, hay que valorar su esfuerzo respiratorio. Además, es necesario observar su respuesta social, si sonríe, si está irritable pero se puede consolar y se calma o si está irritable e inconsolable.

Otro punto importante son los contactos infecciosos que haya podido tener recientemente como en la guardería, el trato con algún familiar enfermo, etc.

Además, hay que controlar el calendario de vacunas, las enfermedades que haya padecido anteriormente, un tratamiento antibiótico antes e incluso si ha realizado algún viaje en el que se hubiera podido producir el contagio.

¿Qué hacer si es fiebre sin foco?

Los especialistas recomiendan seguir un protocolo en caso de encontrarse ante un caso de fiebre sin foco. Es necesario realizar una exploración física rigurosa del paciente y controlar, especialmente, el inicio del aumento de temperatura.

Además, es necesario advertir a los padres de los signos clínicos con los que se pueden encontrar con el fin de que continúen la vigilancia desde casa. Hay que tener un especial cuidado también con su irritabilidad, ya que ésta nos indicará cual es la gravedad del problema.

Pruebas complementarias y tratamiento

Los expertos pueden realizar también otro tipo de pruebas complementarias como pueden ser:

  • Hemonograma
  • Proteína C reactiva
  • Procalcitonina
  • Punción lumbar
  • Análisis de orina

Analizar las presencia de bacterias en sangre y en orina permite determinar el tipo de bacteria que ha provocado la infección en caso de que la fiebre esté causada por este tipo de microorganismos.

Al bebé se le tratará con antipiréticos para bajar la fiebre, y según la edad y el estado del bebé el médico decidirá si es necesario administrar antibióticos.

2 comentarios

  1. usuario
    Pato77

    Hola, muchas gracias por este tipo de artículos son muy interesantes y nos ayudan bastante a las madres primerizas. Lo que no me ha quedado muy claro es lo de color de la piel cuando tienen fiebre? Qué sería más favorable, un color sonrosado o pálido?

    Gracias!

  2. usuario
    omilda33

    Estoy a punto de dar a luz y estoy un poco nerviosa por lo que le pueda pasar a mi bebé. Son tan pequeñitos que da hasta miedo cogerlos no les vayas a hacer daño. He leído esto de la fiebre por enfermedad bacteriana grave y me ha dejado preocupada. Si le doy el pecho le puedo ayudar a que esté más protegido?? Porque creo que los anticuerpos pasan de mi leche a él, eso ayuda?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar