Historia de Soledad

Por (embrióloga).
Actualizado el 03/02/2009

Tras 3 ICSI entendimos que no respondo a las inyecciones para estimular el ovario, en una palabra, tengo el ovario viejo. Por ello, vamos a pasar a la ovodonación.

Mi nombre es Soledad y el de mi esposo Francisco, somos de Argentina.

Tengo 32 años y Francisco 30. Somos jóvenes para el imaginario popular al momento de engendrar, sin embargo hace dos años y medio que intentamos ser padres.

Tras buscar ayuda profesional, nos realizamos una serie de pruebas. A Francisco le realizaron un espermiograma que dio bajo pero en valores razonables; a mi me hicieron una histerosalpingografía y análisis de hormonas. En la histerosalpingografía salió que tenía la trompa derecha totalmente tapada y la trompa izquierda con escasa permeabilidad. En los análisis de hormonas me dijeron que tenía la FSH alta y el estradiol bajo, tengo el ovario viejo, en una palabra.

Fui operada dos veces de teratomas en ambos ovarios, lo que creo que causó la obstrucción de las trompas, y en el útero me salio un pólipo que resulto ser un adenoma. Esta fue mi última cirugía en agosto del 2008.

Aun tengo un quiste en el ovario derecho, de 2 cm, pero solo lo controlan por ecografía, ya que por ahora el médico nuevo que me atiende no me quiere operar.

Nos sometimos a nuestra primera fecundación in vitro con ICSI mediante un ciclo natural en el que dio un óvulo que no fertilizó.

En nuestra segunda ICSI tuve una estimulación baja; solo fertilizó un óvulo que dio lugar a un embrión de clase AB (muy bueno), pero lamentablemente el útero estaba finito y no se implantó.

Cambié de centro de reproducción asistida y allí me operaron el pólipo.
Nos hicimos nuestra tercera ICSI; durante la estimulación ovárica crecieron 8 folículos, pero tras la punción solo se obtuvo un óvulo que fertilizó y dio un embrión de grado 2-3, no era muy bueno pero me lo transfirieron. Tenía el útero muy bien desarrollado, aunque por desgracia éste tampoco se implantó.

Tras toda esta información entendemos que no respondo a las inyecciones para estimular el ovario por lo tanto nuestras probabilidades aumentan si hacemos ovodonación, y estamos totalmente de acuerdo con hacer esto.

El mayor problema en nuestro país es que la seguridad social no considera la infertilidad como una enfermedad y no cubren ni una parte de los tratamientos que son muy caros. Es decir, que todo esto que nos ha pasado no es tan grave, no?

El no poder tener hijos me afecto mucho, se me vino el mundo abajo porque siempre imagine ser mama y ahora no poder lograrlo angustia mucho.

En la relación de pareja, en general, no nos afectó. Yo cambié por todo lo que nos estaba pasando, sin embargo cuando estamos haciendo el tratamiento mi marido esta muy cercano. No me hace sentir nunca que el problema es mío, aunque yo sepa que el podría tener hijos si no estuviera conmigo. Pero nosotros lo discutimos y pensamos que si los tratamientos no funcionan, nos apuntaremos este año en lista de adopción, ya que eso también tarda mucho y, bueno, Dios dirá.

Me he topado con algunos médicos insensibles que te tratan como si una tuviera la culpa de todo esto. Encima que lo pasamos mal, sentimos dolores físicos y del alma y les pagamos por eso y ellos no son capaces de por un momento poner el hombro y aunque sea simular que lo sienten mucho. Yo soy profesional de la salud y mis pacientes son animales y les juro que el día que pierda la sensibilidad de ponerme en el lugar del otro me dedico a otra cosa.

Mi consejo para aquellas que están en esta situación de «querer pero no poder» les doy mi ánimo para no bajar los brazos y escuchar lo que los médicos que tienen sentimientos sugieren.

Ánimos y espero algún día poderles contar que fui mama y mandarles fotos y decirles que si se puede.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.