¿Qué es un teratoma? – Definición, tipos, causas y síntomas

Por (embrióloga).
Actualizado el 05/05/2017

El teratoma es un tumor de origen embrionario formado por varios tipos celulares. Normalmente aparecen en los ovarios de la mujer, aunque también es posible encontrarlos en varones o niños en los testículos o localizaciones diversas.

El teratoma está formado por tejidos o componentes de órganos que provienen de las 3 capas germinales del embrión, que son el endodermo, el mesodermo y el ectodermo. Por esta razón, es posible que el teratoma contenga varios tipos de tejidos, como pelo, dientes, huesos, cartílagos, etc., dando un aspecto de «monstruo» a este tipo de tumor.

Definición

El término teratoma proviene del griego y su significado es tumor monstruoso. Esta terminología se debe a la aparición de gran variedad de tipos celulares dentro del tumor, como ya se ha comentado, por su origen en las células madre pluripotentes del embrión.

Las células madre pluripotentes son aquellas que no son capaces de formar un organismo completo, pero sí pueden dar lugar a todo tipo de células y tejidos correspondientes a los tres linajes embrionarios (endodermo, ectodermo y mesodermo).

El aspecto monstruoso de estos tumores hace que multitud de gente sienta pavor al ver las fotos de los teratomas.

Los teratomas son normalmente tumores benignos, llamados también teratomas maduros. También hay casos en los que aparecen teratomas malignos y se conocen con el nombre de teratomas inmaduros.

En las mujeres, el teratoma ovárico o teratoma quístico es el tumor que se presenta con más frecuencia en menores de 45 años y es de naturaleza benigna.

Por otra parte, el teratoma maligno se suele desarrollar más frecuentemente en hombres que en mujeres y su localización habitual suele ser en el tórax (teratoma mediastinal).

Tipos

Como hemos dicho en el apartado anterior, existen dos tipos principales de teratomas:

Teratoma maduro o benigno

Se presenta generalmente en mujeres en edad fértil y también se conoce con el nombre de quiste dermoide. Representa el 10-20% de los casos de neoplasia en el ovario.

Estos tumores son de crecimiento lento. Su tamaño medio se sitúa entre los 5 y los 15 cm, aunque pueden llegar a medir 45 cm.

El teratoma maduro es el tumor ovárico que más problemas puede dar durante la gestación.

Normalmente, son unilaterales y dominan en el ovario derecho, aunque en un 15% de los casos se puede presentar de forma bilateral en ambos ovarios. También es posible encontrar más de un quiste en el mismo ovario.

Otras localizaciones más raras de los teratomas maduros en los adultos son las siguientes: cráneo, mediastino, retroperitoneo, mesenterio y región sacrococcígea.

Teratoma inmaduro o maligno

Los teratomas inmaduros son poco frecuentes pero potencialmente cancerosos. Por lo general, se presentan en niñas y jóvenes menores de 18 años, aunque es más frecuente encontrarlo en hombres de 20 a 40 años.

Este tipo de tumor tiene un aspecto sólido, a veces necrosado, y está compuesto de tejidos embrionarios inmaduros tales como tejido conectivo (el que dará lugar al cartílago o hueso), vías respiratorias y cerebro. Aún siendo pequeño, si se compone de tejidos inmaduros se debe considerar maligno.

La necrosis hace referencia a la degeneración de un tejido u órgano debido a la muerte de sus células.

Se distinguen diferentes grados según la gravedad y lo extendido que esté el tumor. Cuando el teratoma no se ha extendido más allá del ovario, su tratamiento consiste en la extirpación del propio ovario.

El pronóstico dependerá del tamaño del teratoma, de su localización, de lo extendido que esté y de la edad de la paciente.

Causas y síntomas

La causa principal de la formación de un teratoma es un desarrollo anormal del tejido del embrión en algún punto.

A continuación, vamos a comentar algunos síntomas más frecuentes en función del tipo de tumor:

  • Teratoma ovárico maduro: generalmente asintomático. Puede causar dolor de pelvis, dolor en las relaciones sexuales, infertilidad o metrorragia (sangrado vaginal anormal).
  • Teratoma testicular: si es benigno es asintomático. El dolor en el testículo puede indicar malignidad.
  • Teratoma sacrococcígeo: si está situado en el perineo, causa molestias al orinar o defecar.
  • Teratoma maduro del mediastino: puede comprimir órganos y afectar al funcionamiento del cuerpo por su localización cercana al corazón y pulmones.

Existen otros tipos de teratomas con diferentes síntomas. Sin embargo, éstos son muy extraños y aparecen en un porcentaje muy pequeño de la población.

Diagnóstico

Es muy difícil palpar estos tumores por vía abdominal. Por tanto, su diagnóstico suele de manera accidental en un control rutinario o durante una intervención quirúrgica como una cesárea. Esta es la razón del gran tamaño de los teratomas ya que, en la mayoría de casos, no es posible un diagnóstico precoz.

Se confirma la localización en el ovario mediante ecografía abdominal o pelviana, donde se observa dentro del ovario un tejido de color más blanquecino. El aspecto ecográfico de estos tumores dependerá del tamaño, localización y calcificación (acumulación de calcio) que presenten, al igual que de la naturaleza de los tejidos que contenga.

En ocasiones, una resonancia magnética de la pelvis puede ayudar a realizar el diagnóstico. Además, debe hacerse un análisis de sangre para confirmar la presencia de la hormona beta-hCG.

Para confirmar el diagnóstico de malignidad de este tumor es necesario un análisis histológico, es decir, el análisis de los tejidos que lo componen.

Tratamiento

El tratamiento de elección es la cirugía. En el caso de que el teratoma sea maligno, la cirugía debe ir acompañada de quimioterapia.

En los teratomas maduros, la técnica menos invasiva utilizada para extirpar el tumor es la laparoscopia. Sin embargo, en casos de teratomas inmaduros se puede utilizar también la laparotomía (cirugía a través del abdomen).

Puesto que muchas de las pacientes están todavía en edad fértil, es importante que en las intervenciones se evite dejar secuelas como las adherencias pélvicas, que pueden producir infertilidad.

En casos más complicados, donde puede ser necesaria la extirpación de los ovarios (ooforectomía), el especialista puede considera la opción de extraer solo parte del ovario para mantener la función ovárica de la mujer.

Por último, cuando es necesario extirpar ambos ovarios, la mujer puede seguir manteniendo su útero para poder tener hijos en un futuro a través de la ovodonación.

La FIV con ovodonación es el tratamiento que más engaños y dudas genera. La transparencia es uno de nuestros rigurosos criterios a la hora de recomendar clínicas. Puedes usar esta "herramienta" para filtrar las clínicas que cumplen nuestros criterios de selección y además obtener un informe con todos los detalles para resolver tus dudas y evitar engaños.

Complicaciones

Entre las complicaciones derivadas de la presencia de un teratoma en el ovario podemos encontrar las siguientes:

  • Torsión de un teratoma ovárico de 10 cm o más, lo que puede provocar una hemorragia.
  • Ruptura del tumor o quiste provocando una peritonitis crónica, infección, adhesiones y compresión de los órganos yuxtapuestos.
  • En teratomas malignos, su diseminación por todo el cuerpo puede complicar su extirpación y pronóstico.

En cualquier caso, se recomienda seguir las instrucciones de los médicos especialistas como ginecólogos y oncólogos para que los síntomas no den lugar a problemas mayores.

Preguntas de los usuarios

¿Un teratoma ovárico puede ser maligno?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Aunque lo normal sea encontrar teratomas ováricos benignos, en un 3% de los casos de teratoma se encuentran células inmaduras y pueden tener un comportamiento maligno. Este tipo de tumor se diagnostica en niñas menores de 18 años y su tratamiento consiste en la extirpación quirúrgica del ovario.

¿Qué es un teratoma fetiforme?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Un teratoma fetiforme es un tipo especial de teratoma similar a un feto malformado, en el cual el tejido está bien diferenciado. Suele presentarse en el ovario y ser de tipo maduro, pero su aparición es muy rara.

¿Es posible encontrar un teratoma con ojos?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Aunque es muy raro que los teratomas contengan órganos más complejos, sí que ha habido casos donde se han encontrado tejidos pertenecientes a ojos, cerebro, hígado, pulmones o tiroides. Cabe destacar que nunca se han encontrado órganos completos.

Lectura recomendada

Hemos hablado de la laparoscopia como tipo de cirugía para la eliminación de los teratomas. Si quieres obtener más información sobre esta práctica quirúrgica, puedes entrar en el siguiente post: Cirugía endoscópica.

La ovodonación es el tratamiento de fertilidad adecuado para tener hijos en caso de extirpación de ambos ovarios. En el siguiente post puedes saber en qué consiste un embarazo de este tipo: El embarazo por ovodonación.

Algunas mujeres toman la decisión de congelar sus óvulos cuando se encuentran en un proceso neoplásico que pueda requerir quimioterapia. Si quieres saber en qué consiste la preservación de la fertilidad, haz clic en el siguiente enlace: Congelar óvulos para preservar la fertilidad.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.