Marcadores tumorales en Ginecología

Los marcadores tumorales son sustancias de carácter bioquímico que se asocian a la presencia de un tumor, resultando identificable en los fluidos biológicos (como sangre, orina, líquido del peritoneo o de quistes).

Aunque en algunos marcadores tumorales existe una correlación entre el nivel del marcador y el volumen tumoral, su valoración es sólo complementaria y debe ser asociada a otros métodos diagnósticos (ecografía, Resonancia Magnética, biopsia diagnóstica con estudio anatomopatológico, etc). Por lo tanto, más que para determinar el diagnóstico, la principal utilidad de los marcadores tumorales es la monitorización de la respuesta al tratamiento.

El cáncer de origen ginecológico (ovárico, cervical, endometrial y vulvar) representa aproximadamente el 19% de las causas de cáncer. La mayoría van a ocurrir en mujeres postmenopáusicas, siendo el de origen ovárico y el endometrial los más frecuentes. El cáncer cervical ocurre en mujeres más jóvenes, mientras que el vulvar es más frecuente en edades avanzadas.

Los patrones de supervivencia difieren con cada condición, aunque el estadio en el momento del diagnóstico es el factor predictivo de evolución más potente. En los países desarrollados, la mayoría de estos tumores se van a presentar en estadios iniciales, excepto en el caso del cáncer de ovario, que se presenta en estadios III y IV en el 75% de las pacientes, con una supervivencia aproximada del 40% a los 5 años.

Marcadores tumorales más utilizados

Existen una serie de marcadores “estrella” que se usan más habitualmente en las clínicas de fertilidad debido a su sensibilidad y mayor especificidad.

El CA 125 se hace de rutina a la vez que pruebas de imagen cuando se sospecha un cáncer de ovario para calcular el riesgo. También se utiliza para valorar la respuesta a tratamientos citostáticos o para predecir la recaída tumoral antes de que existan síntomas o hallazgos clínicos.

Otros marcadores útiles en cáncer de ovario son la beta-HCG y la alfa-fetoproteína (AFP) en casos de tumores germinales. El CA-19.9 se utiliza para detecta cáncer de ovario con especificidad media mientras que el SCC (Antígeno asociado a carcinoma escamoso), se emplea para la detección del cáncer de cérvix, vagina y vulva también con una especificidad media. En otros tumores ginecológicos, el papel de los marcadores tumorales es más limitado.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar