Cáncer de mama: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Por (embrióloga).
Actualizado el 02/05/2019

El cáncer de mama es uno de los tipos de cáncer más frecuentes en las mujeres. A pesar de ello, puede detectarse precozmente si la mujer acude a todas las revisiones ginecológicas anuales, lo cual ha permitido que el cáncer de mama tenga unas altas posibilidades de curación hoy en día.

Uno de los inconvenientes del tratamiento contra el cáncer es que provoca infertilidad femenina debido a que tanto la quimioterapia como la radioterapia afectan a la reserva ovárica.

Por todo ello, el principal objetivo de los especialistas y de las asociaciones contra el cáncer es aumentar la atención sobre esta patología, apoyar la investigación y el diagnóstico precoz y, en el caso de las mujeres, informar sobre las opciones para preservar la fertilidad.

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama o cáncer de seno consiste en un crecimiento descontrolado de las células que se encuentran en la glándula mamaria. Este tipo de cáncer también se conoce como adenocarcinoma.

Normalmente, el cáncer de mama provoca la aparición de un bulto en el pecho que puede ser palpable por la mujer, por lo que es importante autoexplorarse de forma periódica para poder detectar cualquier cambio en los senos.

Tipos

Existen muchas formas de clasificar el cáncer de mama. A continuación, vamos a prestar atención a la zona de la mama donde puede originarse el cáncer de seno:

Carcinoma ductal
cuando el cáncer se origina en el interior de los conductos que llevan la leche hasta el pezón.
Carcinoma lobulillar
cuando el cáncer se origina en las glándulas que producen la leche.

Por otra parte, el cáncer de mama puede tener lugar in situ o ser invasivo. Un carcinoma in situ es aquel que crece dentro de los conductos de la leche o de los lobulillos, pero no se diseminará hacia otras partes del cuerpo.

Sin embargo, en un carcinoma invasivo, las células cancerosas sí pueden desplazarse e invadir los tejidos circundantes. Este tipo de cáncer de mama es el más frecuente y también puede llamarse carcinoma infiltrante.

Por último, el término metástasis hace referencia a la propagación de las células cancerosas a otros órganos y partes del cuerpo cuando éstas alcancen la sangre o el sistema linfático.

Síntomas

La mayoría de mujeres con cáncer de mama no presenta signos y/o síntomas evidentes que puedan alarmarla de esta situación. También es posible que los síntomas que se presenten sean diferentes de una mujer a otra.

No obstante, vamos a comentar los síntomas del cáncer de mama que pueden ser más frecuentes:

  • Cambios en el tamaño de los pechos
  • Irregularidades en el contorno de las mamas
  • Aparición de un bulto en la mama o en la axila
  • Descamación en la zona del pezón o hundimiento del mismo
  • Irritación, rugosidad, cambios de color o úlceras en la piel de las mamas
  • Menor movilidad de una de las mamas al levantar los brazos
  • Dolor de los pechos con la palpación
  • Secreción del pezón que no sea leche

Cabe destacar que estos síntomas pueden deberse a otras alteraciones y que nada tengan que ver con un cáncer de mama, pero para una mayor seguridad es recomendable acudir al ginecólogo si la mujer tiene cualquiera de estas molestias.

Diagnóstico del cáncer de mama

Lo más importante para ganar la batalla contra el cáncer de mama es el diagnóstico precoz. Cuanto antes se detecte el cáncer de mama, más alta será la probabilidad de curación.

Para ello, es fundamental acudir a todas las revisiones ginecológicas anuales desde que la mujer inicia su vida sexual o a partir de los 25 años, donde el especialista hará una exploración ginecológica, una citología y una exploración de las mamas y axilas.

Además, también es recomendable que la mujer sepa hacerse una autoexploración de las mamas con tal de poder apreciar si aparece algún bulto o masa sospechosa.

Por otra parte, la mamografía es la técnica más eficaz para diagnosticar cáncer de mama, ya que consigue detectar anomalías en los pechos hasta 2 años antes de que sean palpables o aparezcan otros síntomas.

La mamografía consiste en hacer una radiografía de los pechos utilizando una dosis de radiación baja. Otras pruebas diagnósticas del cáncer de mama son la ecografía del seno y la resonancia magnética, las cuales solamente se realizan para confirmar el resultado de la mamografía.

La Seguridad Social cubre una mamografía cada 2 años a las mujeres mayores de 45 años, aunque sería recomendable empezar a hacerlas antes si la mujer presenta algún factor de riesgo.

En resumen, gracias a las mamografías y las revisiones ginecológicas periódicas, es posible detectar de forma temprana un cáncer de mama y tratarlo antes de que aumente su gravedad.

Factores de riesgo

Actualmente, se desconocen las causas exactas del cáncer de mama, pero se sabe que existen factores de riesgo que aumentan la posibilidad de que una mujer sufra este tipo de cáncer. Los comentamos a continuación:

  • Ser una mujer mayor de 45 años
  • Tener las mamas densas
  • Sufrir obesidad y no seguir una dieta sana y equilibrada
  • Consumir alcohol
  • Haber tenido la primera menstruación a una edad muy temprana, antes de los 12 años
  • No haber estado nunca embarazada o haber sido madre después de los 35 años
  • La terapia hormonal para la menopausia
  • Tener antecedentes personales de cáncer de mama o enfermedad benigna de la mama
  • Tener antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovarios
  • Haber recibido un tratamiento con radiación en el tórax con una edad entre los 10 y 30 años
  • Tener una mutación conocida del gen BRCA1 o del gen BRCA2
  • Tener el síndrome de Li-Fraumeni, de Cowden o de Bannayan-Riley-Ruvalcaba

Aquellas mujeres que presentan un riesgo elevado de sufrir cáncer de mama llegan incluso a tomar la decisión de someterse a una cirugía preventiva para extirpar los pechos sanos con tal de evitar el cáncer. Esto es lo que se conoce como mastectomía profiláctica.

Etapas del cáncer de mama

Después de realizar todas las pruebas diagnósticas necesarias, es posible clasificar el cáncer de mama en diferentes estadios, lo cual es muy útil para determinar el tratamiento más adecuado, así como conocer el pronóstico y la posibilidad de supervivencia de la paciente.

El sistema que se utiliza para clasificar los tumores de mama es el sistema TNM, que hace referencia al tamaño y la infiltración del tumor, a la afectación de los ganglios linfáticos y a la existencia de metástasis.

Según estos criterios, el cáncer de mama se clasifica en los siguientes estadios:

Estadio 0
se trata de lesiones premalignas, como el carcinoma in situ.
Estadio I
el tamaño del tumor es igual o inferior a 2 cm, no hay infiltración ganglionar ni metástasis.
Estadio II
el tamaño del tumor se encuentra entre 2 y 5 cm, con o sin afectación de ganglios linfáticos. No hay metástasis.
Estadio III
el tumor sí afecta a los ganglios axilares y su tamaño puede ser mayor de 5 cm o expandirse hacia la piel o la pared torácica.
Estadio IV
el cáncer se ha diseminado, es decir, hay metástasis. Aquí se engloban todos los tamaños de tumores, tanto si hay afectación de los ganglios linfáticos como si no.

En general, las pacientes con un cáncer de mama de estadio I tienen un tasa de supervivencia del 100% a los 5 años, mientras que en las pacientes diagnosticadas con un estadio IV esta tasa es del 20% aproximadamente.

Tratamiento

El tratamiento más adecuado para combatir el cáncer de mama se establece en base a múltiples factores relacionados con la paciente y el tumor como, por ejemplo, la edad de la mujer, su estado de salud en general, el estado de la menopausia, la localización y el estadio del tumor, los receptores hormonales del tumor, el grado de diferenciación de las células tumorales, etc.

Aunque existen muchos tipos de tratamientos y combinaciones posibles, a continuación vamos a hablar de los más comunes para el cáncer de mama:

Tratamiento quirúrgico
consiste en la extirpación del tumor de la mama que puede ser de dos tipos. Por una parte está la cirugía conservadora en la que la mujer mantiene los pechos con el tejido sano que le queda. Por otra parte está la mastectomía en la que se extirpa toda la mama.
Radioterapia
se trata de aplicar radiaciones ionizantes de alta energía para destruir las células tumorales.
Quimioterapia
se trata de un tratamiento farmacológico dirigido a todo el cuerpo que destruye las células tumorales, pero tiene el inconveniente de que también afecta a las células sanas y por ello presenta múltiples efectos secundarios.
Hormonoterapia
consiste en la administración de medicamentos antiestrógenos que bloquean la acción de estas hormonas sobre las células malignas de la mama, por lo que consiguen disminuir su proliferación y el tamaño del tumor. El fármaco más conocido es el Tamoxifeno, aunque también pueden utilizarse fármacos inhibidores de la aromatasa.
Terapia dirigida
se trata de unos medicamentos dirigidos a los genes o a las proteínas específicos del cáncer, de manera que bloquean el crecimiento de las células cancerosas sin que haya afectación de las células sanas como en el caso de la quimioterapia. Uno de los tratamientos más conocido es el dirigido a HER2, un receptor de la membrana celular para factores de crecimiento que se encuentra sobreexpresado en las células tumorales.

La mayoría de terapias contra el cáncer utilizadas hoy en día, la quimioterapia y la radioterapia, afectan a la fertilidad de la mujer en gran medida, por lo que es recomendable preservar la fertilidad con un tratamiento de vitrificación de los óvulos antes de enfrentarse a esta dura enfermedad.

Preguntas de los usuarios

¿Cuándo es necesario hacer una biopsia de la mama?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La biopsia mamaria se realiza para confirmar la existencia de cáncer de mama cuando las pruebas diagnósticas como la mamografía o la resonancia magnética indican que hay una sospecha.

Con la biopsia de mama, es posible extraer con una aguja las células de la zona de la mama donde hay sospecha de cáncer y observarlas directamente bajo el microscopio. El especialista en anatomía patológica podrá determinar si se trata de células cancerosas malignas y establecer un diagnóstico definitivo.

¿Cuál es el tipo de cáncer de mama más frecuente?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El tipo de cáncer de mama más común en la mujer es el carcinoma ductal invasivo, es decir, el que se origina dentro de los conductos de la leche y se expande hacia los tejidos circundantes. Este tumor representa el 80% de los cánceres infiltrantes de mama.

¿Qué es el cáncer de Paget?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El cáncer de Paget o enfermedad de Paget mamaria es un tipo de cáncer poco común que afecta a la piel del pezón o de la areola mamaria. Los síntomas más habituales son el enrojecimiento, la picazón y la descamación de la piel del pezón y de la areola. El pezón también puede encontrarse aplanado y tener secreciones extrañas amarillentas o de sangre.

Normalmente, las mujeres que presentan un cáncer de Paget suelen tener uno o dos tumores ya en el seno.

¿Cómo detectar el cáncer de mama?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La prueba más utilizada para detectar el cáncer de mama es la mamografía, ya que puede localizar cambios sospechosos en los pechos hasta 2 años antes de que aparezca un bulto palpable por la mujer o el especialista.

Para un diagnóstico precoz, es recomendable que la mujer se haga mamografías periódicas cada 1 o 2 años a partir de los 40 años y hasta los 69.

Tampoco está de más que la mujer se haga autoexploraciones de los pechos con tal de detectar posibles bultos sospechosos y que acuda a la revisión ginecológica anualmente.

¿Los hombres también pueden sufrir cáncer de mama?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí, aunque la gran mayoría de personas que sufren cáncer de mama son mujeres, hay un porcentaje muy pequeño de hombres que también pueden pasar por esta enfermedad.

El cáncer de pecho en los hombres está asociado a factores hereditarios, a la exposición a radiaciones ionizantes y a situaciones de hiperestrogenismo. Por ejemplo, los hombres con síndrome de Klinefelter tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer de mama debido al alto nivel de estrógenos.

Lectura recomendada

Como hemos dicho, las terapias contra el cáncer provocan esterilidad tanto en hombres como en mujeres. Si quieres informarte sobre esto y conocer las medidas preventivas que existen, puedes seguir leyendo aquí: ¿Cómo afecta el cáncer a la fertilidad?

También puedes informarte de las opciones para preservar la fertilidad antes de someterte a un tratamiento oncológico, puedes acceder al siguiente post: Preservar la fertilidad en mujeres con cáncer.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Kolak A, Kamińska M, Sygit K, Budny A, Surdyka D, Kukiełka-Budny B, Burdan F. Primary and secondary prevention of breast cancer. Ann Agric Environ Med. 2017 Dec 23;24(4):549-553.

M Braden A, V Stankowski R, M Engel J, A Onitilo A. Breast cancer biomarkers: risk assessment, diagnosis, prognosis, prediction of treatment efficacy and toxicity, and recurrence. Curr Pharm Des. 2014;20(30):4879-98.

McDonald ES, Clark AS, Tchou J, Zhang P, Freedman GM. Clinical Diagnosis and Management of Breast Cancer. J Nucl Med. 2016 Feb;57 Suppl 1:9S-16S.

Menen RS, Hunt KK. Considerations for the Treatment of Young Patients with Breast Cancer. Breast J. 2016 Nov;22(6):667-672.

Merino Bonilla JA, Torres Tabanera M, Ros Mendoza LH. Breast cancer in the 21st century: from early detection to new therapies. Radiologia. 2017 Sep - Oct;59(5):368-379.

Weigelt B, Reis-Filho JS. Histological and molecular types of breast cancer: is there a unifying taxonomy? Nat Rev Clin Oncol. 2009 Dec;6(12):718-30.

Preguntas de los usuarios: '¿Cuándo es necesario hacer una biopsia de la mama?', '¿Cuál es el tipo de cáncer de mama más frecuente?', '¿Qué es el cáncer de Paget?', '¿Cómo detectar el cáncer de mama?' y '¿Los hombres también pueden sufrir cáncer de mama?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.