Problemas cardíacos en el bebé

Por (embrióloga).
Actualizado el 19/10/2011

Hay muchos recién nacidos a los que se les diagnostica la presencia de algún problema cardíaco. Sin embargo, estos problemas no suelen ser de gran gravedad y pueden ser sobrellevados con controles médicos. Normalmente, este tipo de problemas está asociado a niños con algún tipo de anomalía genética como es el caso de los bebés con Síndrome de Down.

Se sabe que alrededor de 1 de cada 100 bebés nace con un problema cardíaco estructural, denominado cardiopatía congénita. Sus síntomas pueden ser muy sutiles o muy intensos, y no todos se presentan a una edad tan temprana.

A pesar de la gran incertidumbre que genera a los padres que su bebé tenga algún problema en el corazón, este diagnóstico es bastante habitual por lo que estos no deben ser motivo de preocupación ya que en muchos casos no repercuten en la salud del niño.

Se sabe que alrededor de 1 de cada 100 bebés nace uno con algún problema cardíaco estructural, denominado cardiopatía congénita. Estos bebés pueden presentar síntomas de forma temprana durante los primeros días de vida, o puede aparecer en edades mucho más avanzadas. Hay casos en los que los niños solo tendrán como síntoma un soplo cardíaco, pero otros presentarán síntomas que se podrían confundir con otras enfermedades o trastornos.

Este tipo de defectos pueden afectar al corazón o bien disminuyendo el flujo sanguíneo en el corazón o los vasos sanguíneos cercanos a él, o haciendo que el flujo sanguíneo a través del corazón se comporte de forma anormal y haga que éste trabaje de forma más dura.

Entre los síntomas de una enfermedad cardíaca importante en un recién nacido o un bebé, se incluyen la respiración rápida, dificultad para alimentarse, labios azulados o morados también denominado “cianosis", o retraso del crecimiento. En un niño además se puede observar fatiga, dificultad para hacer ejercicio o prácticar actividades físicas e incluso dolor de pecho.

Las cardiopatías congénitas en los bebés se han asociado en muchos casos con anomalías cromosómicas, como son la trisomía del cromosoma 21, también conocida como síndrome de Down o pueden estar vinculadas a anormalidades genéticas específicas. Sin embargo, la exposición a determinadas sustancias químicas como alcohol o ciertos medicamentos ingeridos durante el período de gestación pueden asociarse a la aparición de cardiopatía en el recién nacido.

Fuente: Bebes.Net

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.