Ácido fólico y embarazo

Por (farmacéutica y embrióloga).
Actualizado el 03/02/2013

Se recomienda tomar una cierta cantidad de ácido fólico diaria, en adultos la dosis recomendada es de 2 mg y en mujeres embarazadas o que están planeando quedarse embarazadas en un futuro próximo es de 4 mg.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Ácido fólico

Los folatos son un tipo de vitamina B, B9 en concreto, que solo podemos obtener a través de la dieta, o en su defecto, en compuestos fabricados artificialmente, llamado en este caso ácido fólico.

Esta vitamina está disponible en la mayoría de las multivitaminas, como suplementos de ácido fólico solamente y en algunos alimentos: vegetales de hojas verdes (acelgas, espinacas, lechuga, coles de Bruselas, brócoli, o espárragos), frutas (cítricos en general y plátanos y melones), legumbres, leche, huevos, frutos secos, carne (especialmente hígado y riñones) y cereales integrales.

Dentro de las funciones que realiza el ácido fólico en el cuerpo humano se encuentra implicación en los procesos de producción del material genético y su participación en numerosas funciones corporales (como formación de glóbulos rojos). También contribuye a mantener las funciones del tracto intestinal y a prevenir ciertos tipos de anemia e incluso de cáncer (colon, mamas).

Beneficios en el embarazo

En las etapas muy tempranas del embarazo, el ácido fólico es vital para un desarrollo fetal adecuado. Una deficiencia de este hará que la capacidad de división celular se reduzca y el feto no crezca como debería.

  • Reduce el riesgo de dar a luz a un bebé prematuro o con baso peso.
  • Cuando se toma antes y durante las primeras semanas de gestación, ayuda a prevenir los defectos del tubo neural, tubo que permite la formación de la médula espinal y del cerebro.

La malformación más común es la espina bífida, ocurre cuando la columna vertebral del bebé no se forma correctamente durante el proceso de gestación y la médula espinal queda sin protección ósea. Es una discapacidad irreversible y permanente, y a pesar de que hay una predisposición genética, el 95% de los casos de defectos de tubo neural se deben a un déficit de folatos en la madre en los momentos previos o inmediatamente posteriores a producirse el embarazo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Clara Miret Lucio
Clara Miret Lucio
Farmacéutica y embrióloga
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Valencia (UV), con Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV. Experiencia como farmacéutica y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva en Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) y, actualmente, en Equipo Juana Crespo (Valencia). Más sobre Clara Miret Lucio

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.