Cáncer de mama y anticonceptivos

Científicos catalanes han realizado un estudio que demuestra que, en algunos casos, tomar anticonceptivos puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama. Los investigadores pertenecen al Centro de Regulación Genómica (CGR) de Barcelona.

El cáncer de mama consiste en un crecimiento anormal y desordenado de las células de este tejido. La mama, formada por una seria de glándulas mamarias, produce leche tras el parto.

Las glándulas mamarias están formadas por los lóbulos que se encuentran conectados entre sí por unos tubos, conductos mamarios, que son los que conducen la leche al pezón durante la lactancia. Las glándulas y los conductos mamarios estás inmersos en el tejido adiposo y conjuntivo que, junto con el tejido linfático, forman el seno.

Existen dos genes identificados que, cuando se produce algún cambio en ellos (mutación), se relacionan con una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama. Estos genes se denominan BRCA1 y BRCA2 y según algunos estudios, parece que entre el 50% y el 60% de las mujeres que han heredado estos genes mutados pueden desarrollar el cáncer antes de los 70 años.

En el estudio se revela que cuando el gen BRCA1 cuya función es equilibrar los niveles de progesterona en el organismo está mutado y se expresa mal, la célula que lo contiene tiene más receptores para la progesterona, de esta forma, aumenta su efecto sobre la proliferación celular.

Según Miquel Beato, codirector del estudio junto a la doctora Verónica Calvo, las investigaciones se han realizado en base a células de cáncer de mama en cultivo y alerta sobre las posibles consecuencias del uso de anticonceptivos. En trabajos anteriores se hablaba del vínculo entre el cáncer de mama y los estrógenos, en este caso los investigadores apuntan directamente a la progesterona.

De todas formas, no todas las mujeres reaccionan de la misma forma al consumo de hormonas. Por este motivo, los expertos dicen que la clave está en realizar una medicina personalizada en la que un mejor conocimiento del genoma permitiera conocer con detalle que mujer es susceptible de desarrollar este tipo de cáncer. En la actualidad, únicamente se sabe si hay antecedentes familiares y las pacientes se realizan pruebas genéticas.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar