¿Qué es la prostatitis? Síntomas y tratamiento

La prostatitis o inflamación de la próstata es una dolencia que engloba un conjunto de enfermedades que afectan a la glándula prostática. Entre los síntomas más comunes se encuentran: fiebre, dificultad o dolor al orinar y dolor pélvico.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Tipos de prostatitis

Esta afección se puede clasificar en 4 tipos diferentes:

  • Prostatitis aguda: ocurre de forma repentina y presenta síntomas severos.
  • Prostatitis crónica: se denomina crónica cuando la infección persiste durante al menos 3 meses. Aparece de forma recurrente y en la mayoría de los casos deriva de una prostatitis aguda no tratada o de un tratamiento inadecuado.
  • Síndrome de dolor pélvico crónico: este transtorno es el más común y se caracteriza por dolores fuertes en la región genital y/o pélvica. Puede cursar o no con la presencia de leucocitos en el semen.
  • Prostatitis inflamatoria asintomática: también llamada prostatodinia. Dado que no se observan los síntomas típicos de la prostatitis su diagnóstico es más difícil. Únicamente se puede detectar cuando se observa una alta presencia de leucocitos en una muestra seminal.

¿Qué causa prostatitis?

Las causas de la prostatitis dependen del agente infeccioso que haya provocado la infección en la próstata.

En el caso de la prostatitis bacteriana, como su propio nombre indica, las bacterias son las causantes de la infección. Éstas colonizan el tracto urinario del hombre introduciéndose por la uretra y llegando hasta la próstata produciendo una reacción inmunológica y por tanto una inflamación.

Una de las bacterias más comúnmente implicadas en el desarrollo de infecciones prostáticas es Escherichia coli.

Agentes causantes de enfermedades de transmisión sexual tales como la gonorrea o infecciones por clamidia también pueden provocar prostatitis bacteriana.

En el caso de la prostatitis no bacteriana, la entrada de orina a la próstata también es causa de prostatitis, pues el contacto de los componentes químicos de la orina con el tejido prostático puede provocar una inflamación.

Esto puede ocurrir por diferentes motivos como:

  • Una obstrucción que reduce o bloquea el flujo de orina hacia la vejiga
  • Fimosis o imposibilidad para retraer el prepucio
  • Traumatismos en el perineo

La próstata también puede inflamarse por un aumento desmesurado de su tamaño, tanto benigno como maligno.

Una infección por virus u hongos también puede ser causa de prostatitis.

Síntomas

En función del tipo de prostatitis los síntomas son diferentes tanto en su aparición como en su grado de dolencia. Los signos más típicos que pueden surgir cuando la próstata se encuentra inflamada son:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dificultad o dolor en la evacuación de la orina (disuria)
  • Problemas urinarios
  • Turbidez en la orina
  • Disfunción sexual

Los síntomas con los que cursa un episodio de prostatitis bacteriana aguda suelen ser más severos que en el caso de la prostatitis crónica o asintomática.

En el caso del síndrome del dolor pélvico crónico, a pesar de que se pueden presentar algunos de los síntomas anteriormente nombrados, el más común es el dolor pélvico, testicular o anal.

Diagnóstico

Para poder tratar correctamente la prostatitis es necesario realizar un diagnóstico preciso, pues visto que existen diferentes causas que provocan esta patología es imprescindible detectar de cuál de todas se trata. A continuación presentamos las diferentes pruebas diagnósticas que existen:

Urocultivo

El cultivo de la orina es una prueba básica en el diagnóstico de patologías urinarias. Consiste en recolectar y evaluar la orina para detectar la presencia de agentes patógenos y/o leucocitos que denoten la existencia de una infección.

Normalmente esta prueba se suele acompañar, previamente a su realización, de un masaje prostático para estimular que, junto con la orina, se evacúe también el contenido de la próstata.

Además de certificar la presencia de bacterias, esta prueba permite también identificar el agente causante de la infección para poder aplicar el tratamiento específico.

Cultivo seminal

Como en el caso de la orina, sirve para determinar la presencia de bacterias en el semen y signos de infección. Dado que los fluidos que produce la próstata confluyen en el líquido seminal, es lógico que, en caso de prostatitis, puedan encontrarse en el semen bacterias o células inflamatorias.

Tacto rectal

Esta exploración médica consiste en palpar, a través del recto, la glándula prostática para detectar señales de agrandamiento o hinchazón de la misma.

Ecografía prostática

Mediante una sonda rectal, el urólogo puede examinar el aspecto y tamaño de la próstata así como la posible acumulación de pus en esta glándula.

Analítica de sangre

En el análisis de sangre, además de los metabolitos y los elementos bioquímicos normalmente analizados, en el caso de la prostatitis se evalúa especialmente los niveles del antígeno prostático sérico (PSA). Esta proteína, exclusivamente producida por la próstata, se libera a la sangre cuando ésta se encuentra inflamada.

Además de todas las pruebas anteriormente citadas, el médico realizará al paciente una anamnesis completa. Este proceso consiste en realizar preguntas sobre el historial clínico del paciente para poder llegar mejor a un diagnóstico certero.

Tratamiento de la prostatitis

Existen tratamientos médicos y naturales para ayudar a curar la prostatitis. A continuación presentamos algunos de ellos:

Tratamiento médico

El tratamiento de la prostatitis aguda se realiza a base de la administración de antibióticos orales o por vía intravenosa. El tiempo medio de duración del tratamiento suele estar entre las 2-3 semanas. La mejora en los síntomas comienza a notarse tras 48-72 horas de aplicación del tratamiento.

En el caso de la prostatitis crónica el tratamiento antibiótico se puede prolongar hasta las 12 semanas. Debido a que en estos casos la infección suele reaparecer, el daño al tejido puede ser mayor y, en ciertas ocasiones, puede ser necesario recurrir a técnicas quirúrgicas para extirpar el tejido inflamado.

Además de la medicación empleada para frenar el crecimiento bacteriano también puede ser necesario el uso de antiinflamatorios.

El tratamiento del síndrome del dolor pélvico crónico es complicado e inespecífico, pues en la mayor parte de las ocasiones su causa no está completamente determinada. Cuando no se puede determinar el origen de la dolencia, la medicación habitualmente empleada consiste en analgésicos para paliar el dolor.

Tratamiento natural

Los remedios naturales para la cura de la prostatitis están enfocados a rebajar el dolor que pueda causar la inflamación de la próstata y en ningún caso deben emplearse como sustitución al tratamiento médico.

Dado que el síntoma más habitual es la dificultad o el dolor al orinar, se recomienda beber abundantes cantidades de líquido a lo lago del día para facilitar la expulsión de las bacterias.

También se aconseja el consumo de alimentos con alto contenido en líquidos como la piña o el melón. Estas frutas pueden servir de ayuda para eliminar toxinas y reducir la retención de líquidos.

Asimismo tomar infusiones con propiedades diuréticas, como la cola de caballo o el diente de león, ayuda a disminuir las molestias, ya que presentan propiedades depurativas y desinflamantes.

Otro remedio natural beneficioso en la cura de la prostatitis es la toma de baños de agua caliente. El contacto de la zona inflamada con el agua puede ayudar a aliviar el dolor causado por la infección.

Preguntas de los usuarios

¿La prostatitis es contagiosa?

No, la prostatitis no es una enfermedad contagiosa y tampoco es considerada como enfermedad de transmisión sexual. Sin embargo, la inflamación de la próstata sí que puede ser un síntoma derivado del contagio por una ETS.

¿Se puede mantener relaciones sexuales si se padece prostatitis?

En principio no existe ningún problema en mantener relaciones sexuales, pues esta patología no lo impide fisiológicamente hablando. La posibilidad de mantenerlas dependerá del grado de dolencia que padezca el hombre como consecuencia de la infección.

¿La prostatitis puede causar impotencia?

No hay evidencias clínicas de que la prostatitis cause impedimentos para conseguir la erección, ya que esta glándula participa en la eyaculación pero no en la erección.

La consecución de la erección no depende del funcionamiento de la próstata, sino de una buena vasodilatación y de un correcto funcionamiento del sistema nervioso y hormonal en el hombre.

¿El estrés es causa de prostatitis?

A pesar de que su efecto es menos evidente, el estrés puede ser causa de prostatitis, especialmente en casos asintomáticos donde la infección no deriva de un organismo patógeno.

Durante épocas estresantes se tiende a presentar mayor tensión muscular que puede afectar a la zona del suelo pélvico y favorecer la retención de orina.

¿La inflamación de la próstata es lo mismo que una infección urinaria?

A pesar de que puedan aparecer molestias al orinar, no, la prostatitis no es lo mismo que un infección de orina, pues la prostatitis afecta a la próstata mientras que en la infección de orina se ven afectadas las vías urinarias.

¿Es normal que un hombre joven padezca prostatitis?

La prostatitis es la infección urogenital más frecuente en el varón y aunque es común su aparición en hombres de mediana edad, también puede hacerlo en hombres jóvenes.

A partir de edades más tardías la dolencia prostática más común suele ser el agrandamiento benigno de la próstata.

5 comentarios

  1. usuario
    Alejandro

    ¿Una prostatitis abacteriana crónica a la larga puede causar cáncer de próstata, sobre todo si la prostatitis se da antes de los 25 años? Gracias

  2. usuario
    Coke

    ¿Se puede desarrollar una infección en todo el cuerpo por una prostatitis?

    • avatar
      Victoria MolinerEspecialista en reproducción asistida

      Hola Coke,

      aunque es una situación bastante inusual, sí que puede darse este tipo de complicación. Se puede producir una infección generalizada debido a una prostatitis si se trata de una bacteria o un virus altamente patógeno o si la persona que está afectada por la infección presenta otra patología que a su vez le produce una bajada de su sistema inmunitario.

      Un saludo.

  3. usuario
    Rafa

    A qué edad debe un hombre comenzar a hacerse revisiones de próstata y cada cuánto es necesario hacerlas?

    • avatar
      Victoria MolinerEspecialista en reproducción asistida

      Hola Rafa,

      normalmente se recomienda que las revisiones de próstata comiencen a partir de los 50 años. Sin embargo, si se tienen antecedentes familiares de enfermedades prostáticas, conviene adelantar la primera revisión a los 45 años.

      En cuanto a la frecuencia a la hora de visitar al urólogo, es suficiente con hacerlo una vez al año, aunque tu médico puede recomendarte adelantar la siguiente visita si fuera necesario.

      Un saludo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar