Diversidad familiar

En los últimos tiempos observamos que en la sociedad española cada vez es más común la pluralidad de formas de convivencia.

A la familia convencional, “la de toda la vida”, formada por una madre, un padre y su descendencia, se han ido sumando otras unidades familiares como pueden ser las familias monoparentales o aquellas en las que los progenitores son del mismo sexo.

En cierta medida, las Técnicas de Reproducción Asistida han contribuido a la aparición de éstos nuevos modelos de familia.

El avance en la legislación española ha permitido que las mujeres no casadas puedan acceder a éste tipo de técnicas. Además, la aprobación de leyes que regulan las uniones de hecho y el derecho de las parejas homosexuales al matrimonio (aprobado en 2005) produjo una equiparación de los matrimonios heterosexuales y homosexuales con trascendencia en el campo de la Reproducción Humana Asistida (habilitando el acceso a los matrimonios de lesbianas), posibilitando que aquellas parejas de lesbianas casadas o que son parejas de hecho, también puedan formar una familia con hijos propios.

Gmer ofrece como centro de reproducción y genética, la posibilidad de que toda mujer con deseo de maternidad, ya sea en solitario como con pareja homosexual o hererosexual, consiga su sueño.

Ser madre soltera

En muchas ocasiones la situación personal no propicia que la mujer pueda cumplir su deseo de ser madre, el no tener pareja en ese momento y ver como la edad juega en contra contribuye a que la mujer acuda a un centro de reproducción.

Una vez tomada la decisión y ya en la consulta se le indican cuáles son sus opciones. Hay que tener en cuenta que, en principio, estas mujeres no padecen disfunción reproductiva, por lo que se intenta aplicar el tratamiento de reproducción asistida que más se aproxime a la forma natural.

La técnica más sencilla por la que se suele optar, si no hay contraindicación, es la Inseminación Artificial con semen de donante. Pero, también es cierto que muchas de ellas acuden al centro con una edad avanzada y es conocido que la calidad ovocitaria disminuye significativamente con la edad. A partir de los 35 años se produce ese punto de inflexión, por lo que en otras ocasiones estarían indicadas técnicas de reproducción asistida más complejas como la Fecundación in vitro.

Método ROPA para parejas lesbianas

En el caso de las parejas de lesbianas, siempre y cuando estén casadas o bien sean parejas de hecho, el método conocido como “ROPA” (Recepción de Ovocitos de la Pareja), permite que las dos mujeres puedan participar en la maternidad.

Se trata de una Fecundación in vitro en la que una de ellas, tras someterse a una estimulación ovárica, aportaría los óvulos, los cuales se inseminarán en el laboratorio con el semen de un donante. Así se obtendrían los embriones para ser transferidos al útero de su pareja que llevaría la gestación.

Ser papá por gestación subrogada

Por último, nos quedaría hablar de aquellas familias formadas por uno o dos varones y su descendencia. Aquellos hombres solos o bien en pareja que quieren tener su propia descendencia deberán recurrir a la “gestación por sustitución”.

Este tipo de gestación también conocida como “vientre de alquiler” o “maternidad subrogada” consiste en que una mujer lleva el embarazo y da a luz a un hijo que legalmente pertenece a otros padres.

En algunas ocasiones, hay parejas heterosexuales que también precisan de este tipo de maternidad. En España, la Ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida, no permite este tipo de técnica ya que establece que la filiación está determinada por el parto. No obstante existen países como Rusia, México, India o algunos estados de Estados Unidos donde si está permitida.

Dependiendo de los convenios existentes entre esos países y España será luego más fácil el reconocimiento de la filiación de los hijos nacidos de un vientre de alquiler.

En la maternidad subrogada se pueden dar dos opciones:

  • La madre gestacional aporta también su óvulo. El embarazo se consigue por medio de una Inseminación artificial o de una Fecundación in vitro.
  • La madre gestacional únicamente lleva el embarazo y tanto el óvulo como el espermatozoide son aportados por la pareja que solicita la subrogación. Los embriones que se obtienen proceden de una Fecundación in vitro. En éste caso no existe ninguna vinculación genética entre la gestante y el embrión.

Por supuesto que existen otros modelos de familia que no hemos abordado ya que hemos intentado centrarnos en la contribución de las técnicas de reproducción asistida a la aparición de esos nuevas formas de convivencia familiar.

2 comentarios

  1. usuario
    juliany

    mi pareja quizo tener bb y adoptamos una beba al cabo de 6 años quizo tener bb ,salio embrazada y luego de dos años me dejo y se fue a vivir con el padre de la bebe y me dejo con la bebe q habiamos adoptado y de verdad ahora me siento tan mal porque ya yo me habia appegado a esa bebe creo que necesito ayuda para superar todo eso

  2. usuario
    yudie

    Yo creo que la vida evoluciona y las personas con ella y gracias a Dios existe la reproducción asistida que permite que las familias evoluciones junto a las personas.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar