La UE solicita a España datos de incidencias en clínicas de reproducción asistida

Desde la Unión Europea ha pedido a los centros de fertilidad a través del Ministerio de Sanidad un registro de los efecto adversos o los problemas que han surgido en los tratamientos de fertilidad realizados el pasado año. Algunas de estas incidencias pueden ser problemas con la estimulación ovárica (hiperestimulación), lesiones o daño durante la punción folicular, errores en la manipulación de gametos (óvulos y espermatozoides) y/o embriones, incluso en la detección de enfermedades hereditarias en niños nacidos con gametos de donante.

El portavoz del Ministerio de Sanidad explica que han iniciado contactos con distintas comunidades autónomas para recabar la información requerida por las autoridades europeas. “Es una petición rutinaria, no obedece a que se haya detectado ningún problema”, “es una forma de revisar lo que hacen las clínicas con naturalidad”.

Registrar a los donantes europeos

Hace 10 años se aprobó aplicar una directiva europea (2004/23/EC) para controlar las normas de calidad y seguridad con respecto a “donación, evaluación, obtención, procesamiento, preservación, almacenamiento y distribución de células y tejidos humanos”. Pasado dos años se aprobaron nuevas directivas de carácter más técnico para buenas prácticas en la manipulación e intercambio de tejidos y células. España añadió esta modificación en el año 2006 con el real decreto ley 9/2014, se ha aplicado en lo relacionado con trasplante de órganos y tejidos, pero no en el ámbito de la reproducción asistida.

Opinión de los expertos en fertilidad

España no ha cumplido esta norma, otro de los aspectos que todavía está por implantar es la creación de un código único de donación, lo cual es básico para el futuro registro de donantes europeo, que ya debería estar preparado. José Antonio Castilla, director de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) indica que España no es el único país que ha incumplido los plazos, al menos Holanda, Italia y Austria se encuentran en la misma situación.

El secretario de la SEF, Luis Martinez declara que hasta este momento no existía ninguna obligación de reportar las incidencias en los tratamientos, aunque los centros se autocontrolan bastante bien. Ahora el Ministerio tendrá constancia mediante el Sistema de biovigilancia en técnicas de reproducción asistida, este es el camino para conseguir una unificación de las técnicas de reproducción asistida en la Unión Europea. El objetivo final sería realizar un registro único europeo de donantes, que debería estar listo en un plazo de dos años.

“Cada vez es más habitual el intercambio de gametos entre países, por lo que un registro único europeo será muy provechoso” comenta Montse Boada, presidenta de la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (Asebir) “La estadística y la notificación de efectos adversos está dirigida a la creación de este registro” añade esta embrióloga de Institut Dexeus.

Informe de afectos adversos en fertilidad

Técnicas innovadoras como la preservación de la fertilidad femenina, que se realiza mediante vitrificación (congelación ultrarrápida) favorecen la circulación y el transporte de gametos entre hospitales y centros de fertilidad europeos. Para que esta circulación funcione “hay que asegurar que todos los centros trabajan con los mismos estándares de calidad” apunta Boada.

Las incidencias que se reportarán en estos informes son situaciones como las siguientes:

  • Si el bebé de una mujer que se ha sometido a un tratamiento con donante de semen ha heredado una enfermedad genética transmitida por el donante.
  • Una mujer que ha donado sus óvulos y ha padecido un sangrado anormal durante la extracción.

Con este registro único, el esperma de ese donante quedaría automáticamente descartado para utilizarse en otros tratamientos de fertilidad y la donante de óvulos sería rechazada para una nueva donación o se le realizaría una atención especial para que no se repita la misma situación.

Antes de la creación de este registro único, es necesario comenzar por garantizar la calidad de los procedimientos en todos los países, de ahí la creación del Sistema de biovigilancia para complicar los incidentes producidos en los tratamientos, así como acordar un código único para la identificación de las muestras que incluya de quién son, cuándo se obtuvo la muestra, quién la almacenó y en qué condiciones.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar