Afrontar el aborto espontáneo tras una fecundación in vitro

Un aborto espontáneo es siempre una mala noticia pero resulta especialmente dolorosa en aquellas mujeres que tras varios meses buscando el embarazo, lo logran gracias a un tratamiento de FIV.

La felicidad que siente una pareja ante el esperado resultado positivo en el test de embarazo se ve truncada por la tristeza de la pérdida gestacional.

Desde FIV-Recoletos queremos ayudaros a superar este bache explicando las principales causas del aborto espontáneo y dando una serie de consejos para afrontar este duro golpe de la mejor forma posible.

¿Por qué he sufrido un aborto?

Aproximadamente el 85% de los abortos espontáneos o naturales tiene lugar en el primer trimestre de gestación. Si el embarazo llega a la semana 7 de forma normal, la probabilidad de aborto se reduce de forma importante (menos del 5% de los abortos).

La mayor parte de los abortos naturales se producen cuando el embarazo no está evolucionando de forma normal y en estos casos, generalmente ni la mujer ni los médicos pueden hacer nada para evitarlo.

Las anomalías cromosómicas en el embrión son la causa más frecuente por la que el embrión no puede seguir su desarrollo normal. Esto no implica que necesariamente los padres tengan alteraciones genéticas sino que el óvulo y/ o el espermatozoide a partir del cual se ha formado el embrión, han experimentado alguna alteración en sus cromosomas que impide que el embrión pueda implantar o desarrollarse de forma correcta.

La edad materna es un factor que influye de forma importante en la probabilidad de aparición de anomalías cromosómicas en el embrión.

Otras posibles razones por las que se puedes producir un aborto espontáneo en los primeros meses son:

  • Problemas uterinos o del cuello del útero que impiden que el embrión pueda seguir su evolución
  • Infecciones
  • Alteraciones hormonales
  • Problemas del sistema inmune
  • Enfermedades sistémicas
  • Tóxicos ambientales o radiaciones

El hecho de haber sufrido abortos previos también aumenta la probabilidad de sufrir una nueva pérdida gestacional. También presenta fuerte influencia el estilo de vida, pues se ha visto que el tabaco, el alcohol o las drogas son factores de riesgo de aborto natural.

Aborto natural en fecundación in vitro (FIV)

Los estudios realizados sobre este tema indican que los abortos espontáneos en pacientes que han logrado el embarazo por FIV son ligeramente superiores a la tasa de aborto en embarazos espontáneos.

No obstante, debemos destacar que la mayor incidencia de aborto no se produce por la técnica de FIV en sí misma sino porque la edad de las mujeres que se someten a los tratamientos de reproducción asistida es significativamente mayor y ello afecta sustancialmente a la fertilidad femenina, no solo a la hora de concebir sino también en relación al riesgo de aborto.

De hecho, las tasas de aborto en mujeres con menos de 35 años no alcanzan el 15% mientras que mujeres de 35 a 45 años de edad tiene una probabilidad de aborto de entre el 20 y el 30%. El dato se vuelve especialmente alarmante en mujeres con más de 45 años, cuyo riesgo de aborto es del 50%.

La razón principal de estos valores es que a mayor edad mayor es el riesgo de concebir embriones con anomalías cromosómicas, que es la causa más frecuente de los abortos espontáneos.

Cómo afrontar la pérdida gestacional

Como hemos comentado, hacer frente a la tristeza, rabia e impotencia ante un aborto tras mucho tiempo de búsqueda del bebé no es fácil para una pareja. A continuación damos algunos consejos de ayuda emocional para afrontar estas situaciones, especialmente difíciles para la mujer por vivirlo en primera persona:

  • Tienes derecho a estar triste, no intentes esconderlo. Has tenido una pérdida y es normal y natural estar triste.
  • Date tiempo para recuperarte de la pérdida, pues el aborto es un duelo que tiene sus fases. Deberás pasar por casa una de ellas y ello requiere tiempo.
  • Presta atención para intentar entender y aceptar los sentimientos que estás teniendo en cada fase. Empatía, tristeza, culpabilidad, depresión o ira son algunas de las sensaciones más comunes.
  • Es fundamental que te cuides: estás pasando por una etapa dura pero si te descuidas será más duro aún. No debes dejar de comer, ni de dormir ni de cuidarte. Mantén tu cuerpo y tu mente sana y descansa el tiempo que necesites.
  • Ve a un profesional si lo consideras oportuno. Si no puedes superar la situación por ti misma, consultar con un psicólogo con experiencia en estos temas puede ser de gran ayuda para entender y afrontar la pérdida.
  • Deja que tu entorno te ayude. Aunque generalmente en situaciones de tristeza podemos preferir estar solos, la recuperación es mejor con el apoyo de tu pareja, amigos íntimos y familiares.

El cuerpo de la mujer se recupera del aborto aproximadamente en uno o dos meses, dependiendo del tiempo de embarazo hasta el momento del aborto. Sin embargo, la recuperación emocional muchas veces es más larga y costosa. Debes tener paciencia e intentar mantener la actitud positiva.

¿Qué esperar después de un aborto?

La mayor parte de mujeres que han tenido un aborto natural no tienen problemas para lograr de nuevo el embarazo ni necesitan tratamientos específicos para poder dar a luz a niños sanos en el futuro.

No obstante, cuando se produce más de un aborto, lo que se conoce como aborto recurrente o de repetición, es recomendable realizar una evaluación médica completa que permita determinar las causas por las que se producen las pérdidas para poder así valorar el tratamiento que permite que un nuevo embarazo llegue a término.

Conocer la causa permite personalizar el tratamiento y utilizar terapias específicas. En aquellos casos en los que no se da con el motivo del aborto, el tratamiento genérico basado en administración de aspirina, heparina y progesterona mejora de forma importante los resultados.

En caso de abortos recurrentes en los que no se haya conseguido diagnosticar una causa tratable o en aquellos cuya causa es genética, la reproducción asistida ofrece soluciones alternativas para lograr el embarazo como la FIV con donación de óvulos o el diagnóstico genético preimplantacional (DGP).

3 comentarios

  1. usuario
    Lyrio

    Recién tuve un aborto espontáneo en la semana 8, tras un tercera FIV. Las dos primeras, ni siquiera logró implantarse mi pequeño embrioncito.

    Cuando supimos la noticia, mi esposo y yo, nos pusimos locos de felicidad, después… a mí me entró la angustia de estar embarazada, tengo 46 años, con una carrera profesional exitosa y nunca entró en mi mente ser madre, hasta hace como 5 años, y también por el anhelo de mi esposo.

    Me siento culpable, porque esta angustia de ser madre, me produjo mucho estrés, es decir, cuando caí en la cuenta de que estaba embarazada, me replanteé muchas cuestiones. Creo que esta primera vez no estaba preparada, a pesar de mi edad, para ser madre… Ahora que fui con el ginecólogo y nos confirmó que el embrioncito se había reabsorbido, me sentí muy mal.

    Ahora ha cambiado mi perspectiva y anhelo con todo el corazón volver a quedar embarazada… me parece que mucho influyó mi estado de ánimo, la mente es sumamente poderosa. Como persona creyente, espero que mi pequeño bebé me perdone, y que Dios me permita ser madre.

  2. usuario
    Encarna897

    ¿Qué se puede hacer ante el aborto? ?Cómo se puede evitar que vuelva a producirse?

  3. usuario
    YOLI

    Un aborto es duro, tanto si es después de FIV como natural. La ilusión en el embarazo es mucha, obtener un positivo es una alegría que se ve truncada semanas después por la pérdida. Yo pasé por tres abortos naturales antes de hacer la FIV, luego en FIV tuve uno y al segundo intento tuve a mis mellizas. Lo pasé muy mal la verdad

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar