Niveles de hCG tras un aborto

Por (embrióloga).
Actualizado el 17/02/2016

La Gonadotropina Coriónica Humana es la hormona propia del embarazo encargada de mantener al cuerpo lúteo (folículo ovárico tras la ovulación) produciendo progesterona después de haberse logrado la concepción.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Producción de beta-hCG

El origen de la hormona beta hCG es el sincitiotrofoblasto, la parte más externa del embrión.

El corion, una de las envolturas externas que recubren al embrión humano y que colabora en la formación de la placenta, comienza a producir hCG cuando el embrión se implanta en el útero, que suele ser de 8 a 10 días después de la concepción. Por esta razón, la detección de hCG en el organismo de la mujer indica que se ha producido la implantación del embrión y por tanto el embarazo.

Valores normales

El tiempo de duplicación de la beta hCG en el embarazo mide de alguna forma la velocidad del desarrollo de la futura placenta. Un tiempo muy lento puede estar indicando un problema o un riesgo de aborto.

Por lo general, los valores de hCG se duplicaran cada 48-72 horas. Esto significa que si tu beta hCG es de 150 mUI/ml el lunes, debería situarse en un valor aproximado a 300 mUI/ml entre el miércoles y el jueves.

Muchas veces, cuando la velocidad de duplicación entre la primera y segunda prueba es lenta, se suele realizar una tercera y algunas veces incluso una cuarta prueba de hCG a intervalos de 2 días entre ellas para analizar la evolución en el nivel de esta hormona.

El hecho de no doblar los niveles hormonales en el tercer y/o cuarto análisis es un signo de mal pronóstico. Por lo general, indica una implantación fallida o disfuncional que lleva a abortos involuntarios.

Aborto involuntario y vuelta a la normalidad

Un aborto involuntario es la pérdida de un embarazo. Ocurre sobre todo en las primeras 20 semanas del período de gestación. Esto se debe a diferentes factores como, por ejemplo, anomalías cromosómicas presentes en el óvulo fecundado o bien porque el embrión no se implanta adecuadamente en el útero.

Tras un aborto, el cuerpo tarda semanas en recuperar los niveles normales de hCG, es decir, la ausencia total de esta hormona. En el organismo de una mujer no embarazada, el nivel de hormona hCG es cero.

Los niveles de hCG en el momento del aborto varían dependiendo de cómo de avanzado estaba el embarazo.

Por ejemplo, los niveles de hCG a las seis semanas, es decir, dos semanas después de la primera falta en el período, rondan la media entre 1,080 mlU/ml y 56,500 mlU/ml. Cuando los niveles de hCG no coinciden con los que se esperan o bien no aumentan al ritmo al que deben hacerlo, es momento de pararse a pensar en la posibilidad de que esté ocurriendo algo.

Si los niveles no disminuyen después de un aborto involuntario, significa que el tejido productor de la hCG está todavía presente en el cuerpo. Hasta que la hormona hCG no deje de producirse, el ciclo menstrual no se reanudará. Esto complica las cosas, puesto que no será posible conseguir un nuevo embarazo hasta que todo haya vuelto a la normalidad.

El tiempo que se tarda en volver a la normalidad en este sentido es en torno a las 4 o 6 semanas después del aborto. Cuanto más elevados estén los niveles de hCG, más tiempo se tardarán en volver a los valores iniciales.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 María Rodríguez Ramírez
María Rodríguez Ramírez
Embrióloga
Grado en Biología y Grado Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre María Rodríguez Ramírez

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.