Semana 7 de embarazo: ¿cómo están el bebé y la madre?

Por (embrióloga).
Actualizado el 03/11/2017

En la séptima semana de embarazo, es posible que la mujer ya empiece a notar el aumento de peso, además de otros síntomas característicos.

El embrión sigue con su desarrollo de manera muy rápida y toma la forma del futuro bebé. Puede que en este tiempo ya empiece a moverse, aunque la madre todavía no lo notará.

Durante esta semana, es recomendable que la mujer piense en hacer una visita a su ginecólogo para hacer la primera ecografía.

El embrión a las 7 semanas

Con 7 semanas de embarazo, el embrión tiene una edad gestacional de 5 semanas, ya que la gestación se empieza a contar desde el día de la última regla, es decir, 2 semanas antes de la concepción del embrión.

El tamaño del embrión es de aproximadamente 1 cm en la semana 7 de embarazo y continua con la organogenésis, es decir, el desarrollo de todos sus órganos y sistemas del cuerpo.

Los cambios que experimenta el embrión durante la séptima semana se comentan a continuación:

  • El cerebro ya tiene los dos hemisferios y tiene lugar la neurogénesis. En este momento, se producen alrededor de mil millones de neuronas.
  • Los rasgos faciales son cada vez más evidentes: los ojos tienen color, aparecen los párpados, la nariz empieza a asomar con las fosas nasales, aparece el hueco correspondiente a la boca al inicio del tracto digestivo, etc.
  • El corazón tiene dos cámaras y late a un ritmo más regular.
  • El hígado, el páncreas y los bronquios se forman y empiezan a funcionar. El hígado es el encargado de fabricar las células sanguíneas porque la médula ósea aún no se ha formado.
  • La piel es muy fina, casi transparente.
  • Los brazos y las manos se intuyen, pero aún no han aparecido los dedos. Las protuberancias de las piernas empiezan a crecer.
  • Se forma el tracto digestivo embrionario, el cual se une con el cordón umbilical.
  • El esqueleto va adquiriendo su forma y aparece el tejido que formará las futuras vértebras.

Debido a todos estos grandes cambios, estas semanas son críticas para el correcto desarrollo del embrión. La exposición a agentes teratógenos podría provocar malformaciones congénitas en el futuro bebé.

La placenta sigue con su proceso de formación para poder servir de suministro nutricional próximamente. También será la encargada de retirar los productos de desecho del feto durante el resto del embarazo.

El cordón umbilical, el cual une al embrión con la placenta, aumenta su tamaño y se ensancha durante esta semana para mejorar la conexión.

Si quieres seguir leyendo sobre esta parte de la embriogénesis, te recomendamos leer el siguiente artículo: Formación de la placenta y el cordón umbilical.

Síntomas en la madre

No existen cambios importantes con respecto a la semana pasada. Es probable que algunos síntomas comiencen a mejorar o desaparezcan, pero lo habitual es que se siga con los mismos síntomas de las anteriores semanas.

A continuación, vamos a comentar los síntomas típicos del embarazo durante el primer trimestre:

  • Náuseas, acompañadas o no de vómitos.
  • Cambios de humor repentinos.
  • Aparece el ardor como consecuencia de la presión del útero sobre el estómago.
  • Ligero aumento de peso.
  • Estreñimiento, ya que el tránsito intestinal se vuelve más lento.
  • Dolor de cabeza y fatiga.
  • Ganas frecuentes de orinar por la presión sobre la vegija.

La mayoría de estas molestias suele durar los primeros meses. A partir del cuarto mes, van desapareciendo los síntomas de embarazo, a excepción de los relacionados con el aumento de la barriga.

El nivel elevado de la hormona progesterona durante el embarazo hace que la mujer se sienta más sensible y emotiva.

Por último, un cambio importante en el cuerpo de la futura madre es la formación del tapón mucoso, el cual se encarga de sellar el útero para proteger al feto y evitar las infecciones.

Control del embarazo

Cuando la mujer acude a la primera visita ginecológica una vez descubre el embarazo, se abre una historia clínica para empezar con el seguimiento de la gestación durante los próximos 9 meses.

Se toman las primeras medidas que deben controlarse durante el embarazo: el peso y la presión arterial. Es aconsejable no ganar más de 1 o 1,5 kg por mes durante todo el embarazo.

También se programa un análisis de orina y de sangre para ver si todos los parámetros están dentro de la normalidad y comprobar si existen anticuerpos de virus como la hepatitis, la toxoplasmosis y la rubeola.

Normalmente, las mujeres que se hacen una ecografía temprana en la semana 7 de embarazo son aquellas que vienen de un tratamiento de fecundación in vitro (FIV), las que tienen abortos previos o o las que han tenido un sangrado vaginal en los últimos días.

Para un embarazo de evolución normal, la ecografía del primer trimestre se realiza unas semanas después. No obstante, en esta séptima semana de embarazo ya es posible ver al embrión por ecografía y escuchar su latido cardiaco.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad y te enviará información sobre sus presupuestos y condiciones. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Recomendaciones en la semana 7

En la semana 7 de embarazo, es importante que la mujer empiece a prestar especial atención al cuidado de su cuerpo si no lo ha hecho todavía.

Llevar un estilo de vida saludable no solo ayudará a mantener un embarazo sano, sino que también es esencial para combatir los síntomas no deseados como las náuseas.

A continuación, vamos a comentar algunas recomendaciones a tener en cuenta durante esta séptima semana de embarazo:

Alimentación

En primer lugar, es recomendable hacer todas las comidas, incluso picar algo entre horas si la mujer tiene muchas náuseas. De esta manera, el estómago no estará vacío y será más fácil combatirlas.

Los alimentos con mucha proteína son los más adecuados para las náuseas. Por otra parte, el jengibre es una planta natural que ayuda a aliviar las náuseas, ya sea en infusión o en caramelos.

Es muy importante beber mucha agua durante todo el embarazo. La hidratación evitará la salida de estrías y reducirá el estreñimiento. No obstante, tampoco hay que pasarse bebiendo agua, ya que esto puede hacer empeorar las náuseas y aumentará las ganas de orinar.

Como hemos dicho, la semana 7 de embarazo es muy importante para la correcta evolución del bebé. Por tanto, es muy importante que la mujer lleve una dieta sana y nutritiva que favorezca toda la organogénesis. Para ello, vamos a destacar algunos nutrientes que son esenciales en la dieta:

Ácido fólico
como suplemento alimenticio, además de encontrarse en verduras de hoja verde y legumbres. Es una vitamina esencial para evitar el riesgo de malformaciones fetales.
Hierro
en verduras de hoja verde y carnes magras, además de tomates y naranjas que mejoran su absorción. Puesto que el bebé tiene una mayor demanda de sangre, es importante tomar hierro para evitar la anemia.
Calcio
tomar con la leche y yogures desnatados o semidesnatados. También con el queso semicurado. El calcio es muy importante para el desarrollo de los sistemas nervioso y muscular del bebé.
Fibra
la fruta, la verdura y los cereales deben consumirse diariamente para evitar el estreñimiento.
Ácidos grasos omega-3
en pescados. El omega-3 tiene múltiples beneficios durante el embarazo.

Por otra parte, es importante destacar los alimentos que deben evitarse durante el embarazo para evitar la toxoplasmosis o la listerosis: carnes y pescados poco cocinados o crudos, leche y quesos no pasteurizados, embutidos, patés, etc. También es muy importante lavar adecuadamente la fruta y la verdura antes de ingerirla.

Ejercicio

Una mujer embarazada no debe abandonar el ejercicio físico por completo. Practicar un deporte de intensidad moderada ayudará a llevar mejor el embarazo, reducir los dolores de espalda, evitar las estrías, etc.

Además, el deporte ayuda en gran medida a mantener el tono muscular, la fuerza y la resistencia, lo cual hará que la mujer tenga un parto más llevadero.

Los deportes más adecuados, tanto para una mujer deportista como para aquellas a quienes no les gusta practicar deportes, son los siguientes: pilates, yoga y natación. Otra opción sería realizar largos paseos diariamente. Caminar es muy bueno para la circulación y, además, ayuda a descansar y dormir por las noches.

¿Qué hay que evitar?

Además de los alimentos perjudiciales para la mujer embarazada que ya hemos comentado, existen otras sustancias que conviene eliminar de nuestro día a día:

Tabaco
la nicotina influye en el transporte de oxígeno hasta el feto y podría causar enfermedades bronquiales en el recién nacido.
Alcohol
es una sustancia tóxica que podría afectar al desarrollo físico y mental del bebé. Una de las malformaciones que aparecen en los fetos de las madres bebedores es el llamado síndrome alcohólico fetal.
Cafeína
puede provocar anemia y aumentar el riesgo de aborto espontáneo.

Lo más recomendable es dejar estos hábitos poco saludables antes de quedarse embarazada cuando la mujer se encuentra buscándolo. De esta manera, será más llevadero que hacerlo de golpe y, además, habrá menos riesgo de que hayan afectado al bebé.

Preguntas de los usuarios

Me he hecho una ecografía en la semana 7 de embarazo y no se ve nada, ¿pasa algo malo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En la séptima semana de embarazo, ya debe verse el embrión dentro del saco gestacional y, además, es muy probable que también se escuchen los latidos cardíacos del embrión. Si esto no es posible, el ginecólogo puede sospechar que ha tenido lugar un embarazo anembrionario, en el que se observa el saco gestacional pero el embrión no está dentro porque ha detenido su desarrollo muy tempranamente.

Para obtener más información sobre este tema, te recomendamos visitar el siguiente artículo: ¿Qué es el embarazo anembrionado?

¿Cuántos meses son 7 semanas de embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La semana 7 de embarazo se corresponde al segundo mes de gestación. En cuanto a la edad gestacional del embrión, éste aún tiene 5 semanas y quedarán otras 33 semanas por delante para que tenga lugar el nacimiento.

¿Qué pasa si tengo candidiasis vaginal en la semana 7 de embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Es muy frecuente que las mujeres embarazadas presenten una infección vaginal debido al aumento de estrógenos. En principio, los hongos no suelen contagiarse al feto. No obstante, es importante que la mujer acuda al médico para que se pueda aplicar el tratamiento adecuado. Un flujo vaginal abundante podría ser un síntoma de candidiasis.

Lectura recomendada

Próximamente estarás en la semana 8 de embarazo. Si quieres saber toda la información sobre el embarazo durante esta etapa, te recomendamos entrar en el siguientes post: La octava semana de embarazo.

Es posible que en esta semana 7 hayas descubierto que tienes un embarazo gemelar al hacer la ecografía de ultrasonido. Si es así, puedes encontrar toda la información sobre embarazo de gemelos y mellizos en el siguiente post: El embarazo múltiple.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.