Aumenta la infertilidad masculina frente a la femenina

Por (embrióloga).
Actualizado el 07/10/2011

Según señalan los expertos la infertilidad masculina crece a mayor velocidad que la femenina. Factores como el estrés, los tóxicos, algunos trabajos o determinados estilos de vida influyen en la infertilidad del hombre. Según un estudio reciente, las causas de la infertilidad de la mujer no han cambiado pero en el hombre están aumentando.

Se considera infertilidad a la imposibilidad de concebir un hijo naturalmente o de llevar un embarazo a término después de un año de vida sexual activa. Existen numerosas razones para que pareja no sea capaz de concebir, o no ser capaz de hacerlo sin asistencia médica.

El 15% de las parejas se ven afectadas por la infertilidad. De estas el 21% de los casos se debe a un factor masculino, 33% se deben a un factor femenino, 40% es de tipo mixto y el resto (6%) es por causas inexplicables.

En un estudio realizado a 600 parejas por una unidad de reproducción asistida en Valencia, se observa que en los últimos años ha habido cambios en la fertilidad de las parejas. Los factores que influían en la infertilidad femenina no han cambiando. Sin embargo, en el hombre si que se observa una disminución en el número de espermatozoides. Sirva como ejemplo, que la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el 2010 ha reducido los límites de concentración de espermatozoides medidos en millones por mililitro de 20 a 15.

Según Javier Díaz responsable del estudio, muchos de los seminogramas (estudio del semen) que antes eran considerados como deficientes con los nuevos valores son considerados como normales. También, hay que añadir que las técnicas que permiten detectar alteraciones que afectan a la fertilidad han evolucionado, por lo que se poseen más datos de la causa de la infertilidad que antes.

Muchos hombres sufren su problema de infertilidad con problemas psicológicos presentando alteraciones como depresión, ansiedad, aislamiento y obsesión. En las causas de la infertilidad masculina influye la alimentación, consumo de sustancias tóxicas, el estilo de vida, factores ambientales y el estrés.

Fuente: 121doc.net

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.