El 30% de las españolas en tratamiento de fertilidad padecen el Síndrome de Penélope

Por (embrióloga).
Actualizado el 14/04/2012

El 30% de las mujeres españolas que acuden a un centro de reproducción asistida sufre el llamado Síndrome de Penélope, es decir posponen la maternidad hasta pasar los 40 años de edad.

La utilización del nombre Síndrome de Penélope se inició en Italia para hacer referencia a las mujeres que postergan sus deseos de maternidad hasta encontrar el momento oportuno, que en ocasiones es demasiado tarde, al igual que Penélope en la Odisea espera la llegada de Ulises sin darse cuenta que la vida va pasando.

Retraso de la maternidad en España

La edad media para tener un hijo en España se sitúa entre los 31.5 años y cada año aumenta un poco más. Pero la media de edad de las mujeres que acuden a un centro de reproducción asistida para someterse a un tratamiento se encuentra en 37.8 años, tal y como ha comentado Maria Luisa Lopez-Teijón, Jefa de reproducción asistida del Institut Marquès, algunas de estas mujeres no tienen pareja, pero a pesar de ello, desean ser madres.

El retraso de la maternidad puede deberse a diversas causas como:

  • Búsqueda de la pareja ideal para criar a un hijo.
  • Unas condiciones laborales estables.
  • Una buena vivienda y mejor situación económica.
  • Mayor capacidad para afrontar la educación de los niños.

Ser madre a partir de los cuarenta aumenta las posibilidades de un embarazo de riesgo, se puede sufrir diabetes, mayor riesgo de hipertensión, trombofilias, existen más problemas genéticos en el feto, además los partos no suelen ser naturales se requiere cesárea y en muchas ocasiones son prematuros.

Cuando una mujer llega a una clínica de reproducción asistida se realiza un examen hormonal, generalmente un test para evaluar su reserva ovárica, así se determina su edad fértil, que puede variar en tres años más o menos de su edad biológica.

Los embarazos pueden evolucionar normalmente entre los 40 y 42 años, aunque es necesario el diagnóstico genético preimplantacional (DGP) para comprobar que el embrión es genéticamente normal y no padece ninguna anomalía. A partir de los 43 años es habitual que se recurra a una fecundación in vitro heteróloga, con la utilización de óvulos de donante.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Cristina Mestre
Cristina Mestre
Embrióloga
Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más sobre Cristina Mestre

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.