Los pólipos uterinos malignos: tipos, síntomas y tratamientos

Por (embrióloga).
Actualizado el 02/08/2017

Los pólipos uterinos o endometriales en la mujer son protuberancias de tejido o tumores que se forman en la cavidad uterina debido al crecimiento anormal de su capa interior: el endometrio.

En general, la gran mayoría de pólipos uterinos son benignos. Sin embargo, alrededor del 5% pueden volverse malignos.

Tanto el tamaño de los pólipos como su sintomatología es muy variable entre las mujeres. Además, su extirpación es necesaria para no correr el riesgo de sufrir cáncer.

Tipos de pólipos

Los pólipos uterinos se forman debido a una hiperplasia endometrial, es decir, el crecimiento excesivo de las células del endometrio. Una parte de éste prolifera de manera independiente y no se desprende cuando tiene lugar la menstruación. A continuación, esta parte del endometrio se queda en el útero y continúa creciendo.

La causa principal de este crecimiento anormal y formación de un pólipo es una alteración hormonal, concretamente por el aumento de estrógenos.

En cuanto a los tipos de pólipos endometriales, podemos encontrar los siguientes:

Pólipos uterinos funcionales
son dependientes de las hormonas femeninas estrógenos y progesterona y son siempre benignos.
Pólipos uterinos orgánicos
no tienen dependencia hormonal y en un 1% de los casos son malignos.

Los pólipos orgánicos son más frecuentes después de la menopausia y siempre deben eliminarse, tanto en el caso de aparecer síntomas como el sangrado como si son asintomáticos.

Causas

En general, se desconocen las causas que originan las formación de pólipos, aunque sí existen algunos factores de riesgo como la edad o la obesidad.

En cuanto a los pólipos malignos, ya hemos comentado que su frecuencia es mayor en mujeres de 40-65 años que ya han entrado en la perimenopausia o que son posmenopáusicas.

Los pólipos malignos son muy infrecuentes en mujeres en edad fértil.

En la mujeres sometidas a un tratamiento con tamoxifeno para el cáncer de mama, también aumenta la probabilidad de aparición de pólipos malignos y, por tanto, las revisiones ginecológicas de estas mujeres deben ser más frecuentes.

Síntomas

La mayoría de pólipos endometriales son asintomáticos y se diagnostican en las revisiones ginecológicas de rutina.

No obstante, los pólipos malignos suelen presentar mayor tamaño que los benignos y síntomas como los siguientes:

  • Hipermenorrea: sangrado más abundante de lo normal durante la menstruación
  • Metrorragia: sangrados intermenstruales
  • Sangrado vaginal después de la menopausia
  • Anemia
  • Sangrado después de relaciones sexuales si el pólipo se encuentra en el cuello uterino
  • Leucorrea: flujo vaginal más abundante de color blanco o amarillo

En menor medida y en función de su tamaño, los pólipos uterinos pueden causar problemas de fertilidad ya que cualquier obstáculo en el útero dificulta la implantación del embrión.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Evidentemente, no todos son iguales.

Por ello, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con toda la información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Tratamientos

Los pólipos del tipo funcional no son malignos y es posible que lleguen a desaparecer de forma espontánea si son pequeños.

Por otra parte, si los pólipos producen síntomas o son del tipo orgánico sí que deben extirparse ya que con el tiempo podrían llegar a malignizarse.

La operación para la eliminación de los pólipos es una intervención sencilla denominada polipectomía. Consiste en hacer una histeroscopia por vía vaginal que permite al mismo tiempo identificar y extirpar el pólipo con unas pinzas o asa especial.

En las mujeres con menopausia se ha encontrado una relación del 10% entre los pólipos uterinos y el carcinoma endometrial. Por tanto, será obligatoria la extirpación y posterior biopsia patológica para comprobar si eran pólipos benignos o malignos.

En general, todos los pólipos uterinos deben ser eliminados. La única excepción sería una mujer joven sin ningún síntoma y con un único pólipo muy pequeño, menor de 1 cm. En este caso, será necesario un seguimiento para vigilarlo y comprobar si desaparece.

Preguntas de los usuarios

¿Los pólipos endometriales y los miomas uterinos malignos son lo mismo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los pólipos y los miomas que aparecen en el útero no son exactamente lo mismo, aunque sí presentan los mismos síntomas como el sangrado. Los miomas, al igual que los pólipos, también son una tumoración benigna con un riesgo mínimo de malignizarse.

La diferencia entre ambos es que los miomas se forman a partir del músculo uterino y pueden alcanzar un gran tamaño, mientras que los pólipos se forman a partir del tejido endometrial y pueden eliminarse por sí solos.

¿Los pólipos endometriales pueden aparecer de manera múltiple?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Normalmente, los pólipos endometriales aparecen en solitario. No obstante, en un 20% de los casos se presentan de manera múltiple y con diferentes tamaños: desde pocos milímetros hasta varios centímetros. Los pólipos múltiples provocan más problemas de infertilidad ya que pueden interferir en el paso de los espermatozoides por el tracto reproductor femenino o en la implantación embrionaria.

¿Un pólipo uterino puede causar cáncer de endometrio?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los pólipos son un tipo de hiperplasia endometrial en la que las células endometriales empiezan a proliferar debido básicamente a una respuesta anormal por el aumento de estrógenos. Ésta es una condición benigna que, no obstante, podría progresar hasta un cáncer endometrial, sobre todo en las mujeres menopáusicas que no han recibido un tratamiento quirúrgico.

Lectura recomendada

Hemos hablado de los miomas como otro tipo de formación tumoral en el útero. Si quieres saber más sobre este tema, puedes seguir leyendo el siguiente post: La miomatosis uterina.

Existen otras causas uterinas que pueden provocar infertilidad femenina aparte de los pólipos endometriales. Para obtener más información sobre esto, pincha en el siguiente enlace: Esterilidad femenina debida a un factor uterino.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.