Semana 28 de embarazo

Por (embrióloga).
Actualizado el 01/12/2014

En este momento, el embarazo está bastante avanzado, por lo que el útero ocupa gran parte del vientre, el aparato digestivo tiene está un poco comprimido por lo que es recomendable comer poca cantidad varias veces al día. Es frecuente tener problemas de estreñimiento o incluso hemorroides, toma fruta y aceite de oliva para evitarlo.

Normalmente el control ecográfico en esta etapa del embarazo debe ser cada dos-tres semanas para comprobar que todo evoluciona de forma normal, aprovecha estas consultas con tu médico para preguntarle todas las dudas que te han surgido. Es muy importante tener una buena comunicación, los profesionales deben saber cómo te encuentras y cuáles son tus molestias.

Aunque depende un poco del protocolo que siga tu médico, es probable que durante esta semana te hagan un análisis de orina que detecta la concentración de azúcar y albúmina. La prueba de la glucosa, es recomendable realizarla entre la semana 24 y la 28, con ella se observa si hay riesgo de padecer diabetes gestacional. Muchas mujeres durante la gestación experimentan un aumento de los niveles de azúcar en sangre, con esta prueba si se detectan niveles elevados se realiza otra prueba más precisa denominada curva de la glucosa que ya determinaría si existe diabetes gestacional, dado el caso el médico junto con un nutricionista realizan una dieta para intentar corregir esta situación.

Una de las molestias más típicas de las embarazadas con 28 semanas de gestación es una hinchazón en pies y tobillos por acumulación de líquido. Para mejorar la hinchazón debes beber agua en abundancia y activar la circulación con un paseo de al menos 30 minutos a diario.

Prueba de la glucosa en embarazo

En la semana 28 de gestación los pulmones de tu hijo prácticamente han finalizado su desarrollo, en caso de nacimiento, el bebé prematuro tendría posibilidades de sobrevivir, aunque necesitaría recibir cuidados especiales como son la respiración asistida, alimentación e incubadora.

En el peor de los casos, si muriera, se consideraría un bebé nacido muerto y no un aborto, puesto que ya ha llegado a un nivel de desarrollo suficiente.

El principal problema en los bebés pretérmino de 28 semanas suele deberse a que los pulmones aún no han producido el surfactante, una sustancia que evita el colapso pulmonar completo entre cada dos respiraciones. Además existe muy poca grasa bajo la piel, por lo que aún no funciona con eficacia el sistema de control térmico. Precisamente a partir de esta semana se acumula la grasa en su cuerpo, por lo que su piel arrugada empieza a estirarse.

Al final de la semana 28 mide alrededor de 38 cm de longitud y pesa unos 1.050 gramos de media. Si el peso de tu hijo está entre 700 y 1.230 gramos no debes preocuparte, ya que se encuentra dentro de los valores considerados normales.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.