El consumo de agua es esencial durante la lactancia.

El agua es un componente fundamental en la dieta y cobra mayor importancia durante ciertos periodos de la vida como son el embarazo y la lactancia. En estas etapas las mujeres necesitan ingerir más cantidad de líquidos ya que mejora la formación del líquido amniótico y la producción de leche en el periodo de lactancia.

Es por ello que los expertos aconsejan que, tanto las mujeres embarazadas como las que están en el periodo de lactancia, aumenten la cantidad de agua en la dieta.

En la actualidad, se sabe que el agua es sumamente beneficiosa de varias maneras para su salud y, en concreto, para el embarazo y la lactancia. El agua contribuye a preparar su cuerpo para que él mismo pueda afrontar los cambios fisiológicos que se van experimentando durante el embarazo y, además, ayudará a aliviar alguna de las molestias y efectos colaterales propios de esta etapa particular de su vida.

Según asegura el Instituto de Investigación de Agua y Salud, la ingesta correcta de agua durante el embarazo y la lactancia es esencial sobre todo en el caso de aquellas mujeres que, durante estos periodos, tengan una actividad física moderada o residan en zonas con ambientes cálidos y secos.

La ingesta de agua es esencial ya que, durante el embarazo, las mujeres aumentan de peso debido a un aumento de su volumen plasmático, por lo cual los requerimientos de líquidos son superiores sobre todo porque estos contribuyen a la formación del líquido amniótico. Es por ello por lo que se aconseja que las mujeres embarazadas aumenten en 300 mililitros la cantidad de agua ingerida diariamente.

Durante la lactancia, y teniendo en cuenta que el 80% del contenido de la leche materna es agua, se deben consumir 700 mililitros diarios de agua más sobre la ingesta habitual para poder garantizar la salud tanto del bebé como de la madre.

Por eso, la ingesta recomendada de agua durante el embarazo sería de 2 a 2,5 litros diarios, de los cuales 0,7 litros es agua procedente de los alimentos. Por su parte, durante la lactancia la ingesta adecuada sería de 2,5 a 3 litros diarios, de los que 0,7 litros procedería también de la alimentación.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar