Aneuploidias y metabolómica

Por (embrióloga).
Actualizado el 25/04/2011

El director científico de Embryomics, Francisco Domínguez, explica cómo llevar a cabo la detección de aneuploidias a través de la metabolómica.

La metabolómica es una ciencia que estudia tanto la calidad como la cantidad de metabolitos que son en palabras del doctor Domínguez, “moléculas de bajo peso necesarias para el mantenimiento, crecimiento y funcionamiento de las células”. Se trata de un procedimiento no invasivo que puede ayudar a la selección embrionaria, mejorando de esta manera los resultados de las técnicas de reproducción asistida.

Gracias a la metabolómica podemos saber qué ocurre dentro de una célula, esta ciencia aplicada a la medicina reproductiva ofrece múltiples posibilidades. En la actualidad, se han desarrollando nuevos métodos no invasivos con el fin de detectar aneuploidías (anomalías cromosómicas) en los embriones.

Según explicó el doctor Francisco Domínguez, director científico de Embryomics, en la charla ofrecida en el IV Congreso Internacional del IVI en Valencia, bajo el título “Detección de aneuploidias por perfiles metabolómicos”, en el desarrollo de este novedoso estudio se han enfrentado a distintos retos como la complicación de la muestra ya que los metabolitos están presentes en el plasma, la orina, etc. además, existe una gran variedad de concentraciones y por otra parte,la gran cantidad de datos ya que se necesitan muchas muestras para conseguir una población estadísticamente apropiada. Las técnicas utilizadas, según explicó Domínguez han sido la resonancia magnética nuclear y la LC-MS o cromatografía de líquidos.

Síguenos en Instagram

Según indicó el doctor es conveniente al utilización de métodos no invasivos para llevar a cabo la selección embrionaria. “Existe una correlación entre aneuploidias y el metabolismo embrionario precoz” comentó Domínguez. Hasta el momento, la selección de los embriones apropiados habitualmente se ha desarrollado mediante el estudio de su evolución morfológica pero este método “no necesariamente evita las anomalías”. Por eso, han creado un método basado en perfiles metabolómicos, el espectrómetro, que se utiliza para la medición de embriones basándose en estas técnicas no invasivas.

Tras diversos estudios donde se analizaron grupos monosómicos, trisómicos, con 2 monosomías y aneuplodias se observó que, en el caso de éstas últimas cuando el embrión acumula un mayor número de aneuploidias se separa mejor.

En la actualidad se están llevando a cabo diferentes estudios para la detección de aneuploidias a través de otros métodos como por ejemplo las levaduras a través del cultivo del medio para observar los metabolitos segregados por el embrión y ver si son significativos. No obstante, estos estudios, según indicó Domínguez, están todavía en curso.

Este avance supondrá un progreso en lo que respecta a los medios de cultivo y como consecuencia, mejorará la tasa de implantación embrionaria y por tanto, los resultados en cuanto a tasa de embarazos.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.