Incorporarse al trabajo tras la maternidad

Incluso antes de nacer se establece una relación muy fuerte entre la madre y el bebé. Después del parto la madre disfruta de un tiempo dedicado sólo al cuidado de su pequeño, pero pasado este feliz momento debe incorporarse a la vida laboral de nuevo.

Este primer momento de la separación es duro, puesto que en este periodo la madre vive sólo por y para el recién nacido. Además la mujer siente miedo por si el hijo estará bien atendido o si el vínculo madre-hijo se debilita.

En determinados casos esta situación se complica, muchas mujeres deben viajar por exigencias del trabajo, es recomendable que sigan siempre las mismas pautas para que esta separación no se vuelva tan complicada.

Separarse del bebé

La separación de los padres y el bebé es complicada para las dos partes. Por un lado están los padres que sienten culpabilidad por tener que dejar a su hijo con una tercera persona y del otro lado está el bebé que mantiene una fuerte dependencia de los padres.

En los tres primeros meses de vida los bebés están acompañados por sus padres, en especial de la madre en todo momento. Esto es muy recomendable ya que ayuda a crear la unión familiar.

De cuatro a seis meses es distinto, el bebé ya tiene más autonomía y suele ser fácil que se adapte a los cambios, además está en una etapa de descubrimiento de su entorno, así que una persona nueva o una guardería le parecerán estimulantes.

Al cumplir años, sobretodo de 3 a 5 vuelve una dependencia de los padres, esto les genera angustia y frustración. Los padres tienen la obligación de ayudarlos a entender que es una ausencia momentánea y que siempre van a volver.

Para ayudarlos a que entiendan esto, existen varios métodos como jugar al escondite, así el hijo aprende a que después de desaparecer una persona vuelve a aparecer, de esta sencilla forma el niño se instruye para aceptar la separación.

Otros juegos que pueden reforzar esta idea son los trenes eléctricos que atraviesan túneles o las cajas sorpresa, donde al abrirlas aparece de repente un payaso.De esta forma se alivia la tensión por el miedo al abandono y el niño afrenta la separación como una situación momentánea y normal.

Un comentario

  1. usuario
    Andrea

    Que penita da derjarlos… aunque no viene mal volver a tu vida diaria y salir un poco de casa para variar

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar