Protege a tu bebé del calor estival

Con la llegada del verano aumenta la temperatura y el bochorno. Los bebés de menos no tiene todavía completamente desarrollado el sistema de autorregulación de la temperatura por lo que debemos prestar especial cuidado y atención para evitar que sufran un exceso de calor que pueda suponer algún daño en su desarrollo.

Consejos para proteger al bebé en verano

Para evitar en el bebé los efectos prejudiciales que puedan derivarse de las altas temperaturas propias del verano, se recomienda seguir una serie de actuaciones que detallamos a continuación:

  • Cantidad de ropa adecuada: puesto que los bebés no regular bien la temperatura, puede darse el caso de que no suden o de que no estén muy calientes por lo que muchas madres cometen el error de abrigar en exceso al recién nacido. Lo cierto es que, salvo los bebés de pocas semanas, sienten más o menos el mismo calor que nosotros, por tanto, bastará con una capa más de ropa que un adulto, en las mismas condiciones de temperatura. Si aún así tienes dudas, puedes tocar sus extremidades y nuca para verificar si están demasiado frías o calientes.

    También es posible que si tiene calor llore o se encuentre desganado. En ese caso se le refresca con una esponja húmeda, se le quita ropa y se le abanica. Si no recuperara su estado habitual habría que consultar con el médico pediatra.

  • Cómo vestirle: para mantener a los bebñes frescos y evitar que sufran un golpe de calor, se recomienda vestirlos con ropa de fibras naturales como el algodón. Que sea ligera, y preferiblemente de colores claros. Los días de mucho bochorno, es aconsejable dejarlo solo con el pañal.
  • Aumento de la humedad: en los meses de verano, la humedad es más molesta para el niño que el propio calor, porque pierden más agua por transpiración. Por esta razón, es importante controlar que estén bien hidratados.

    Si se alimenta al bebé con leche materna, no suele ser necesario darle biberones de agua entre tomas, salvo excepciones como golpes de calor, fiebre o diarrea; la lactancia materna es suficiente para mantenerlo hidratado.

    Por tanto, son las madres las que tendrán que procurar beber abundante agua.

  • Luz solar: no se debe exponer a niños menores de seis meses a la luz solar directa durante las horas de mayor radiación, es decir, entre las 11 y las 16 horas especialmente.

    Sin embargo, sí es aconsejable que tome pequeños baños de sol, ya que estimula la producción de vitamina D, imprescindible para el crecimiento. Puede empezar a hacerlo a partir del primer mes de vida, entre las 8 y las 10 de la mañana durante 5-10 minutos y por supuesto siempre con protección solar adecuada a la edad del pequeño.

    A partir del año puede ir a la playa, con la protección solar más alta, gorro y debajo de una sombrilla.

  • Aire acondicionado: Si hace mucho calor en casa y no sabemos si poner el aire acondicionado, podemos refrescar una habitación y luego llevar al bebé o regular el aparato a una temperatura en torno a los 24˚C. Nunca se debe exponer al niño al chorro directo de aire. Otra opción más acertada para refrescar las estancias en los días de mucho es emplear un ventilador.

    Es muy importante es evitar los cambios bruscos de temperatura al salir de casa o cambiar de unas estancias a otras.

  • Mosquitos: el calor y la humedad aumentan la aparición de mosquitos. Para evitar las picaduras en los bebés se debe emplear un repelente 100% natural. Hasta los dos años no se recomienda usar repelentes tópicos ni ambientales o de enchufe. Estos últimos pueden contener compuestos químicos perjudiciales.
  • El baño: no hay una edad exacta para el primer baño del bebé tanto en el mar como en la piscina. No obstante, algunos aconsejan no bañar a los bebés hasta los 6 meses para evitar posibles infecciones y alergias, así como irritaciones en la piel por las sustancias que pueda llevar el agua, especialmente los compuestos químicos de algunas piscinas.

Es importante seguir estos consejos para que el bebé no sufra durante los meses veraniegos. Los golpes de calor y la exposición al sol son los principales problemas que dan lugar a lesiones o problemas en los más pequeños. Se recomienda tener especial cuidado hasta la edad de 1 año.

Un comentario

  1. usuario
    Irela

    Muchas gracias por restos pequeños consejos… la verdad es que las que somos primerizas no sabemos exactamente cómo actuar en estos meses. Yo fui mamá hace dos meses y ahora que empieza el calor nunca sé si abrigo demasiado a mi bebé o si pasará frio… Así que bueno, gracias! Es de gran ayuda….

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar