Síndrome del túnel carpiano y embarazo

Durante el embarazo, hay una proporción de embarazadas que experimentan adormecimiento de las muñecas, puede experimentarse un hormigueo, entumecimiento de los dedos corazón, índice y pulgar e incluso calambres que pueden propagarse por el brazo, estos síntomas pueden ser debidos al síndrome del túnel carpiano.

El túnel carpiano es un espacio rígido formado por los huesos de la muñeca y el ligamento y por cuyo interior discurren hacia la mano una serie de tendones y el nervio mediano. Este nervio es el responsable de las sensaciones de la palma de la mano y de todos los dedos salvo el meñique, así como regula los impulsos de algunos de los movimientos de los dedos.

El síndrome del túnel carpiano se da cuando, a nivel de la muñeca, se presiona el nervio mediano, por una excesiva inflamación de los tendones que comparten este conducto. Esta afección se da de manera general en aquellas personas que en su vida cotidiana realizan trabajos con movimientos repetitivos de los dedos con la muñeca flexionada o con herramientas vibratorias. Existen casos en los que congénitamente, el túnel carpiano tiene un espacio menor, y los tendones presionan el nervio.

¿Por qué se da el síndrome del túnel carpiano durante el embarazo?

Durante el embarazo, la retención de líquidos y la hinchazón característica del segundo y tercer trimestre de gestación, puede ocasionar una inflamación de los tendones que acompañan al nervio mediano a su paso por el túnel carpiano y ocasionar una presión que provoca el dolor, la debilidad o el entumecimiento.

Los síntomas desaparecen un tiempo tras el parto, cuando baja la hinchazón y la retención de líquidos, pero durante el embarazo podremos tratar de reducir la inflamación de los tendones y la retención de fluidos de diversas maneras.

Síndrome túnel carpiano

Consejos para reducir el síndrome del túnel carpiano

Realizar movimientos circulares con las muñecas, hacer ejercicios con las manos colgando a ambos lados del cuerpo, y tratar de reducir la flexión de las muñecas durante la noche con ayuda de una muñequera puede ayudar a reducir las molestias. Sacudir las manos periódicamente reduce también las molestias de estos síntomas.

La ingesta de menor cantidad de sal, ayuda a reducir la retención de líquidos, y el uso de antidiuréticos como el té, o comidas que favorezcan la eliminación de líquidos puede reducir el efecto del síndrome al disminuir la presión hídrica que rodea al nervio.

En casos muy graves, de dolor intenso, queda la alternativa de la cirugía, que aumenta el espacio disponible para el paso del nervio y los tendones, pero sólo en casos extremos, la operación consiste en practicar una incisión en el ligamento de la muñeca, y permitir la liberación del nervio mediano comprimido.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar