Dolor de piernas durante el embarazo

Por (farmacéutica y embrióloga).
Actualizado el 25/09/2013

El embarazo es una de las mejores experiencias que vive una mujer, sentir que llevas a tu bebé dentro es maravilloso, pero esto no quita que la mujer sufra determinadas molestias, unas más llevadoras que otras. Una de las más comunes es el dolor de piernas.

Qué provoca el dolor de piernas

Llega un momento del embarazo en el que la mujer comienza a sentir las piernas muy pesadas, esta sensación de pesadez va aumentando progresivamente como consecuencia de que:

  • El útero crece y hace que haya más presión en los vasos sanguíneos que van hacia las piernas comprimiendo la vena cava inferior que drena habitualmente la sangre de los miembros inferiores al corazón.
  • La concentración hormonal es 100 veces superior a la normal y es la principal causante de los trastornos venosos, favoreciendo la dilatación de las venas y dificultando la conducción de la sangre desde las piernas hacia el corazón.

Como resultado de la combinación del aumento hormonal y del crecimiento del útero, la sangre se estanca en las piernas y los síntomas de piernas pesadas se manifiestan como dolores, hormigueo, hinchazón o calambres.
Pesadez de piernas durante el embarazo

Cómo aliviar el dolor de piernas

  • Realizar ejercicio físico como caminar al menos media hora, subir y bajar escaleras, hacer bicicleta o natación. Antes de realizar cualquier ejercicio habrá que tener el consentimiento del médico, además de evitar cansancios y de mantener una buena hidratación.
  • No cruzar las piernas y evitar estar durante mucho tiempo en la misma posición. Mantener las piernas en alto (por encima del corazón) el mayor tiempo posible.
  • No utilizar ropa ni calzado ajustado, sobre todo en la zona de piernas y pies, ni mantener las piernas cerca de una fuente de calor.
  • Antes de acostarse realizar estiramientos de los músculos de las piernas, y realizar rotaciones de tobillos para reactivar la circulación.
  • Masejear las piernas durante al menos 5 minutos cada día con aceites o cremas para piernas cansadas.
  • Evitar estar sentado o de pie durante mucho tiempo.
  • Evitar ganar peso excesivo y los alimentos muy especiados porque dilatan aún más las venas.
  • Realizar baños de agua fría en las piernas.
  • Consultar con el médico la posibilidad de tomar flebotropos o flebotónicos, que son medicamentos que mejoran el tono de las venas y alivian la sensación de pesadez e hinchazón.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Clara Miret Lucio
Clara Miret Lucio
Farmacéutica y embrióloga
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Valencia (UV), con Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV. Experiencia como farmacéutica y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva en Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) y, actualmente, en Equipo Juana Crespo (Valencia). Más sobre Clara Miret Lucio

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.