Running durante el embarazo

Uno de los deportes que más se ha puesto de moda en los últimos años es el running. Cada día son más las mujeres que se suman a la práctica de este deporte por sus numerosas ventajas. Es un deporte saludable que mejora el sistema cardiorespiratorio, favorece el descanso, permite controlar el peso, ayuda a combatir enfermedades y aumenta la autoestima de aquellos que lo practican con frecuencia.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Pero, ¿qué ocurre durante el embarazo? ¿Puedo seguir practicando el running con normalidad? ¿Debo dejar de correr o bajar el ritmo? ¿Va a afectar al desarrollo del bebé? Estas son algunas de las preguntas que surgen a las embarazadas. A continuación os damos las respuestas.

La moda del running también para embarazadas

Es importante distinguir entre las corredoras profesionales y las aficionadas. No hay igualdad de condiciones en cuanto al esfuerzo corporal.

Las primeras dedican su vida al deporte y por lo tanto su cuerpo está acostumbrado al esfuerzo. Muchas deportistas de élite continúan con sus entrenamientos habituales durante el embarazo e incluso compiten.

Un ejemplo de ello es Alysia Montaño, que completó los 800 metros en el campeonato nacional de atletismo de Estados Unidos embarazada de 34 semanas. Otros ejemplos son Jessica Ennis-Hill, medalla de oro en heptatlón en Londres 2012, que siguió entrenando durante la mayor parte de los nueves meses de gestación, o la maratonista Paula Radcliffe, que hizo lo mismo en 2006.

Correr es un ejercicio saludable y con numerosas ventajas

En cuanto a las mujeres que corren por pasión y por mantenerse en forma, varios estudios recomiendan hacer ejercicio en el embarazo, y en ningún caso prohíben correr por afición, siempre que no se trate de embarazos de riesgo que normalmente requieren reposo absoluto. Muchos médicos insisten en que el embarazo no es una enfermedad y por lo tanto no se debe dejar de hacer vida normal, aunque con prudencia.

Running por trimestres

  • El primer trimestre es el más variado. Existen mujeres que mantienen su rendimiento habitual ya que todavía no hay un aumento excesivo de peso ni gran sensación de pesadez y mujeres a las que correr les supone un suplicio debido a las características náuseas y malestar de estos primeros meses.
  • El segundo trimestre es el más cómodo. La mujer ya toma total conciencia de su embarazo, correr le ayuda a liberar endorfinas, controlar su peso y sentirse bien. No obstante, se aconseja que el ejercicio sea supervisado y no conlleve grandes esfuerzos.
  • El tercer trimestre es el más pesado e incómodo por el mayor aumento de peso. Si te sientes bien, continúa con el ejercicio pero reduce la intensidad en cuanto notes fatiga. La recomendación es sustituir el running por paseos de intensidad media que te ayudarán a mantener tu forma física y fortalecer tus articulaciones que se encuentran obligadas a llevar un peso extra.

Consejos para el running en el embarazo

  • Bebe mucha agua.
  • Controla la alimentación y los niveles de glucosa.
  • Consulta con el especialista la intensidad a la que debes realizar el ejercicio ya que cada mujer y cada embarazo es un mundo.
  • Presta especial atención al primer trimestre ya que es la etapa de mayor riesgo de aborto.
  • Corre si solías correr pero no te inicies en el running al comienzo de tu embarazo.

En definitiva, el consejo principal es que escuches a tu cuerpo. Es sabio. Te mandará señales que te indicarán si el running te sienta bien durante tu embarazo o si por el contrario debes elegir otro ejercicio más calmado.

3 comentarios

  1. avatar
    Andrea RodrigoEspecialista en reproducción asistida

    Tenéis que tened en cuenta que este es un artículo general, tomando como referencia embarazos considerados normales o más comunes. Los artículos que publicamos deben serviros de información pero siempre es importantísimo consultar con vuestro médico que es el que lleva vuestro caso particular.

  2. usuario
    Mónica Tudela

    A mi también me lo prohibieron pero solo durante el último trimestre por miedo a que me desmayara o algo parecido porque estaba muy floja. lo tuve que sustituir por caminatas mas ligeras.

  3. usuario
    Patricia Maldonado

    Hola, me parece muy interesante el artículo pero sinceramente, creo que deberíais insistir un pelín más en que esto es general y evitar frass como “en ningún caso prohíben correr por afición” ya que, en mi caso por ejemplo me prohibieron correr cuando soy corredora habitual por aficción. Mi médico me lo recomendó por miedo de aborto.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar