Pilates en el embarazo

Cuando una mujer sabe que está embarazada, piensa en cambiar su rutina diaria para adaptarse al enorme cambio físico y no afectar a la salud del bebé, una de las primeras cosas que piensa es en dejar de lado la actividad física. Esto no es recomendable, realizar ejercicio durante el embarazo aporta beneficios, por ejemplo mejora la irrigación sanguínea y ayuda a mantener la espalda fuerte para soportar el exceso de peso.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Algunas disciplinas deportivas no están permitidas para embarazadas, se debe preguntar al médico si se puede realizar un actividad determinada y ponerse en manos de profesionales para trabajar de forma segura. Una de las actividades más recomendada es el Pilates, además de trabajar las respiraciones, refuerza espalda y suelo pélvico que tanto sufren durante el embarazo.

Cuándo empezar con el ejercicio

Cada mujer y cada embarazo es distinto, por lo que es necesario que antes de empezar o continuar con el ejercicio hablar con el ginecólogo sobre la práctica de actividad física, se debe concretar todo lo posible para que sepa exactamente cuál será el esfuerzo físico que se realizará.

Practicar Pilates durante el embarazo

Durante el primer trimestre del embarazo es recomendable caminar, porque es cuando mayor riesgo hay de aborto espontáneo y en peor estado se encuentra la mujer. Se puede realizar otros ejercicios de forma moderada si la mujer ya tenía una rutina deportiva antes de quedarse embarazada. Pero es necesario que esa rutina se modifique, disminuyendo intensidad y duración adaptándose a la nueva condición física.

Una vez transcurrido el primer trimestre, disminuyen las molestias y es el momento idóneo para practicar Pilates. Es muy importante que acudas a un centro especializado con profesionales que hayan trabajado antes con mujeres embarazadas para que adapten las posturas y los ejercicios.

Ejercicios de pilates

Algunas posturas de Pilates no son recomendables para embarazadas, como por ejemplo estar tumbada boca abajo. Siempre debe realizarse la actividad física de una forma moderada y parar el ejercicio si no se siente cómoda en una postura determinada. A continuación describiremos qué posturas y ejercicios de Pilates son los más adecuados durante el embarazo:

  • Movilización de columna: posturas como la mesa ayudan a la mujer a fortalecer la zona de al espalda y movilizar la columna vertebral.

Beneficios al hacer Pilates embarazada

  • Posición cuadrúpeda: ejercita la zona lumbar que es la parte de la espalda más afectada por el aumento de peso durante el embarazo, además permite estabilizar la columna vertebral.
  • Fortalecer suelo pélvico: son los músculos de la parte inferior de la pelvis que sostienen útero, uretra, vejiga y recto, de ahí su nombre. Con el Pilates se trabaja esta musculatura facilitando el momento del parto. Además, si está ejercitado es más sencillo recuperar el tono muscular de esa zona tras haber dado a luz.
  • Ejercicios de respiración: en estos ejercicios es básico aprender a controlar la respiración, la entrada de aire dirigida hacia las costillas es de gran utilidad durante el trabajo del parto.
  • Apertura de pelvis: este tipo de ejercicios, especialmente con la ayuda del balón, son muy recomendables durante el último trimestre pues ayuda a que el bebé encaje en la pelvis preparándose para su salida.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar