El parto en casa causa más muertes que el parto en hospital

Por (embrióloga).
Actualizado el 16/01/2012

El dar a luz en casa supone el doble de riesgo para el recién nacido, quién tiene más probabilidades de morir tras el alumbramiento.

Aunque existen trabajos realizados que junto con la nueva estrategia de humanización del parto promovían el dar a luz en casa bajo la atención de una matrona, según datos recientes expuestos por un estudio realizado en Estados Unidos, dos de cada mil recién nacidos (0,2%) mueren en los partos a domicilio.

Si comparamos estos datos con las muertes que tienen lugar en el hospital, la cifra desciende a menos de un muerto por cada mil (0,09%).

La nueva estrategia de atención al parto impulsada por la OMS, intentar hacer el momento del parto un momento cómodo, íntimo y cálido para la mujer. De hecho es la madre la que tiene más beneficios al parir en casa, pero no hay que olvidar que es un momento de riesgo que puede poner en peligro la vida del bebé si surge alguna complicación.

El Dr. Joaquín Calaf, jefe de Obstetricia del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, indica que la madre es la que mayor satisfacción recibe con el parto en casa ya que se recupera antes y pasa por menos cesáreas y episotomías, a parte del trato más humano y familiar que recibe. Pero la sensación de confianza por estar en casa no debe dejar de lado la seguridad del parto en todo momento.

Síguenos en Instagram

Consecuencias del parto en casa

El parto es un momento de riesgo para la madre y sobre todo para el bebé si surge alguna complicación.

Aunque el parto sea asistido por una matrona, puede surgir alguna situación en la que no se disponga del material necesario para desarrollar el parto con normalidad y seguridad. La capacidad para resolver cualquier emergencia es mayor en un hospital que en una casa.

Además si fracasa el parto en casa, la mujer que acude al hospital llega con una baja reserva fetal, es decir, llega con una baja tasa de oxígeno para el recién nacido lo que se traduce en fallos respiratorios en el bebé y problemas en la reanimación.

La mujer que decide parir en casa debe ser consciente y valorar seriamente el riesgo que puede sufrir el bebé si el parto se complica.

Respecto a esta controversia entre el parto en casa y el parto hospitalario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) defiende el derecho de cada mujer a decidir de qué forma quiere que sea su parto.

Estudio clínico sobre el parto en casa

El estudio americano realizado por el Maine Medical Center y publicado en la prestigiosa revista “American Journal of Obstetrics and Ginecology”, es un metanálisis basado en otros estudios realizados en Europa, EE.UU y otros países desarrollados. En este estudio se comparan 350 mil partos realizados en casa frente a 200 mil realizados en el hospital.

Este informe ha encontrado beneficios para la madre pero no para el recién nacido. Los datos de este estudio concluyen que existe el doble de riesgo de muerte neonatal cuando la mujer da a luz en casa, y si la madre es primeriza las probabilidades de acabar ingresada posteriormente en el hospital aumentan.

En contraposición a este estudio encontramos otros trabajos realizados en países como Canadá o el centro Cochrane iberoamericano, donde según las evidencias observadas en embarazos de bajo riesgo no existen diferencias significativas en los índices de mortalidad neonatal entre partos domiciliados y partos hospitalarios.

De hecho en países europeos como Holanda y Dinamarca el parto en casa está cada vez más extendiendo, hasta un 28% de los partos son realizados en los domicilios siendo incluso cubiertos por la sanidad pública.

Siguiendo con esta controversia, profesionales y asociaciones atacan este estudio que podría ser una reacción de los ginecólogos y obstetras de EE.UU a un aumento de la demanda de partos realizados en casa, que disminuye los ingresos que reciben tanto el hospital como los propios ginecólogos.

En España, la comisión de comadronas del COIB (Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona) ha realizado y publicado una guía consensuada de criterios de actuación en el parto domiciliario. Entre los criterios que la mujer debe cumplir para poder realizar el parto en casa encontramos:

  • Edad entre 25 y 35 años
  • Embarazo de bajo riesgo
  • Embarazo único
  • Plan de gestación antes de la semana 28
  • El bebé no debe venir de nalgas
  • El parto debe ser entre la semana 37 y 42
  • La mujer debe seguir estrictamente sus análisis y ecografías de control del embarazo

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Teresa Rubio Asensio
Teresa Rubio Asensio
Embrióloga
Máster Universitario en Medicina y Genética Reproductivas por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM). Profesora de cursos de Embriología Clínica en la UHM. Miembro y redactora de contenidos científicos en ASEBIR y ASPROIN. Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva en UR Virgen de la Vega. Más sobre Teresa Rubio Asensio

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.