MACS: una técnica para la selección de los espermatozoides

La medicina reproductiva es una ciencia que crece a pasos agigantados. Entre los avances de los últimos años destacamos una técnica destinada a seleccionar los mejores espermatozoides: la técnica MACS (Magnetic Activated Cell Sorting), también conocida como Columnas de Anexina .

Se trata de seleccionar de forma inmunomagnética los espermatozoides con el ADN íntegro, es decir, sin fragmentaciones que puedan afectar a la posterior fecundación y calidad embrionaria.

Es un procedimiento que permite aumentar las tasas de embarazo y de embarazo evolutivo cuando se aplican técnicas de reproducción asistida.

Puede emplearse tanto para hacer una inseminación artificial (si la muestra de semen es suficiente) como para la fecundación in vitro (FIV), ya sea clásica o a través de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

Desde FIV-Recoletos queremos explicaros cómo se realiza esta técnica y en qué situaciones está recomendada.

Espermatozoides apoptóticos

La apoptosis es un sistema natural de control que destina las células a la muerte celular de forma programada. Los espermatozoides con el ADN fragmentado son apoptóticos y, por tanto, nunca llegarán a fecundar el óvulo. Son espermatozoides que están en la muestra de semen como un “estorbo” o impedimento para el avance de los espermatozoides que no tienen dañado su ADN.

En este sentido, la técnica MACS ha supuesto un gran avance, pues permite separar los espermatozoides en dos fracciones:

  • Espermatozoides con el ADN íntegro
  • Espermatozoides con el ADN fragmentado, es decir, espermatozoides destinados a la apoptosis.

Así, la primera fracción será la que utilicemos para la técnica de reproducción asistida, pues son los espermatozoides con mejores cualidades y, por tanto, con mayor probabilidad de fecundar y permitir el éxito del tratamiento reproductivo.

¿Cuándo se recomienda hacer el MACS?

La técnica de MACS puede realizarse en cualquier situación, aunque está especialmente recomendada en los siguientes casos:

  • ADN con elevado índice de fragmentación.
  • Ciclos previos de FIV caracterizados por la baja tasa de fecundación o la mala calidad embrionaria, a pesar de la buena calidad de los óvulos.
  • Infertilidad seminal grave.
  • Pacientes sometidos a radioterapia o quimioterapia.
  • Abortos de repetición sin otra causa identificada.

¿Cómo se hace?

Para seleccionar los espermatozoides apoptóticos se emplea la Anexina V. Esta proteína reconoce los espermatozoides con el ADN dañado y se une a ellos de forma selectiva.

Si unimos estas proteínas a unas sustancias magnéticas, se formará un complejo entre el espermatozoide dañado, la Anexina V y la sustancia magnética. Si acercamos un campo magnético, este complejo quedará retenido, mientras que los espermatozoides sanos no.

Se emplean las llamadas columnas de Anexina, de tal manera que al hacer pasar la muestra de semen por esta columna y acercar un campo magnético a la misma, podremos separar los espermatozoides.

La muestra de semen recogida estará libre de espermatozoides dañados, pues éstos habrán quedado adheridos a la columna mientras que los espermatozoides con buenas características habrán circulado libremente.

Se sabe que el uso de las columnas de Anexina mejora hasta en un 10% la probabilidad de embarazo en los casos en que está recomendada. Por esta razón, en la clínica FIV Recoletos aplicamos ésta y otras muchas técnicas innovadoras con el objetivo de ayudar a las parejas a personalizar su tratamiento y cumplir su sueño de tener un hijo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar