Donación de gametos: cuándo y cómo contarlo a los hijos

Cuando una pareja necesita recurrir a un tratamiento de donación de gametos, tanto masculinos como femeninos, inevitablemente surgen dudas y miedos con respecto a la idea de que no serán sus hijos genéticamente.

Más allá de la incertidumbre que pueda generar en los progenitores, el hecho del cómo y el cuándo contarle a los hijos cuáles son sus orígenes, supone también una decisión importante.

En FIV Recoletos sabemos que este proceso no es fácil, por ello queremos ofreceros una serie de recomendaciones a aquellos que os encontréis en esta situación.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Contarlo o no contarlo

Los resultados de estudios científicos son esclarecedores con respecto a este tema: contarle la verdad al niño sobre el tratamiento de donación de gametos es fundamental, pues ocultarlo puede suponer un grave conflicto paternofilial.

Hay que tener en cuenta que esa información, aunque también incumbe a los progenitores que fueron los que decidieron iniciar el proceso, pertenece a la persona que nació gracias a esa técnica.

Por ello, descubrir que los padres han ocultado una información tan personal puede producir, en muchos, casos un deterioro de la confianza en el entorno familiar.

¿A qué edad es mejor decirlo?

Desde bien pequeños, aproximadamente a partir de los 3 años, los niños comienzan a hacer preguntas a los adultos como “de dónde vienen los bebés” o “cómo nacieron”. En lugar de dejar pasar este tipo de preguntas, los expertos recomiendan aprovechar ese momento para contarle al niño cómo vino al mundo. Hacerlo en esa etapa de su vida favorece que asuma este hecho con naturalidad y no le resulte extraño cuando sea mayor.

Sin embargo, es importante comunicárselo adaptando las explicaciones a su edad y a su capacidad de comprensión y madurez emocional, ya que es un tema que si se desarrolla técnicamente para los niños queda fuera de su entendimiento. También es importante que se lo cuenten directamente los padres, y no otros adultos.

Para ello, la mejor forma de contarlo es hacerlo mediante cuentos o historias. A medida que crezca, sus preguntas pueden ser más específicas y es importante adaptar las respuestas a lo que pueda ir entendiendo según su edad y desarrollo.

Qué esperar de mi hijo cuando se lo cuente

Es probable que cuando se decida hablar sobre ello con los hijos surjan más preguntas al respecto y un gran sentimiento de curiosidad en el niño que pueda derivar en desconcierto, frustración, enfado o desconsuelo.

Para los padres también puede suponer un momento complicado, pues si vemos a nuestro hijo preocupado cuando se lo contemos, podemos sentir que lo hemos comunicado mal y sentirnos culpables. Sin embargo, según los psicólogos especialistas, este tipo de reacción está transmitiendo que es capaz de comprender la información que le trasladamos.

No obstante, cuando este hecho es tratado con naturalidad desde la infancia, los niños aprenden a aceptarlo mucho más fácilmente que si se hace en la adolescencia. Pues en edades tardías es más frecuente que surjan reproches y desconfianzas.

El peso de la genética

Es importante que tanto los padres como los hijos sepan que el material genético no es más que la base química del ser humano. A pesar de que nuestros genes pueden influir en nuestras características psíquicas, nuestra personalidad, nuestros gustos y nuestra forma de pensar se forjan y evolucionan a lo largo de nuestra vida gracias sobre todo al entorno en el que nacemos y crecemos.

En FIVRecoletos pensamos que, aunque pueda sonar a tópico, nuestra verdadera familia son nuestros referentes, aquellos que nos crían, nos apoyan, nos comprenden y los que, en definitiva, nos educan y nos enseñan valores, a pesar de que no compartan nuestros mismos genes.

Aún así entendemos que a veces puede ser difícil manejar esta situación. Por ello, en nuestras clínicas contamos con un unidad especializada de apoyo psicológico que atenderá cualquier cuestión que pueda surgiros antes, durante o después del tratamiento de reproducción asistida.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar