Semana 33 de embarazo

Por (embrióloga).
Actualizado el 15/12/2014

En esta etapa del embarazo, es frecuente que la embarazada sienta dolor de espalda, sobre todo en la parte baja (zona lumbar) pero puede extenderse a nalgas y muslos. Estas molestias están producidas por la denominada ciática debido al cambio del centro de gravedad. Es un síntoma muy habitual y puede ecitarse con la práctica de ejercicio moderado y estiramientos en espalda, es muy recomendable practicar yoga para fortalecer la musculatura y la columna vertebral. Si se presenta esta molestia, con el empleo de bolsas de agua caliente puede reducirse el dolor.

Algunas embarazadas sufren el síndrome del túnel carpiano, se trata de hormigueo y pérdida de sensibilidad en dedos, manos y muñecas. Ocurre porque se produce un aumento en la retención de líquidos, estando tumbada se hinchan determinadas partes del cuerpo, incluida la muñeca, por lo que al aumentar la presión del túnel se quedan pinzados algunos nervios, provocando el hormigueo y adormecimiento de estas zonas. La mejor forma de evitarlo, es buscar una buena posición para descansar y realizar ejercicios para que disminuya la retención de líquido en los tejidos.

Muchas mujeres recomiendan realizar un masaje en la zona del perineo para evitar los desgarros vaginales durante el parto. Si te sientes cómoda con esta situación, puedes empezar a informarte de cómo tienes que realizarlo y empezar a practicarlo.

Desarrollo fetal con 33 semanas

En la semana 33 de embarazo es probable que tu hijo haya adoptado la posición cabeza abajo, en la que permanecerá hasta el parto. Tocando tu barriga eres capaz de distinguir entre la espalda del niño y un pie o una rodilla. Sientes sus movimientos como golpes y patadas, porque ahora es demasiado grande para desplazarse con libertad en el líquido amniótico.

El cerebro del bebé empieza a funcionar, cada vez existe una mayor red de conexiones neuronales, aunque comienza desde el inicio del desarrollo, es en etapas finales cuando el cerebro presenta una alta tasa de actividad, el final de la maduración se producirá en las primeras etapas de la infancia.

Al final de esta semana mide alrededor de 43 cm de longitud y pesa unos 1.980 gramos de media. Si el peso de tu hijo está entre 1.500 y 2.600 gramos no debes preocuparte, ya que se encuentra dentro de los valores considerados normales.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.