Cardiopatías congénitas fetales pueden detectarse por un análisis de sangre

Las alteraciones cardiovasculares congénicas afectan a 8 de cada 1000 nacidos, pero sólo un 50% de ellas mismas son detectadas de forma prenatal.

La angiogénesis comprende el desarrollo de los vasos sanguíneos durante el desarrollo embrionario, y supone un paso clave en el desarrollo de las grandes arterias y del corazón.

“Las anomalías en el corazón y las grandes arterias son los defectos congénitos más comunes y una de las primeras causas de mortalidad neonatal y pese a los avances significativos en el conocimiento de los mecanismos que determinan la formación del corazón, las causas de estas anomalías todavía se desconocen en la mayoría de los casos” explica la agencia EFE en un comunicado.

Un estudio llevado a cabo por un grupo de investigación del Instituto de Investigación de Vall d’Hebron (VHIR) en colaboración con la Kings College University Hospital de Londres ha detectado anomalías de fetos en el desarrollo de la angiogénesis que podrían relacionarse con el desarrollo de estas enfermedades congénitas. Encuentran una angiogénesis anormal en el tejido cardíaco de fetos con cardiopatías.

Formación embrionaria de vasos sanguíneas

Detección temprana de anomalías cardiovasculares por un análisis de sangre

El estudio se llevó a cabo con 65 mujeres embarazadas cuyos fetos presentaban problemas cardiovasculares y se compararon sus análisis con tres mujeres embarazadas con fetos sin complicaciones cardiovasculares que dieron lugar a niños nacidos, que actuaban como control.

En el caso de la cardiopatía, se encontraban en la sangre de las gestantes unos niveles de compuestos biológicos relacionados con el desarrollo de la vascularización, compuestos antiangiogénicos, que disminuyen la formación de los vasos. Existe por tanto una discriminación de los factores angiogénicos en la sangre circulante de las mujeres embarazadas con fetos normales o con fetos con cardiopatías.

Esto ocurre porque la alteración del desarrollo angiogénico no reside únicamente en el feto, sino que también las alteraciones se dan en la placenta, y por ello este efecto se ve reflejado en la sangre de la madre, pudiendo detectar estas anomalías bioquímicas durante la gestación, indica la Dra. Elisa Llurba, autora principal del estudio.

La capacidad de detectar las alteraciones angiogénicas durante el desarrollo fetal es un descubrimiento que abre una puerta a la predicción y prevención de este tipo de enfermedades, que podrán diagnosticarse de forma precoz con un análisis de sangre. Así pues si los marcadores bioquímicos preveen la posibilidad de sufrir estas enfermedades, los especialistas podrán confirmar los resultados con una ecografía específica e incidir en su tratamiento en un futuro no muy lejano.

Alteraciones placentarias y fetales

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar