Nanopartículas y embarazo

Estudios realizados en ratones revelan que las nanopartículas de dióxido de titanio y sílice producen efectos adversos en el embarazo de los roedores.

Las nanopartículas son partículas microscópicas con propiedades propias que las convierten en altamente interesantes para la investigación en diferentes campos como el biomédico y el biotecnológico.

Entre sus propiedades, las nanopartículas poseen una superficie altamente reactiva y son capaces de atravesar membranas. Por eso, también se las relaciona negativamente con el impacto que puede causar en el medio ambiente y en la salud de los animales, incluyendo los humanos, debito a su toxicidad y biodegradabilidad.

Unos investigadores japoneses de la Universidad de Osaka han experimentado con ratones para ver el efecto que causan estas nanopartículas inyectadas por vía intravenosa en ratones gestantes.

Según los resultados obtenidos, estas nanopartículas de dióxido de titanio y de sílice atraviesan la barrera placentaria y generan efectos neurotóxicos en la descendencia. También observaron que los pesos uterinos y los fetos eran de menor tamaño en aquellos ratones que habían recibido las nanopartículas en comparación con los ratones del grupo control.

Este estudio, aunque no es extrapolable al modelo humano por las diferencias estructurales y anatómicas de la placenta, sirve para demostrar el efecto negativo que causan las nanopartículas en la salud reproductiva de los animales y posiblemente también en la de los humanos ya sea a corto o largo plazo puesto que pueden interferir en las funciones vitales.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar