Plagiocefalia y desarrollo neurológico

La plagiocefalia podía afectar al desarrollo neurológico.

La plagiocefalia o aplastamiento en un lado del cráneo es una anomalía bastante común en los recién nacidos. Varios estudios han observado que estas deformidades pueden afectar al desarrollo en los primeros años de vida.

Un reciente estudio estadounidense ha observado diferencias significativas en cuanto al rendimiento neurológico por lo que, a pesar de que no se prueba que la plagiocefalia retrase el desarrollo, serviría como un signo temprano de riesgo.

La plagiocefalia es la deformidad causada por dormir siempre del mismo lado. Esto se puede producir también debido a la posición en la que se encuentra el bebé dentro del útero, de forma que, un encajamiento prolongado o la posición de nalgas favorecen una determinada presión sobre su cabeza. Sin embargo, tras el nacimiento la plagiocefalia de formación es apoyar la cabeza del bebé siempre en la misma posición.

Según un estudio publicado en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine y realizado por el equipo del doctor Brent R. Collett, de la Universidad de Washington, los niños con plagiocefalia pueden tener un retraso en el desarrollo durante los primeros años de vida.

En este nuevo análisis, basado en otros anteriores, se observó el desarrollo de los niños de 18 meses, incluyendo en un grupo los niños que habían tenido plagiocefalia y en otro los que no habían tenido dicha alteración, y en todos ellos se evaluó su neurodesarrollo según las escalas de Bayley. Tras ello, se observó que el caso de los niños con dicho trastorno, el rendimiento era menor que en el de los niños sin el trastorno y eran más propensos a padecer algún tipo de alteración neurológica.

Estas diferencias fueron significativas, por lo que los autores de dicha investigación sugieren que los pediatras han de evaluar este factor para evitar problemas neurológicos posteriores y han de hacer hincapié en los padres para que cambien a los bebés de postura de forma constante. A pesar de esto, los autores añaden que los resultados obtenidos no prueban que la plagiocefalia retrase el desarrollo, sino que serviría como un signo temprano de riesgo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar