Menos amniocentesis en el País Vasco

Se reducen el número de amniocentesis en el País Vasco gracias a una prueba combinada no invasiva.

Según los datos obtenidos en la jornada científica “Cribado prenatal del síndrome de Down y otras cromosomopatías” realizada en Bilbao, se ha visto que gracias a la incorporación de la prueba combinada no invasiva en los hospitales públicos del País Vasco, el número de amniocentesis se ha reducido considerablemente. Esta prueba se está realizando a todas las embarazadas y sólo se realiza la amniocentesis si este cribado sale alterado.

La incorporación en los hospitales vascos de la prueba no invasiva para detectar algunas malformaciones congénitas ha disminuido de forma considerable en número de amniocentesis realizadas.

Esta nueva técnica consiste en un cribado prenatal para la detección precoz de anomalías cromosómicas, mediante un método no invasivo que utiliza una analítica y una ecografía entre la semana once y trece de embarazo. Mediante la combinación de estas dos pruebas, se puede detectar de forma fiable numerosas patologías que puede tener el feto entre las que está el Síndrome de Down.

Además de su sencillez, la prueba supone un diagnóstico precoz ya que permite conocer si el feto tiene alguna anomalía cromosómica antes de la semana quince, tiempo en el cual se realiza la amniocentesis. Este análisis logra reconocer células del feto presentes en la sangre materna consideradas como extrañas debido a su bajo porcentaje y que pueden ser causantes de diversas patologías cromosómicas.

Por tanto, para el análisis se requiere una simple extracción de sangre materna en la que se identifican morfológicamente el tipo determinado de célula mediante la utilización de un microscopio óptico, de un “software” automatizado de reconocimiento celular y una ecografía en la que se mide la traslucencia nucal del feto. A estos dos factores se les suma la edad, raza y antecedentes familiares de la mujer, obteniendo un algoritmo que indica de forma fiable la probabilidad de que el feto presente alguna cromosopatía.

Esta técnica no invasiva se está utilizando en el País Vasco desde 2009, se ha ido incorporando de forma gradual en los distintos hospitales y se ha realizado a todas las embarazadas. Con ello, se han visto reducidas en un número importante las amniocentesis ya que esta prueba sólo se realiza cuando los resultados del test combinado dan alterados. Por tanto, se ha reducido también el número de abortos espontáneos subyacentes de esta técnica.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar