Listas de espera y sanidad pública

Por (embrióloga).
Actualizado el 05/07/2011

Cada vez son más las parejas que tienen que recurrir a las técnicas de reproducción asistida para poder tener un bebé y formar su familia. Entre un 10 y un 15% de la población española en edad fértil tiene problemas para concebir, según la SEF (Sociedad Española de Fertilidad) son una 800.000 parejas infértiles sólo en nuestro país.

Las parejas pueden optar para realizar estas técnicas de reproducción en la sanidad pública, siempre y cuando se cumplan los requisitos, o bien ir directamente a la privada y pagar ellos mismos estos costosos tratamientos.

Ambas vías tienen sus ventajas y desventajas, en primer lugar la sanidad pública, en cuanto a fecundación in vitro, se refiere sólo cubre los tratamientos hasta los 40 años, sólo permite normalmente dos intentos y lo peor es que existen unas largas listas de espera que alcanzan, según las comunidades, hasta los 2 años.

En los centros privados no existe lista de espera pero la desventaja es que los tratamientos son muy caros, un tratamiento de reproducción cuesta entre 600 y 6.000 euros por intento, según sea una inseminación artificial o una fecundación in vitro.

Según datos obtenidos por la Asociación de Proderechos Civiles, Económicos y Sociales (Adeces), las parejas españolas deben esperar dos años para acceder a la primera consulta de reproducción asistida. A pesar de estos datos, España ha mejorado los tiempos de espera y existen más centros públicos, en 2008 las parejas esperaban hasta 4 años.

Muchos son los que piensan que, aun habiendo mejorado los tiempos de espera, el sistema público sigue siendo deficitario, así apuntaba Encarnación Sánchez, presidenta de Asproin (Asociación para los problemas de fertilidad).

José Antonio Castilla, secretario general de la SEF, también admite que la sanidad pública no llega a cubrir la demanda y tampoco lo hará en un futuro ya que es difícil aumentar los recursos públicos para estas técnicas en tiempos de crisis.

Debido a nuestro estilo de vida y al ritmo de nuestra sociedad, la mujer cada vez retrasa más el momento de la maternidad y son muchas las que, llegado ese momento, encuentran que tienen problemas de fertilidad. Muchas ya no pueden ni utilizar sus propios ovocitos debido a diversas causas, entre ellas una menopausia precoz.

Para estas mujeres, la única técnica posible es la ovodonación, una técnica en la que una donante joven dona sus ovocitos y que la seguridad social no cubre en todas las comunidades y por la medicina privada es una de las más costosas, una media de 6.500 euros.

En España, sólo hay tres centros públicos (Galicia, Comunidad Valenciana y País Vasco) que disponen de la técnica de donación de ovocitos.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Teresa Rubio Asensio
Teresa Rubio Asensio
Embrióloga
Máster Universitario en Medicina y Genética Reproductivas por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM). Profesora de cursos de Embriología Clínica en la UHM. Miembro y redactora de contenidos científicos en ASEBIR y ASPROIN. Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva en UR Virgen de la Vega. Más sobre Teresa Rubio Asensio

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.