Obama destinará dinero público a la investigación con células madre embrionarias para curar enfermedades genéticas

El presidente de los EE UU, Barack Obama, levanta la restricción impuesta por Bush en 2001 para investigar con células madre embrionarias. Estas investigaciones podrían aplicarse en terapias génicas para curar enfermedades degenerativas como el alzhéimer, el parkinson o la parálisis.

8 de Marzo de 2009

El presidente de EE UU, Barack Obama, firmará mañana una orden ejecutiva (decreto) mediante la cual levantará la prohibición de destinar dinero público a proyectos de investigación que experimenten con células madre embrionarias, según informa la Casa Blanca. Este veto ha estado en pie ocho años, desde que en agosto de 2001 el ex presidente George W. Bush prohibió, por razones religiosas, la financiación con fondos federales de aquellas instituciones y empresas científicas que contemplaran el uso de células madre embrionarias.

Bush, al igual que la Iglesia católica, pensaba que suponía un atentado contra la vida el investigar con este tipo de células, que se obtienen de un embrión de unos cuatro o cinco días. Estas células son capaces de diferenciarse para formar cualquier tejido, lo que abre una vía para curar enfermedades degenerativas como el Parkinson o la diabetes. Usualmente, los científicos obtienen estas células de embriones sobrantes de los tratamientos de reproducción asistida, ya que no todos los embriones fertilizados in vitro se implantan en el útero.

La gran mayoría de la comunidad científica estadounidense criticó la prohibición de Bush, ya que ralentizó -cuando no detuvo totalmente- experimentos que podrían ser muy valiosos para la cura de dolencias como la diabetes, el alzhéimer o la parálisis.

Esto llevó al comienzo de una batalla legislativa y social. En 2006, el Congreso aprobó una ley que hubiera permitido destinar más fondos a estos proyectos, pero Bush la vetó. Personalidades de la vida política y cultural de EE UU se opusieron a este veto, como la ex primera dama Nancy Reagan, cuyo marido padecía Alzheimer, o el actor Michael J. Fox, que sufre parkinson.

Los sectores más religiosos de la sociedad en EE UU apoyaron a Bush. Sobre todo, los ochenta millones de votantes de fe evangélica, firmes oponentes al aborto y al uso de embriones para la investigación científica. Seguramente Obama se tendrá que enfrentar ahora a su oposición.

Con el anuncio de mañana en la Casa Blanca, Obama espera no sólo volver a poner en marcha estudios de gran valor científico, sino también inyectar dinero a una industria médica hasta ahora modesta. El Plan de Estímulo Económico aprobado el mes pasado incluye unos 200 millones de dólares (157 millones de euros) destinados a la investigación con células madre.

Con este decreto, universidades y empresas recibirán dinero para investigar enfermedades utilizando células madre embrionarias. Algunos de estos proyectos están analizando la posibilidad de crear células pancreáticas que produzcan insulina para curar la diabetes. Hay decenas de proyectos similares que contemplan, a largo plazo, un posible tratamiento del alzhéimer y el parkinson.

El pasado 23 de enero, por primera vez en su historia, el Gobierno de EE UU dio permiso a una empresa para inyectar células madre embrionarias en pacientes con lesión medular. Geron Corp., de California, comenzará el próximo verano un proyecto en el que analizará posibles curas a estas dolencias, cuando se hayan traducido en parálisis de las piernas.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar