Anticonceptivos orales y respiración de los bebés

Los anticonceptivos orales de estrógeno y progestina combinados no producen problemas en la respiración de los bebés.

Según un nuevo estudio presentado en la reunión anual de la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología, los anticonceptivos orales de estrógenos y progestina no están asociados a los trastornos respiratorios de los bebés de las madres que los tomaron antes de quedar embarazadas.

Los anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas) se utilizan para evitar que la mujer que los toma quede embarazada. Tienen como principios activos el estrógeno y la progestina que son dos hormonas sexuales femeninas, esta combinación evita la ovulación (la liberación de óvulos de los ovarios). Además, modifica el recubrimiento del útero evitando el desarrollo de un embarazo y modifica la mucosa del cuello uterino de forma que evita el ingreso de esperma hacia la zona en donde se encuentra el óvulo.

Algunos pocos estudios sugerían que estos anticonceptivos podían influir en la respiración de los bebés. Un estudio reciente y de mayor calado contradice a los anteriores, según apuntó la doctora Stephanie J. London del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental en Research Triangle Park, Carolina del Norte.

La investigación fue presentada en San Francisco, en la reunión anual de la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología. Su nombre es “Estudio de Muestra de Madre e Hijo de Noruega” y en él se han recogido datos de mujeres embarazadas de este país entre los años 1999 y el 2008.

Se evaluó si había relación entre el uso de anticonceptivos orales antes del embarazo y las infecciones respiratorias en 60.225 niños hasta los 6 meses de vida, infecciones respiratorias y sibilancias (sonido silbante y chillón durante la respiración que ocurre cuando el aire fluye a través de las vías respiratorias estrechas) en 42.520 niños hasta los 18 meses de vida y asma en 24.472 niños durante los 36 meses de edad.

El estudio no encontró relación entre el uso de la píldora combinada de estrógeno y progestina antes del embarazo y las infecciones respiratorias, silbilancias o asma en los bebés estudiados.

Sin embargo, en aquellas pocas mujeres que usan la píldora únicamente de progestina, sí se encontró una pequeña relación con la aparición de sibilancias en los 12 primeros años de vida. En futuros estudios se debería investigar en esta dirección.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar