Buscan vacuna contra la Chlamydia, una bacteria que provoca infertilidad

Por (embrióloga).
Actualizado el 03/03/2014

La bacteria Chlamydia trachomatis se transmite vía sexual y puede provocar infertilidad, embarazos fuera del útero, endometriosis y problemas de adherencia. No causa molestias tan graves como el virus del sida, VIH o el virus del papiloma, VPH pero también es un importante problema de salud.

La bacteria se queda en el organismo de forma latente y puede obstruir las trompas de Falopio. También provoca que el endometrio se rompa fácilmente y la mujer sangre, además de tener relaciones sexuales dolorosas y un flujo amarillento maloliente.

La Chlamydia puede manifestarse cuando la mujer queda embarazada o recibe un tratamiento hormonal. Es posible que el bebé se infecte si nace por parto vaginal y que nazca con bajo peso, de forma prematura con neumonía o conjuntivitis.

En algunos casos puede llegar al útero y a las trompas de Falopio, bloqueándolas y provocando infertilidad en la mujer. Es frecuente detectar la infección cuando la pareja recurre a una clínica de fertilidad por problemas a la hora de concebir.

Vacuna contra la bacteria Chlamydia trachomatis

Vacuna contra la bacteria

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) 1,2 billones de personas se infectan cada año y por este motivo el Instituto Politécnico Nacional (IPN) de Ciudad de Mexico trabaja en una vacuna para prevenir el contagio.

Los investigadores del laboratorio de Microbiología están diseñando una prueba serológica para que pueda utilizarse de forma rutinaria en todo tipo de pacientes. A partir de ahí se podrán determinar los genotipos más frecuentes y buscar la vacuna contra ellos.

Buscarán una vacuna que provoque una respuesta inmunológica de tipo celular dirigida contra el conjunto de genes de la bacteria presentes en todos los genotipos, para que de esta forma, sea protectora.

En la actualidad el tratamiento contra la bacteria es la azitromicina, un antibiótico que llega hasta el tejido infectado y mata el microorganismo. Se toma solo una vez y se recomienda que la mujer y su pareja la tomen a la vez para evitar un nuevo contagio.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Cristina Mestre
Cristina Mestre
Embrióloga
Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más sobre Cristina Mestre

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.