Anticonceptivos y antibióticos: ¿cómo interaccionan?

Por (embrióloga).
Actualizado el 30/12/2016

Los anticonceptivos hormonales orales, también conocidos como las píldoras anticonceptivas, actúan impidiendo la ovulación en los ciclos menstruales de las mujeres que los toman y, por ende, evitando que se produzca el embarazo.

Tomar antibióticos puede afectar a la efectividad de estos contraconceptivos. Por ello, si no deseas quedar embarazada, es importante que te informes bien de la interacción entre ambos compuestos.

Conceptos previos

Antes de analizar el efecto de la toma de antibióticos sobre los anticonceptivos, es importante dejar claro qué son y qué función tienen estos fármacos.

¿Qué es un anticonceptivo hormonal?

Se trata de fármacos que suelen combinar dos principios activos correspondientes a dos hormonas femeninas:

  • Estrógenos (estradiol)
  • Progestina (progesterona)

Por esta razón, son conocidos como anticonceptivos combinados orales (ACO). No obstante, existen también anticonceptivos hormonales orales que contienen únicamente progestina.

Este tipo de anticonceptivos alteran la regulación hormonal del ciclo menstrual. De esta manera, se impide la liberación del óvulo y se altera la mucosidad cervical dificultando el ascenso del espermatozoide hasta el óvulo. El revestimiento uterino también se ve modificado, por lo que la implantación del embrión resulta más complicada.

La mayoría de ACOs contienen 21 pastillas con principio activo y 7 pastillas que no contienen medicamento, conocidas como placebo. Las últimas 7 pastillas se dan para que la mujer no pierda la rutina de tomar una pastilla diaria y sepa cuándo tiene que volver a empezar un nuevo blíster o paquete. Durante estas 7 pastillas es cuando debe bajar el sangrado menstrual, que será suave y de corta duración debido a la situación hormonal.

Existen también cajas que contienen únicamente 21 pastillas, dejando 7 días libres en los que la mujer no debe tomar nada. El riesgo de este tipo de presentación del anticonceptivo es que la mujer olvide alguna toma y el efecto anticonceptivo disminuya.

¿Qué es un antibiótico?

Un antibiótico es un medicamento indicado para combatir infecciones causadas por bacterias. Su función principal es matar a las bacterias o impedir su reproducción.

Es importante tener en cuenta que los antibióticos actúan únicamente ante una infección bacteriana y no vírica. Además, la toma de antibióticos puede reducir parte de nuestra flora bacteriana "buena", por lo que no se recomienda su uso genérico ante cualquier infección.

Interacción entre anticonceptivos y antibióticos

Cuando la ingesta de una pastilla anticonceptiva se combina con otros medicamentos puede producirse una interacción entre ambos que impida la absorción adecuada del anticonceptivo y pierda su eficacia. Esto llevaría a un aumento de la probabilidad de embarazo.

Los compuestos básicos de los anticonceptivos y los antibióticos son metabolizados en el hígado. Por tanto, consumirlos a la vez podría provocar una disminución en la concentración de hormona absorbida por el organismo y, con ello, la reducción de la eficacia anticonceptiva y la posibilidad de que se produzca la ovulación y con ello, un embarazo no deseado.

Sin embargo, la mayoría de estudios realizados al respecto no observan una pérdida significativa del efecto anticonceptivo en aquellas mujeres que siguen un tratamiento con antibióticos, a excepción de un tipo de antibiótico: la rifampicina.

En función de la evidencia científica del efecto del antibiótico sobre el anticonceptivo, distinguimos tres grupos o categorías principales:

  • Categoría A: en este grupo encontramos la rifampicina. Se trata del único antibiótico que ha demostrado reducir los niveles plasmáticos de estrógenos.
  • Categoría B: la ampicillina, la amoxicillina, el metronidazol, la penicilina y la tetraciclina son los antibióticos incluidos en esta categoría. Han sido relacionados con poca frecuencia con una reducción de la eficacia del anticonceptivo.
  • Categoría C: antibióticos como la cefalexina, clindamicina, dapsona, eritromicina, griseofulvina, isoniazida, trimetoprima y las quinolonas son algunos de los que han demostrado interacción en muy raras ocasiones o en casos aislados.

A pesar de que no todos los antibióticos influyen en el efecto anticonceptivo, muchos especialistas se acogen al "más vale prevenir que curar" y, por ello, recomiendan utilizar un anticonceptivo adicional de barrera (como el preservativo) en los casos en que se combine la administración de cualquier tipo de antibiótico con un anticonceptivo hormonal.

Se aconseja seguir estas indicaciones no solo durante el tratamiento con el antibiótico sino también en los 7 días posteriores a la finalización del mismo, es decir, 7 días tras la retirada del fármaco antibiótico. Lo que no se debe hacer es abandonar la ingesta de la píldora anticonceptiva para no alterar la pauta hormonal.

Si la mujer debe llevar el tratamiento con antibióticos durante un periodo de larga duración, se deberá prescribir un método anticonceptivo alternativo para evitar con seguridad el embarazo no deseado.

Preguntas de los usuarios

¿Hay algún síntoma que indique que el antibiótico está reduciendo la efectividad del anticonceptivo?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

El sangrado intermenstrual (metrorragia), es decir, entre una menstruación y la siguiente, puede estar causado por un desajuste hormonal. Esto es poco habitual durante un tratamiento hormonal con anticonceptivos ya que, si se toman adecuadamente, la regulación es estricta. Por tanto, tener un sangrado fuera de lugar puede indicar un fallo en dicha regulación, quizá provocado por la interacción con el antibiótico.

¿Esta interacción se da solo con anticonceptivos orales o también con otros tipos de anticonceptivos hormonales?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Aunque la mayoría de estudios hacen referencia a los anticonceptivos orales, generalmente las indicaciones respecto al efecto de los antibióticos se aplican a otros tipos de anticonceptivos hormonales como las inyecciones, los implantes subdérmicos, el anillo vaginal y los parches.

¿Además de los antibióticos, hay algún otro medicamento que pueda afectar a la regulación hormonal de las pastillas anticonceptivas?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Siempre que una mujer vaya a tomar un medicamento durante el tratamiento con anticonceptivos es recomendable que consulte con el especialista la posible interacción entre ambos. Este consejo se da, no solo por la posibilidad de embarazo debido a la pérdida de efectividad anticonceptiva, sino también porque el anticonceptivo podría reducir el efecto del medicamento indicado.

Además de la rifampicina, otro tipo de fármacos que muestran interacción con los anticonceptivos orales son los anticonvulsivantes como fenitoína, fenobarbital, primidona, bitobarbital, carbamacepina, etosuximida o metilfenolbarbital.

Para otros medicamentos específicos, como ya hemos comentado, se aconseja consultar con el médico, pues es poca la claridad de los estudios y además, puede haber cambios puntuales debido a la situación de cada mujer.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.