Cisticercosis e infertilidad

La cisticercosis es causada por la ingestión de huevos de la Taenia solium, la solitaria del cerdo que produce quistes en diferentes zonas del cuerpo. Taenia solium es un platelminto parásito de la familia Taeniidae, el cuál podría tener un papel muy importante en el desarrollo de infertilidad en personas infectadas.

T. solium

Los investigadores del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, encabezado por José Luis Molinari Soriano, observaron las primeras evidencias de daño celular en linfocitos de cerdo infectados con cisticercos de T. solium.

Cuanto mayor era la infección, menos linfocitos había en el sistema inmune de los cerdos, y los pocos que quedaban trabajaban con problemas, dice Molinari Soriano.

Pensaron que la causa de esa disminución y deterioro de linfocitos debía ser una molécula muy pequeña. Fue así como empezaron a investigar y hallaron que los cisticercos de Taenia crassiceps, otro miembro de la familia Taeniidae, producen una sustancia de bajo peso molecular a la que llamaron factor de metacestodo y de la cual no conocían su papel en la infección por cisticercos.

Factor metacestodo

Este factor inducía a la apoptosis o también conocido como muerte celular programada, en los linfocitos; así pues, era posible que otras células fueran dañadas también por él. Molinari Soriano repasó mentalmente las células de nuestro organismo para determinar las posibles candidatas y concluyó que las de los testículos podrían ser vulnerables al factor de metacestodo porque están multiplicándose todo el tiempo y su metabolismo es muy elevado.

Microscopio

Para probar esta hipótesis, él y sus colaboradores diseñaron un protocolo en el que incluyeron a ratones experimentales y controles o testigos; infectaron a dos con cisticercos de T. crassiceps, los sacrificaron 30 días después y analizaron los tejidos de sus testículos.

Con la ayuda de microscopía óptica observaron que las células testiculares de los ratones infectados habían sufrido daño estructural y que los testículos de los ratones control estaban intactos.

Este hallazgo corroboró la hipótesis, señaló Molinari Soriano. Ahora había que fundamentar estos resultados con estadísticas para que no fueran producto del azar o una coincidencia. Diseñaron un estudio con un mayor número de animales, pero ahora añadieron microscopía electrónica y el ensayo TUNEL, el cuál se utiliza para evaluar el índice de apoptosis en células individuales . En esta ocasión encontramos serios daños en el núcleo de las células del epitelio de los túbulos seminíferos, donde se lleva a cabo la espermatogénesis o producción de espermatozoides.

En dichos trabajos observamos que el parásito produce secreciones, entre la cuales está el factor de metacestodo, que debe migrar desde el sitio donde aquél lo está eliminando al medio ambiente (en este caso, la cavidad peritoneal, donde se implantaron experimentalmente los cisticercos), para luego penetrar en el torrente sanguíneo, llegar a sitios alejados del lugar de infección y producir daño testicular en machos y daño ovárico en hembras, finaliza el investigador.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar