Esclerosis múltiple y embarazo

Por (embrióloga).
Actualizado el 25/05/2016

Cada último miércoles de mayo se celebra el día mundial de la esclerosis múltiple (EM), una enfermedad autoinmune neurodegenerativa crónica cuya causa específica no se conoce y cuya gravedad y sintomatología varían mucho de unas personas a otras. No es hereditaria ni mortal, aunque actualmente no tiene cura.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Definición

Cuando una persona padece EM, las células de su sistema inmunológico actúan contra las células de la mielina del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

La padecen unos dos millones y medio de personas en el mundo, principalmente mujeres de entre 20 y 40 años. Por ello, es importante hablar de la relación entre esta enfermedad y el embarazo, pues es común padecerla en edad reproductiva.

La esclerosis múltiple no impide el embarazo, es decir, no lleva a problemas de fertilidad. Sin embargo, una mujer con EM que queda embarazada debe tener constancia de los efectos y consecuencias que tiene el embarazo sobre la enfermedad y viceversa.

Ser madre con esclerosis múltiple

Las mujeres en edad reproductiva que la padecen no deben pensar que su deseo de ser madre pueda estar mermado por su enfermedad. De hecho, algunos estudios indican que durante el embarazo los brotes de enfermedad que se producen se ralentizan incluso a veces se detienen, tomando la “revancha” después del mismo.

Durante el embarazo, el sistema inmunitario de la mujer se encuentra en un estado o situación especial que le impide rechazar al feto a pesar de ser "algo extraño" en su organismo. Este estado inmunológico resulta beneficioso para la mujer ya que puede protegerle de la enfermedad.

No obstante, tras el parto, el sistema inmunológico vuelve a su situación normal y por tanto el efecto protector del embarazo desaparece, llevando a posibles recaídas o brotes de la enfermedad.

Por ello, es fundamental iniciar el tratamiento inmunomodulador justo después del parto, a pesar de que ello impida la lactancia materna.

Con todo esto, debe quedar claro que una mujer con EM puede quedarse embarazada y de hecho no hay efectos de la enfermedad sobre el desarrollo de la gestación. No se ha observado mayor número de abortos, ni partos prematuros ni complicaciones concretas durante el embarazo así como tampoco alteraciones o malformaciones congénitas en el futuro bebé.

Aunque la enfermedad no afecte al embarazo, la medicación tomada sí puede tener efecto así como también el embarazo sobre la enfermedad.

Medicación preventiva

La medicación tomada para prevenir los posibles ataques o brotes de la enfermedad puede ser causa de aborto. Por ello, es necesario que tanto el neurólogo como el ginecólogo que lleva el embarazo trabajen de forma coordinada para que ambas cuestiones, embarazo y esclerosis múltiple no se vean afectadas y/o agravadas.

Si la mujer con EM desea quedarse embarazada deberá interrumpir la medicación preventiva durante la búsqueda del embarazo y los meses que dura la gestación. Además, deberá llevar un control riguroso y seguir siempre las indicaciones de los especialistas tanto en la enfermedad como en embarazo.

únicamente en los casos más graves, en los que la mujer sufre numerosas recaídas y no puede abandonar la medicación, el embarazo estará totalmente contraindicado y por tanto deberá evitarse. En estos casos, las mujeres que desean ser madres pueden optar por la adopción o la gestación subrogada.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.