Apnea obstructiva en el embarazo

La apnea obstructiva es una alteración del sueño que puede ser muy perjudicial en el embarazo si no se trata. Consiste en el cese de oxigenación muy breve durante el sueño, con lo que el cerebro provoca una descarga de sustancias para obligar a despertar y reanudar la respiración. Esta falta de oxigenación involuntaria puede llegar a tener una duración de hasta 40 segundos.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Los trastornos del sueño en el embarazo son muy frecuentes. La somnolencia acusada en el primer trimestre de la gestación es debida a la alta concentración de la hormona progesterona, que a medida que avance la gestación irá bajando su presencia en sangre, tiene efectos casi hipnóticos.

La progesterona tiene también un efecto inhibidor sobre los músculos lisos y despertarse para ir al baño es típico durante el embarazo, especialmente a partir del segundo trimestre. Durante el tercer trimestre el mayor volumen de la barriga provoca reflujo y falta de aliento y junto con los movimientos del feto no favorecen un buen descanso.

Los episodios de apnea pueden ser de cientos de veces en cada noche. El despertar y vuelta a dormir no se excede más de 2 ó 3 segundos, pero estos continuos sobresaltos de la respiración tiene en el organismo una elevación de la tensión que puede desembocar en preeclampsia.

Trastornos respiratorios en la gestación

La aparición de apnea se ve favorecida por los cambios hormonales en el embarazo, la progesterona aumenta la inflamación de la garganta y los estrógenos relajan las vías circulatorias, acusando dicha inflamación.

Un grupo de investigadores comprobaron que en las mujeres que padecían apnea, los movimientos de los fetos se reducían en un 50% durante el sueño no-REM y un 65% durante la etapa REM, donde los músculos se relajan casi totalmente.
Según algunas investigaciones este trastorno sin tratamiento supone un riesgo cardiovascular y metabólico para el feto. Es preciso continuar las investigaciones sobre las consecuencias de esta afección a largo plazo en el niño.

Factores que aumentan el riesgo a desarrollar apnea

Ciertas características de las madres promueven el desarrollo de la apnea obstructiva, entre ellas cabe destacar:

  • La obesidad, el aumento de peso por el embarazo per sé ocasiona problemas para respirar normalmente, con lo que ese volumen extra de las madres con sobrepeso puede acusar esta complicación.
  • La diabetes gestacional se ha demostrado que se correlaciona con la aparición de apnea obstructiva en un 75%, según un estudio dirigido por el Dr. Sirimon Reutrakul a cargo del Centro Médico Rush de la Universidad de Chicago de la Universidad de Chicago. En el estudio cabe destacar que la mayoría de las pacientes con diabetes eran asimismo obesas.

Tratamiento de la apnea obstructiva

La apnea gestacional suele cesar al finalizar el embarazo, pero es importante evitar para que el feto no corra ningún riesgo por el cese temporal de oxigenación.

Afortunadamente, el tratamiento para la apnea no conlleva riesgos para el futuro niño, y existen terapias orales sin medicamentos para este trastorno, pero la opción más frecuente es el uso de CAPC, una mascarilla de ventilación a presión con la que se impide el cese de la respiración.

La apnea es una alteración de la respiración durante el embarazo, que gracias a un buen diagnóstico y tratamiento podremos evitar cualquier posible complicación en el desarrollo fetal.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar