Epilepsia y embarazo: riesgos para la madre y el bebé

Por (embrióloga).
Actualizado el 13/12/2022

La epilepsia es un trastorno provocado por el aumento de la actividad eléctrica de las neuronas (células del sistema nervioso) en alguna zona del cerebro. Las personas que padecen epilepsia suelen sufrir una serie de convulsiones o movimientos corporales incontrolados de forma repetitiva, a lo que se denomina ataque epiléptico.

Este trastorno neurológico es el segundo más frecuente entre las mujeres embarazadas, precedido por las migrañas. El uso de medicamentos antiepilépticos durante el embarazo podría aumentar el riesgo de malformaciones fetales. Por ello, las mujeres epilépticas que desean ser madres, deberán planificar la gestación con el especialista.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia, también conocida como trastorno convulsivo, es una enfermedad que afecta al sistema nervioso. Este trastorno tiene una predisposición a sufrir ataques epilépticos que pueden conllevar diversas consecuencias.

La incidencia de la epilepsia en España está entorno a los 400.000 personas afectadas, siendo más frecuente en la población masculina. Sin embargo, alrededor de 62.000 de las personas que padecen este trastorno neurológico son mujeres que se encuentran en edad de quedar embarazadas.

Cabe destacar que la epilepsia es uno de los trastornos más frecuentes durante el embarazo. En estos casos, el embarazo es considerado de riesgo, ya que la mujer podría tener una crisis epiléptica durante el mismo.

Características de la epilepsia

Una persona es considerada epiléptica cuando se repiten los ataques epilépticos con cierta frecuencia, es decir, deben ser ataques recurrentes. La epilepsia tiene su origen en unos cambios breves y repentinos del funcionamiento del cerebro, por lo que se trata de una afección neurológica.

Dicha afección no es contagiosa ni está causada por ninguna enfermedad o retraso mental. Aunque algunas personas con retraso mental pueden experimentar ataques epilépticos, tener estos ataques no implica necesariamente el desarrollo de una deficiencia mental.

Sin embargo, la epilepsia puede ser un problema crónico y es necesario llevar un control específico, especialmente en aquellas mujeres que quieren evitar un embarazo y en las que están planeando quedarse embarazadas.

¿Qué tipos de epilepsia existen?

De manera general, las crisis epilépticas se clasifican en focales y generalizadas.

Por un lado, las crisis epilépticas focales o parciales son aquellas que afectan a una parte del cerebro, aunque posteriormente se extienden por toda la corteza cerebral. Este tipo de epilepsias pueden ser simples sin o complejas. La diferencia entre ambas es que la epilepsia focal simple no ocasiona pérdida de conocimiento, mientras que en la compleja sí.

Por otro lado, las crisis epilépticas generalizadas se pueden manifestar de diferentes formas:

Crisis de ausencia
la vista se queda fijada en un punto y se produce pérdida del conocimiento.
Crisis mioclónica
sacudidas repentinas de los músculos, especialmente de la parte alta del cuerpo, brazos y piernas.
Crisis tónica
los músculos del cuerpo se ponen rígidos.
Crisis atónica
es la situación contraria a la crisis tónica, es decir, se produce relajación de los músculos y la persona se cae.
Crisis convulsiva
también llamada crisis tónica-clónica. Las personas que sufren este tipo de crisis epiléptica pierden el conocimiento y se caen al suelo. Su cuerpo se pone rígido y comienza a sacudirse hacia delante y hacia atrás.

Otro tipo de esta afección son los espasmos epilépticos y suele afectar a los bebés en sus primeros meses de vida. Su cuerpo y su cabeza se flexionan o extienden durante 1-5 segundos.

Riesgos de padecer epilepsia en el embarazo

Aquellas mujeres que tienen epilepsia pueden presentar algunas complicaciones relacionadas con el embarazo. A continuación, se enumeran algunas de ellas:

  • Riesgo de padecer ataques con convulsiones con mayor frecuencia.
  • Sangrado vaginal durante el embarazo y el post-parto.
  • Hiperémesis gravídica: vómito continuo durante casi todo el embarazo.
  • Preeclampsia: hipertensión arterial y proteína en la orina después de la semana 20 de embarazo.
  • Desprendimiento de placenta: separación de la placenta del sitio de implantación uterina antes de dar a luz.
  • Contracciones débiles durante el parto: habría que inducir el parto con medicamentos.
  • Parto prematuro.

No obstante, el embarazo afecta a cada mujer de forma distinta, y en las embarazadas que padecen epilepsia ocurre lo mismo. Aproximadamente un tercio de las mujeres epilépticas presentan una disminución en la frecuencia de las crisis durante el embarazo, otro tercio presenta un aumento en su frecuencia y el tercio restante no presenta variación en la frecuencia.

En caso de que la mujer presente crisis generalizadas sería posible, aunque raro, que se produjera un aborto. Por las posibles consecuencias en el bebé es importante trabajar con el médico para reducir las crisis durante el embarazo y evitar que se produzca una durante el parto.

Consecuencias en el bebé

En el 90% de los casos los bebés nacidos de madres epilépticas son sanos, pero en el 10% restante pueden darse algunas complicaciones:

  • Nacimiento prematuro.
  • Retraso en el desarrollo del bebé.
  • Bajo peso al nacer.
  • Muerte en el parto o poco después.
  • Síndrome de abstinencia por la falta de medicamentos administrados a la madre para la epilepsia.
  • Hipoxia (problemas de oxigenación).

Otros efectos secundarios producidos por la medicación administrada en la madre son las hemorragias en el recién nacido y el retraso en el aprendizaje.

El embarazo en mujeres epilépticas también supone un mayor riesgo de presentar defectos o malformaciones fetales, que pueden ser tanto leves como graves:

  • Defectos menores: suelen afectar al aspecto facial del bebé como, por ejemplo, los ojos muy separados, un labio superior muy corto o una pequeña diferencia en la forma de las uñas y los dedos.
  • Malformaciones mayores: tales como labio y paladar hendido, espina bífida y enfermedades congénitas del corazón.

No obstante, los riesgos de que la madre no tome la medicación son mucho mayores, ya que las convulsiones en el embarazo pueden producir lesión física, retraso en el desarrollo del feto e incluso la muerte fetal. Por ello, la embarazada no deberá dejar la medicación por sí misma sin previa indicación médica.

Tratamiento de la epilepsia durante el embarazo

Las visitas al médico durante cualquier embarazado suelen ser frecuentes. En el caso de mujeres con epilepsia, además de acudir al ginecólogo, también tendrán controles por parte del neurólogo. Se realizarán todas las pruebas necesarias (análisis de sangre, exámenes de ultrasonido, amniocentesis, etc.) para comprobar que la salud del bebé, que aun no ha nacido, es la correcta.

La embarazada no deberá de dejar de tomar la medicación antiepiléptica por su cuenta propia, sino que deberá seguir las instrucciones de los especialistas. De lo contrario, podría producirse ataques severos que afectarían gravemente a la salud de la madre y del bebé.

En los casos en los que no se hayan presentado convulsiones durante dos años, si el médico lo considera necesario, podría reducir la medicación lentamente antes o durante el embarazo.

También, como toda mujer embarazada, las pacientes epilépticas que quedan embarazadas se tomarán los suplementos vitamínicos y ácido fólico que recomienden los especialistas. De este modo, se disminuye el riesgo de malformaciones como la espina bífida, por ejemplo.

Cabe destacar que los medicamentos anticonvulsivos pueden influir en la absorción del ácido fólico por el organismo. Por este motivo, es probable que el médico recomiende unas dosis más altas de lo habitual de ácido fólico.

La alimentación es fundamental. La embarazada tiene que seguir una dieta saludable, hacer ejercicio moderado con frecuencia y descansar bien. Así, se aumentará la probabilidad de tener un embarazo seguro.

Fármacos antiepilépticos durante el embarazo

Existen diferentes medicamentos que se utilizan para la epilepsia. La elección de uno u otro dependerá del tipo de epilepsia y de las crisis.

Por ejemplo, el ácido valproico, conocido comercialmente como Depakine, se suele utilizar para las epilepsias generalizadas con crisis convulsivas, mioclónicas y de ausencia. Sin embargo, este fármaco no está recomendado en mujeres epilépticas en edad fértil debido a sus consecuencias en el embarazo. El ácido valproico puede ocasionar retraso en el desarrollo psicomotor y mayor prevalencia de autismo.

Otro fármaco es la carbamazepina como el Tegretol, el cual se utiliza para las epilepsias focales. El riesgo de utilizar este tipo de antiepiléptico durante el embarazo es inferior al resto de medicamentos.

La fenitoína (Epanutin y Neosidantoína) también se utiliza para la epilepsia focal y se asocia con las malformaciones congénitas a nivel cardíacos en el feto. Además, la fenitoína en el embarazo puede ocasionar hipospadias y pie zambo en el bebé.

El levetiraceram (Keppra) se puede utilizar tanto para epilepsias focales como generalizadas. Pese a ello, no hay estudios suficientes acerca del efecto de este fármacos sobre la gestación.

Preguntas de los usuarios

¿Se pueden producir malformaciones fetales por usar antipilépticos?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Sí. Existen ciertos estudios que indican que el uso de ciertos fármacos contra la epilepsia durante el embarazo pueden tener un efecto teratogénico sobre el feto. Esto conllevaría a un mayor riesgo de malformaciones congénitas.

Entre las malformaciones fetales más frecuentes como consecuencia del uso de fármacos antiepilépticos se encuentran:

  • Paladar hendido.
  • Anomalías en el esqueleto.
  • Alteraciones nerviosas como microcefalia, defectos en el cierre neural, etc.
  • Hipospadias.
  • Atresia intestinal.

¿La epilepsia es hereditaria?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

No tiene porqué. Las causas de la epilepsia son múltiples, por lo que pueden ser hereditarias, congénitas o adquiridas. Sin embargo, algunos estudios parecen indicar que existe una predisposición genética a padecer epilepsia si hay antecedentes en la familia.

¿Es posible la lactancia materna en mujeres epilépticas?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

En la mayoría de ocasiones, las mujeres que padecen epilepsia pueden dar lactancia a los bebés tras el parto puesto que los fármacos antiepilépticos no suelen pasar a la leche. Sin embargo, en estas situaciones, lo mejor siempre es consultarlo con el médico y llevar a cabo un correcto control de la lactancia.

Lecturas recomendadas

Si deseas conocer toda la información acerca de otras enfermedades que influyen en el embarazo, te recomendamos visitar el siguiente artículo: Enfermedades en el embarazo: riesgos en la madre y el bebé.

Como hemos comentado, algunos medicamentos utilizados para tratar la epilepsia podrían ocasionar malformaciones en el feto y supondría una amenaza de aborto. Si quieres seguir leyendo información sobre este tema, puedes acceder a este enlace: Amenaza de aborto: causas, síntomas, tratamiento y recomendaciones.

Hacemos un gran esfuerzo para ofrecerte información de máxima calidad.

🙏 Por favor, comparte este artículo si te ha gustado. 💜💜 ¡Nos ayudas a seguir!

Bibliografía

Bernhard J Steinhoff. Pregnancy, epilepsy, and anticonvulsants. Dialogues Clin Neurosci. 2008;10(1):63-75. doi: 10.31887/DCNS.2008.10.1/bjsteinhoff (Ver)

Mark Manford. Recent advances in epilepsy. J Neurol. 2017 Aug;264(8):1811-1824. doi: 10.1007/s00415-017-8394-2 (Ver)

P Emanuela Voinescu, Page B Pennell. Management of epilepsy during pregnancy. Expert Rev Neurother. 2015 Oct;15(10):1171-87. doi: 10.1586/14737175.2015.1083422 (Ver)

S Dupont, L Vercueil. Epilepsy and pregnancy: What should the neurologists do? Rev Neurol (Paris). 2021 Mar;177(3):168-179. doi: 10.1016/j.neurol.2021.01.003 (Ver)

Torbjörn Tomson, Dina Battino, Rebecca Bromley, Silvia Kochen, Kimford Meador, Page Pennell, Sanjeev V Thomas. Management of epilepsy in pregnancy: a report from the International League Against Epilepsy Task Force on Women and Pregnancy. Epileptic Disord. 2019 Dec 1;21(6):497-517. doi: 10.1684/epd.2019.1105.

Preguntas de los usuarios: '¿Se pueden producir malformaciones fetales por usar antipilépticos?', '¿La epilepsia es hereditaria?' y '¿Es posible la lactancia materna en mujeres epilépticas?'.

Ver más

Autor

 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.