La infertilidad, la montaña rusa de las emociones

Hoy por hoy la infertilidad afecta a 1 de cada 5 parejas y el no saber si llegará a ocurrir el embarazo o no, genera muchas emociones tales como ansiedad, culpa, negación, depresión, rabia… Además, implica tener que tomar decisiones que afectarán a la vida personal, familiar, laboral y social.

Por eso no nos parece extraño que los ingleses denominen a los tratamientos de fertilidad “roller coaster” que significa “montaña rusa“.

La Dra. María López-Teijón, jefa de Reproducción Asistida de Institut Marquès señala que cada vez son más las pacientes que cuentan sus experiencias a través de los foros y las redes sociales con el fin de desahogarse y ayudar a otras mujeres. Y compartir estas vivencias con personas que están en una situación similar les ayuda a normalizar y desdramatizar una historia que puede llegar a ser estresantes y frustrante.
Infertilidad y emociones
Junio es el mes internacional de la infertilidad e Institut Marquès ha recopilado de su página de Facebook testimonios de pacientes españoles y extranjeros que se han realizado tratamientos de fertilidad y que a través de las redes sociales han contado su anécdota más entrañable. Los casos descritos reflejan emociones del antes, durante y después de los tratamientos y revelan como el proceso puede convertirse en un aprendizaje.

Los nervios nos traicionan

La Dra. López-Teijón hace referencia a una nueva entrada en El blog de la fertilidad donde recuerda divertidas anécdotas vividas por ella y otros médicos en la consulta. Un caso curioso fue el de una paciente de Kenia que estaba en tratamiento en Barcelona y preguntó al doctor si su futuro niño hablaría suajili, holandés, castellano o catalán…Otro caso fue el de aquel que quiso destinar su semen a la investigación de células “padre”…o aquel que tras el doctor comentarle que su mujer tenía un “útero bicorne” contestó “pero si solo fue una vez, doctor” creyendo que el doctor había descubierto su infidelidad. Otro caso gracioso fue el de la mujer que acudió a la prueba de catéter para comprobar que el día de la transferencia embrionaria la cánula pasaría fácilmente por el cuello del útero y pensó que con dicho ensayo ya se “llevaba puestos los embriones”.

¿La forma más romántica de tener hijos?

La Dra. Marisa López-Teijón opina que hacer un tratamiento de reproducción puede llegar a ser la forma más romántica de tener un hijo por la unión y la lucha que implica por parte de la pareja, por el gran deseo de tener a esos niños y por el tiempo y largo proceso que se llega a vivir tan intensamente.

Otro de los testimonios recogidos en la página de Facebook de Institut Marquès es de Rosa P, quien está dispuesta a seguir intentando tener un hijo porque ha decido ser madre y en su pequeño relato a través de las redes sociales ella misma afirma que sigue adelante y se dice a sí misma :” puedo, puedo, puedo, y a veces no sé si puedo más, pero aún sin poder, voy pudiendo”.

Decálogo para sobrevivir a la montaña rusa emocional

  • Reconocer y aceptar los sentimientos. Es frecuente sentir desánimo, negación, culpabilidad, ansiedad, miedo a ilusionarte, miedo a fracasar en los intentos, cansancio y… muchas otras emociones, pero son transitorias.
  • Mantener una actitud positiva, tomarse el proceso como un reto y evitar el sentimiento de víctima.
  • Visualizar el objetivo imaginándose con el bebé en brazos.
  • Evitar que el tratamiento afecte a la relación de pareja hablando del tema solo unos minutos cada día.
  • Mantenterse ocupada, procurando seguir trabajando sin guardar reposo innecesario; distraída el tiempo pasa más rápido.
  • Comentar con el entorno que te estás haciendo tratamiento, pero decidiendo tú cuándo y cómo hablar del tema. Pedir a los familiares y amigos discreción y respeto.
  • Intentar evitar temporalmente a las embarazadas y a los bebés, pues es normal sentir rechazo o tristeza ante ellos.
  • Tomarse el proceso como una forma realmente romántica de tener hijos.
  • Recordar que con los avances actuales el 95% de las mujeres que hacen tratamiento de reproducción consiguen ser madres.
  • No olvidar que hay que luchar hasta el final, las guerras no siempre se ganan en la primera batalla.
  • En caso de necesidad o de pérdida del control de la situación pedir ayuda psicológica es la mejor opción. Las clínicas más importantes cuentan con especialistas que pueden ayudar a llevar la situación lo mejor posible.

Resumiendo, conseguir que el deseo de tener un hijo sea más fuerte que los inconvenientes. Esto ayudará mantener la ilusión a lo largo del proceso.
Institut Marquès

Un comentario

  1. usuario
    Nicola

    a veces hay que romper un poco el hielo y sacar las risas de donde sea…gracias porlos consejos

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar